Vehículos eléctricos: la producción no tradicional de Crimea

Lunes, 15/05/2017
Sputnik News

Rusia. En marzo de este año, la empresa ELGO lanzó la producción de vehículos eléctricos de fabricación local, destinados para abastecer las necesidades de Crimea. No se trata de carros eléctricos individuales sino de una serie de aparatos de propulsión eléctrica para diferentes tareas.

El fundador de la compañía, Mijaíl Demuria, explica que la idea de fabricar el transporte eléctrico en Crimea surgió en 2012, cuando la empresa donde trabajaba en ese entonces empezó a importar los 'kits' de ensamblaje extranjeros en vez de vehículos completos.

En 2014, tras la reunificación con Rusia, la empresa decidió lanzar su propia producción utilizando los componentes nacionales para combatir los precios elevados de los equipos extranjeros y satisfacer la creciente demanda para este tipo de vehículos en el sector turístico y comercial de la península.

Tras invertir otros US$50.000, en tres años ELGO pasó de la fase de prototipos a la etapa de la producción industrial de pequeños lotes.

La mayoría absoluta de los componentes de sus vehículos —más de 80%, incluido el motor eléctrico-se fabrican en la propia Crimea. Las piezas importadas 'restantes', que son el controlador para el motor y las baterías, serán próximamente sustituidas por productos rusos.

Modelos. La furgoneta 'Yak' es capaz de transportar una tonelada de carga a una distancia de 120 kilómetros —con posibilidad de extensión hasta unos 250— incluso en las carreteras montañosas con inclinaciones considerables.

Su diseño es modular: es posible instalar una aspiradora para limpiar las calles y parques, una carrocería abierta o cerrada, un barril con agua para regar la verdura, etc.

En general, por el precio de US$ 20.100 la furgoneta puede desempeñar varios papeles en el sector comercial y agropecuario, según Demuria.

Finalmente, el catamarán 'Briz' ('Brisa') es un vehículo de recreo acuático. Se destaca por su manejo fácil —con tan solo dos botones— y la capacidad de navegar con vientos flojos (hasta el número tres en la escala de Beaufort, caracterizado por olas de unos 60-70 centímetros).

El aparato goza de una autonomía de cuatro horas de movimiento constante Además, se pueden emplazar equipos adicionales.

Valorado en unos US$6.100, se amortigua durante la primera temporada de alquilarlo, y "a partir de la segunda temporada turística ofrece a su operador un beneficio neto".

Es una 'marca registrada' de la ingeniería rusa la de diseñar equipos resistentes y duraderos.

Los vehículos eléctricos crimeos no son una excepción. Según Demuria, el motor instalado en el autobús y la furgoneta es cinco veces más potente que los modelos extranjeros comparables. La potencia adicional es necesaria para superar las colinas y las montañas crimeas sin preocuparse por la carga.

Además, los bloques de baterías de litio-ferrofosfato, usados por ELGO, son más potentes, duraderos y seguros que sus análogos populares de óxido de litio cobalto, aunque ofrezcan una menor densidad energética.

En calidad de un hecho curioso, esas baterías funcionan bien en las temperaturas de hasta 30 grados C° bajo cero. Cabe notar que las temperaturas invernales medianas en Crimea apenas alcanzan cero.

Aunque "puede sonar raro, pero los empresarios de Crimea saludan las sanciones", se ríe Demuria. Sobre todo, resultaron en que los productores locales dominaran su propio mercado, precisa.

En cuanto a su esfera de negocio, las sanciones restrictivas y la caída del precio de petróleo "acabaron con cualquier competitividad de los vehículos importados en favor de los fabricantes nacionales".

En el futuro, ELGO planea concentrarse en el mercado nacional y convertir Crimea en la locomotora de las tecnologías verdes en toda Rusia. En cuanto a las exportaciones, en tres años ELGO planea alcanzar las capacidades de producción necesarias para salir al mercado de los BRICS.

 

Comentarios