Fabricio Rodríguez

Aunque las relaciones con Beijing se aborden de forma primordialmente bilateral, los Estados Unidos han emitido señales de preocupación hemisférica.