Gaston Gelos y Sònia Muñoz

Bancos pequeños resultan particularmente vulnerables, dado que tienen menor demanda de hogares y empresas.