Martin González Solar y Hernán Jaramillo Soto

Ciudades como Shenzhen han generado el suficiente capital humano para transformarse en verdaderos motores del crecimiento económico.