Rubén González-Vicente

Existe una narrativa que presenta a China como una potencia neocolonial cuya mayor arma es lo que algunos han denominado la “diplomacia de la trampa de la deuda”.