Sergio M. Cesarín

El estilo de conducción del presidente chino se ha caracterizado por abandonar el predominante estilo de “centralismo democrático”, el rechazo a valores occidentales, estándares sobre derechos humanos o formas de organización política pro democráticas,