Banca

Banca

Empresas niponas coinciden en la necesidad de que el Banco de Japón retire sus estímulos monetarios, pero no creen que llegue a ocurrir este año.
Bancos chinos tendrían interés por al usar a la nación centroamericana como plataforma para importaciones y exportaciones desde Asia.
La entidad operará bajo el nombre de "Bank of China, Agencia en Chile".
El BoJ podría seguir el ejemplo de otros grandes bancos centrales que están dejando atrás sus estímulos monetarios.
Los operadores de futuros están ofreciendo formación a sus clientes, ayudando a las compañías a comprender mejor cómo este producto financiero puede mitigar el riesgo.
Todo indica que China será más cauta sobre el gasto este año mientras trabaja para reducir los riesgos derivados de una rápida acumulación de deuda.
Los prestamistas chinos tienden a adelantar los créditos en el año para conseguir clientes de calidad más alta y un año completo de pago de intereses, además de buscar más cuota de mercado.
Las reservas de divisas de China se redujeron en US$27.000 millones a US$3.134 billones el mes pasado, según información del banco central publicada este miércoles.
La entidad podría considerar dejar atrás su política monetaria relajada si logra cumplir con el objetivo de inflación durante el año fiscal 2019, tal como está proyectado.
En tanto que el promedio de acciones japonesas Nikkei bajó a mínimos desde mediados de octubre, en su cuarta jornada seguida de pérdidas.
Los tipos de interés de los repos a siete, 28 y 63 días no variaron, quedando de nuevo en el 2,5, 2,8 y 2,95%, respectivamente.
Medida responde al fraude financiero de US$1.800 millones, el más grande de su historia.
La denominada "cadena de bloques" busca descentralizar los sistemas financieros tradicionales, haciéndolos más transparentes y eficientes.
Las revisiones responden a la exigencia del gobierno de reformar los permisos administrativos y delegar poderes en los niveles inferiores.
Los delitos ocurrieron entre abril y diciembre del año pasado, de un total de 400 mil crímenes de este tipo.
Liu reemplazará al actual presidente del BPC, Zhou Xiaochuan, de 70 años, quien asumió el cargo en 2002 y es el presidente del banco central con más años como tal.
La intervención del Estado se extenderá por un año y refleja cuán lejos está dispuesto a llegar el gobierno en su campaña para controlar las operaciones financieras de alto riesgo
La selección del nuevo liderazgo del BoJ ocurre en un momento crucial para los mercados japoneses y globales.
Existe el temor de que India se enfrente a una gran crisis en su sector bancario en la sombra luego de que las acciones de DHFL cayeran esta semana a niveles "default".