Sociedad

Sociedad

Abe dijo que el gobierno estaba considerando pagos en efectivo de US$ 930 para todos los ciudadanos, en un intento de amortiguar el golpe a la tercera economía más grande del mundo.
Entre las principales posibilidades se encuentran la reinfección, una recaída o pruebas inconsistentes, dicen los expertos; KCDC se está inclinando hacia algún tipo de recaída o "reactivación" en el virus.
La reanudación de los envíos del mayor exportador del mundo podría limitar los precios globales que aumentaron después del bloqueo nacional para frenar la propagación del COVID-19.
Mientras se reportan 3 nuevas muertes y mas infectados, la población sale a vender su oro para tener efectivo frente a la crisis. En paralelo, gobierno anunció millonario plan de inversiones en infraestructura.
A principios de este mes, Wuhan levantó un bloqueo que había paralizado la ciudad de 11 millones de habitantes durante más de dos meses, en un esfuerzo drástico por contener el virus.
El gobierno respondió declarando una emergencia en Tokio y otras seis áreas, incluida Osaka, con el objetivo de reducir las interacciones entre las personas en un 70%.
Si ocurre, revertiría una expansión del 6% en el cuarto trimestre de 2019 y marcaría el primer descenso desde 1992, cuando comenzaron los registros oficiales trimestrales del producto interno bruto chino.
Las multas oscilan entre los US $ 426 US$ $ 853, de tres a seis meses de salario básico, aplicables a las personas que usan las redes sociales para compartir información falsa o difamatoria.
Hasta el 14 de abril, de 3.252 casos registrados en Singapur, 1.625 estaban relacionados con brotes en dormitorios de trabajadores migrantes. Más de 300.000 de ellos viven en condiciones de hacinamiento y falta de higiene en el país de 5,7 millones de habitantes.
Muchas familias recurrirán a obtener préstamos a altas tasas de interés para sobrevivir, mientras que otras se endeudarán más y terminarán atrapadas en trabajo forzoso, la forma más prevalente de esclavitud moderna de la India.
Conversación de ambas naciones se da en medio de una crisis sanitaria y económica: considerará un plan para la reapertura gradual de algunas industrias y una fuerza laboral reducida, con estrictas pautas de seguridad.
Este martes hubo 40 nuevos contagios y se registró la muerte de una mujer de 52. A pesar de las medidas económicas el país se dirige a una recesión: su fuerza laboral es de 38 millones y ya se han perdido 7 millones de empleos.
El enfoque decidido de la gobernadora de Tokio respecto de la amenaza del patógeno contrasta con lo que los críticos dicen que es una respuesta tímida y lenta por parte de Shinzo Abe.
China ha estado disminuyendo lentamente los frenos en el movimiento mientras trata de volver a encauzar su economía, pero se teme que un aumento en los casos importados.
Según el histórico acuerdo de París de 2015, casi 200 naciones acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un intento por evitar un calentamiento planetario catastrófico.
"La pandemia de COVID-19 es un asesino invisible que debe ser contenido rápidamente antes de que se propague y cause estragos en vidas humanas valiosas y la macroeconomía", manifestó el gobernador del RBI, Shaktikanta Das.
El presidente Joko Widodo ha resistido la presión de una prohibición total del éxodo del Ramadán, conocido en Indonesia como "mudik", citando la tradición y los factores económicos.
Se reportó solo 25 casos nuevos en general durante la jornada, pero el aumento de pacientes "reactivados" ha suscitado preocupación a medida que el país busca eliminar las infecciones.
"Yo abogaría por la cobertura universal (alimentaria) de las zonas rurales y los barrios marginales urbanos en la mayoría de los estados durante la crisis", dijo el economista Jean Dreze, coautor de libros sobre el hambre con el premio Nobel, Amartya Sen.
El número de casos en Japón aumentó a 6.003 el viernes, con 112 muertes. Tokio representó 1.708 casos, lo que aumentó las preocupaciones sobre una acción lenta.
Beijing ha suspendido las importaciones de más de 20 plantas en el extranjero que procesan carne de cerdo, carne de res y aves de corral desde mediados de junio, después de que los trabajadores se infectaron con el virus.