Turismo

Turismo

Los científicos dicen que el impacto total del derrame aún se está desarrollando, pero que el daño podría afectar a Mauricio y su economía por décadas. Japón ha dicho que ofrecerá apoyo a una "escala sin precedentes"
Un viajero de negocios taiwanés que desee visitar Japón debe dar negativo en la prueba de COVID-19 utilizando una prueba de reacción en cadena de la polimerasa dentro de las 72 horas antes de la salida.
El país podría tener hasta 6,7 millones de visitantes extranjeros este año, según lo proyectado por el gobierno, lo que significa 1,3 millones menos de turistas que el pronóstico del BOT, y 0,5% menos de PIB.
El Gobierno ecuatoriano denunció la semana pasada que 149 barcos de una numerosa flota pesquera, en su mayoría china, han apagado el sistema de rastreo satelital para evitar un seguimiento de sus actividades.
La isla indonesia se abriría al turismo internacional en septiembre, pero el país tiene más de 155.000 contagios por coronavirus y con 6.759 muertes, el mayor número de decesos en el sudeste asiático.
Después de un récord de 39,8 millones de visitantes extranjeros en 2019, cuyo gasto representó el 11,4% del producto interno bruto, el país espera solo 8 millones de visitantes este año.
El impacto total aún se está desarrollando. Mientras los residentes se apresuran a limpiar las manchas de petróleo, ven anguilas muertas y peces flotando en el agua mientras aves marinas empapadas de combustible cojean en tierra.
El barco operado por Mitsui OSK Lines Ltd, chocó contra un arrecife de coral y comenzó a filtrar petróleo la semana pasada, lo que generó temores de una gran crisis ecológica.
A partir del 11 de agosto, los dispositivos GPS y Bluetooth se entregarán a los viajeros entrantes, incluidos ciudadanos y residentes, a partir de un grupo selecto de países de origen.
"Go To Travel", denominado en su lugar "Go To Trouble" por algunos medios, ofrece subsidios de hasta un 50% para viajes hacia y desde las prefecturas, excepto Tokio, que se retiró del programa la semana pasada después de que las infecciones aumentaron.
Las pruebas de ácido nucleico deben completarse dentro de los cinco días posteriores al embarque, dijo la Administración de Aviación Civil de China en su sitio web.
El Banco de Tailandia espera solo 8 millones de visitantes extranjeros este año, un 80% menos que el récord de 39.8 millones del año pasado, cuando los ingresos extranjeros representaron el 11.4% del PIB.
Asesor científico del gobierno advirtió que si el virus muta y se vuelve mas agresivo se deberá cancelar la actividad. Pero los políticos japoneses ven en los Juegos Olímpicos la oportunidad de reactivar su economía.
El país había estado 50 días sin transmisión local confirmada del coronavirus, pero dos casos entre extranjeros esta semana han obligado al autoaislamiento de más de 400 personas.
Se trata de sitios en China, Indonesia, Vietnam y Corea del Sur. El Consejo Ejecutivo también aprobó la ampliación del Geoparque Mundial de la UNESCO de Kula-Salihli en Turquía.
El presidente Moon Jae-in, expresó su preocupación por las infecciones persistentes antes de la temporada de vacaciones de verano y pidió medidas estrictas para prevenir el virus.
Las llegadas de extranjeros podrían caer un 65% en la nación del sudeste asiático este año debido a la pandemia, dijo la Autoridad de Turismo. En abril no hubo visitantes internacionales.
Aunque fue el primer país en reportar un caso del virus fuera de China, la nación quiere construir su reputación y rehacer su imagen popular como destino seguro para grandes grupos de turistas.
“Tailandia tiene un buen sistema de salud, buenas prácticas médicas. Atraerá mucho interés de turistas e inversores y nos impulsará como centro médico”, declaró el ministro de Salud.
Con el aumento de la tasa de infección mundial de la epidemia y los expertos sugiriendo que una vacuna está muy lejos, se han planteado dudas sobre las posibilidades de celebrar el gran evento el próximo año.
Países como Alemania, Australia, Canadá, España, EE.UU., Francia, Italia, Japón, Reino Unido, la República de Corea y Serbia recibirán cada uno unas 100.000 mascarillas quirúrgicas.