COVID-19 acelerará avance de China en un mundo más desconfiado: Perspectivas para América Latina

Previo a la pandemia de COVID-19, el auge de China y su correspondiente transformación de las estructuras comerciales, políticas e institucionales globales estaban en marcha. Como parte del trabajo de la República Popular China (RPC) para ser un «gran país socialista moderno» para el centenario de la toma de control de China continental por las fuerzas comunistas en octubre de 1949, las empresas estatales chinas y otras empresas se hicieron cada vez más poderosas en recursos, capacidades técnicas y cuota de mercado global. A través de este peso creciente en el comercio y las finanzas, una red global de infraestructura centrada en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de 2013 (Belt and Road – BRI) y el creciente peso de China en organismos internacionales desde las Naciones Unidas hasta el Fondo Monetario Internacional, la RPC estaba reestructurando el orden mundial para parecerse a las dinastías chinas anteriores: con el comercio apoyando flujos de riqueza desde la periferia hacia un poderoso gobierno imperial chino en el centro.

La crisis de COVID-19 no cambia los objetivos fundamentales de la RPC, sino que acelera su avance económico, político y estratégico, al mismo tiempo que aumenta la incomodidad y el resentimiento hacia China en todo el mundo, crea desafíos para las operaciones globales en expansión de su país. Las entidades comerciales de China, le da a la RPC herramientas ampliadas para abordar, o al menos suprimir, tales desafíos. La crisis brindará a la RPC oportunidades sin precedentes para expandir su presencia en las cadenas de suministro globales y sectores estratégicos, así como para aumentar su influencia en los gobiernos e instituciones internacionales. Dichas oportunidades surgen porque la RPC está saliendo de la crisis al mismo tiempo que es probable que Estados Unidos, Europa y otras naciones desarrolladas sigan sumidos en la crisis.

Los controles autoritarios de la RPC sobre su población le permitieron mantener una cuarentena relativamente efectiva para extinguir el virus, y luego reiniciar su producción económica de manera relativamente ordenada. Aunque el PIB de China se redujo un 6,8% en el primer trimestre, es probable que muestre un crecimiento para 2020 en su conjunto.

Por el contrario, en Europa y Estados Unidos, las presiones económicas y políticas están provocando una reapertura económica parcial que puede impulsar un ciclo de nuevos brotes locales de COVID-19 y la reposición de cuarentenas parciales. Jeremy Powell, jefe del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, anticipa que la recuperación económica del país, puede no comenzar hasta fines de 2021. La directora del FMI, Kristalina Georgeva, ha hecho proyecciones similares para la economía global.

La combinación de la duración de la crisis económica en Occidente, y los límites a la capacidad del gobierno para mantener a las compañías en riesgo a flote durante un período tan prolongado, significa que algunos cierres comerciales temporales se convertirán en quiebras, creando oportunidades para las empresas con sede en China. Si bien la crisis puede motivar a los empresarios y gobiernos a intentar reducir los riesgos mediante la diversificación de las fuentes de suministro, o a depender más de la producción “near-shoring” y dentro del país, a corto plazo, las empresas chinas pueden ampliar su posición al llenar las brechas emergentes en las cadenas de suministro.

Con la persistente debilidad de las economías de las naciones occidentales y en desarrollo, las compañías multinacionales pueden tratar de deshacerse de negocios no rentables en el extranjero para apuntalar su posición financiera, concentrándose más en operaciones más cercanas a su hogar o en el mercado chino relativamente saludable. Como ocurrió durante la crisis financiera de 2008, pero a una escala aún mayor, tales ventas crearán oportunidades para que las empresas chinas expandan su presencia global en sectores estratégicos mediante la adquisición de las empresas en dificultades.

En América Latina y otras partes del mundo menos desarrollado, la crisis generará enormes presiones financieras y políticas que podrían expandir la dependencia de China. En Argentina, el incumplimiento del 22 de mayo por parte del gobierno de Alberto Fernández en sus obligaciones de deuda, probablemente congele a Argentina de los mercados financieros tradicionales, dejando a China como el prestamista de última instancia con altas tasas de interés, como ocurrió con Ecuador en 2008. Ecuador mismo esta igualmente en riesgo de incumplimiento. En México, con los precios del petróleo deprimidos, AMLO podría verse tentado a permitir el financiamiento chino para PEMEX, y ya ha contratado a una empresa china como parte del consorcio para construir el Tren Maya, uno de sus proyectos emblemáticos para sacar a México de la recesión inducida por el COVID-19. Los países de América Latina y el Caribe que actualmente reconocen a Taiwán pueden verse tentados a cambiar las relaciones con la RPC a cambio de atraer beneficios económicos.

Si bien la RPC ha concentrado muchos esfuerzos actuales en ganar una imagen positiva a través de donaciones de equipos médicos, pruebas y equipo de protección, la imagen positiva comprada por dicha ayuda china también se ha visto afectada por serias fallas, incluidas pruebas y ventiladores defectuosos, o el intento de China de cobrarle al gobierno italiano por dispositivos que le había donado a Italia en una etapa anterior a la crisis. Tales dificultades juegan con la desconfianza hacia China desde antes de la crisis, incluso mientras esperaba beneficiarse de China. La evidencia del encubrimiento de la información de la RPC sobre el virus como un factor clave en la gravedad de la pandemia refuerza aún más esa desconfianza, incluso si el mundo no es receptivo a que Estados Unidos sostenga este argumento.

Por otro lado, la promesa de China de US$ 2 mil millones a la Organización Mundial de la Salud después de que Estados Unidos suspendió su propia asistencia, puede ganar buena imagen para China y darle una oportunidad para el liderazgo global. Las mayores fuentes de influencia estratégica de China en el contexto de un importante cambio político global y necesidad económica son la recuperación demostrada de su economía, y la percepción de algunos de que la naturaleza autoritaria del sistema chino fue útil para ayudarlo a defender al país contra el coronavirus y reactivar su economía a partir de entonces. Si bien la realidad de ambos asuntos es complicada, es probable que la discusión sea parte del debate posterior al COVID-19 sobre si los sistemas democráticos, de libre mercado o los autoritarios estatales son más efectivos para proteger el bienestar de los ciudadanos contra las pandemias y otros riesgos de la globalización, aunque a expensas de las protecciones y libertades individuales.

A medida que China expande su presencia comercial en América Latina y en todo el mundo, es probable que enfrente una resistencia y desafíos importantes. Al igual que después de la crisis económica de 2008, donde las empresas chinas ampliaron su presencia, a medida que las empresas con sede en China toman el control de los activos extranjeros recién adquiridos, tendrán que conciliar el estilo de gestión y los deseos de las organizaciones con sede en China con las exigencias de la ley local, y otras dinámicas en los países donde operan. Los trabajadores y las comunidades retrocederán, particularmente en dominios como las leyes laborales, las relaciones con las comunidades locales y las leyes ambientales. Los trabajadores chinos y los empresarios afiliados que siguen a las empresas con sede en China a un país, también generarán tensiones, particularmente entre los trabajadores desplazados y las pequeñas empresas. La violencia contra los propietarios de tiendas chinas en el suburbio de San Vitorino en Bogotá en 2017 insinúa lo que puede ocurrir.

Las nuevas empresas chinas también enfrentarán desafíos de seguridad, al igual que las nuevas empresas entrantes chinas tras la crisis de 2008. Sin embargo, el desafío para las nuevas empresas chinas será peor esta vez, debido a los niveles de criminalidad en la región. Creará oportunidades para las compañías de seguridad que operan en la región, pero también impulsará al gobierno de la RPC a expandir su trabajo con las fuerzas de seguridad y las organizaciones militares de América Latina y creará nuevos incentivos para que las compañías de seguridad chinas busquen oportunidades en la región.

Finalmente, la expansión de China a nivel local en América Latina como resultado del COVID-19, incluso si es principalmente económica, probablemente movilizará una creciente preocupación y rechazo de los Estados Unidos.

Los desafíos de la mayor presencia de China se compensarán con un mayor apalancamiento de la RPC para gestionarlos o suprimirlos. Con una caída en la demanda de los Estados Unidos y la Unión Europea, y sus compañías vendiendo activos en lugar de invertir en la región, y con los políticos estadounidenses y europeos distraídos por las elecciones y las preocupaciones nacionales, los gobiernos en los países en desarrollo, serán más reacios a poner en peligro el comercio, préstamos e inversiones de la RPC al hablar en contra de las políticas o empresas chinas, ya que los funcionarios chinos amenazaron con un boicot contra los productos de Australia después de que su gobierno pidiera una investigación sobre los orígenes del Coronavirus.

El aumento de la influencia comercial china sobre los gobiernos se complementará con la presencia cada vez mayor de empresas y equipos chinos en los sectores tecnológicos de América Latina, incluidas las redes 5G y las arquitecturas de vigilancia, lo que brinda a la RPC oportunidades sin precedentes para obtener información sobre las élites empresariales y políticas de América Latina, si es necesario empresas como Huawei para proporcionar dichos datos en virtud de la ley de seguridad nacional de 2017 de China.

Con la creciente presencia comercial china y la disminución de las oportunidades de negocios, inversiones y préstamos de Estados Unidos y la Unión Europea, a las empresas del mundo en desarrollo también les resultará cada vez más riesgoso hablar críticamente sobre la RPC, para evitar que sus negocios se corten, como sucedió con el equipo de baloncesto Houston Rockets luego de un tweet de su gerente en apoyo de los manifestantes de Hong Kong.

Con respecto a la diplomacia «de persona a persona» de la RPC, más importante que los 46 institutos de Confucio y las 5 aulas de Confucio que operan en la región, es la presión de autocensura por parte de periodistas, académicos y líderes de grupos de expertos, que han recibido de Hanban el pago de viajes a China, y la preocupación a parecer desagradecidos y perder ese codiciado acceso.

En su compromiso con el mundo en desarrollo, parafraseando a Nicolás Maquiavelo, es probable que China sea más «temida que amada» si no puede ser ambas cosas. Sin embargo, a medida que la presencia china, la influencia y el resentimiento hacia la RPC crecen simultáneamente en el mundo post-RPC, la forma en que la RPC gestione la nueva dinámica configurará su éxito y el nivel de dificultad para lograr sus objetivos, incluso cuando esa presencia transforme el panorama geopolítico.

 

ER. Evan Ellis es profesor e investigador en América Latina en el Instituto de Estudios Estratégicos del Army War College de Estados Unidos. Y ex miembro de la oficina de planificación de políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos. Los puntos de vista presentados en esta columna de opinión, no representan necesariamente al Army War College de Estados Unidos o al Gobierno de los Estados Unidos.

Esta columna es fruto de una colaboración entre Asia Link y la Red China y América Latina: Enfoques Multidisciplinarios (REDCAEM). www.chinayamericalatina.com

Comentarios