Empresas mineras chinas: contribución al crecimiento económico del Perú

La inversión china en Perú históricamente se ha concentrado en el sector minero y de hidrocarburos. Y aunque desde la década pasada las inversiones chinas se están dirigiendo más al sector infraestructura, telecomunicaciones y energía eléctrica, como consecuencia de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, las empresas chinas en especial las mineras, han contribuido y siguen contribuyendo al producto interno bruto (PIB) del Perú.

La relación del Perú con la República Popular China es relativamente reciente. En 1971 se establecieron relaciones diplomáticas y las relaciones económicas no eran muy significativas hasta 1990.

Fue en base a las reformas económicas y apertura al mundo de China desde fines de la década de 1970, que la demanda por materias primas empezó a aumentar de manera creciente. Es así como desde la década de 1990 en adelante, el comercio con ese país y las inversiones empezaron a aumentar, de esta forma, China se ha convertido en el mayor socio comercial del Perú. Por ejemplo, en 2010 del total exportado por Perú al mundo, un 15% fue a China, mientras que a EE. UU un 17%. Para el 2020, un 29% de las exportaciones fueron destinadas a China, mientras que a EE. UU. solo el 13%. Y en los cinco primeros meses del presente año 2021, un 35% del total exportado por Perú al mundo fue a China, mientras que a EE. UU. solo el 12%.

Las relaciones comerciales con China recibieron un fuerte impulso con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en 2010. Adicionalmente, con la firma en 2013 de la Asociación Estratégica Integral entre ambos países, la relación política también se fortaleció. Finalmente, en abril del 2019 Perú fue el 19° país de Latinoamérica que se adhirió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

En el sector minero, actualmente hay tres minas explotadas por empresas chinas: la mina de hierro Marcona por Shougang Corporation desde 1992, la mina de cobre Las Bambas en operación desde 2015 por MMG Ltd. y la mina Toromocho por Chinalco en operación desde 2014. También está la empresa Shouxin, la que desde 2017 opera su planta de relaves mineros.

El número de trabajadores contratados por estas cuatro empresas representan el 14% del total de empleados contratados de manera directa en el sector minero peruano. En 2020, China se posicionó como el segundo mayor inversor en proyectos de mina después del Reino Unido con 7 proyectos en cartera por US$10,425 millones.

La primera gran inversión extranjera que se hizo en el Perú desde que el país abre su economía al extranjero en 1990, fue la de la empresa china Shougang que adquirió la única mina de hierro que existe hasta ahora en el Perú.

Asimismo, esta inversión fue la primera que hizo China en el país y la primera en Sudamérica. La inversión total de China en Perú tendría un valor aproximado de US$30 mil millones de dólares desde 1992 a 2020, cifra bastante significativa pues ésta representaría el 26% del stock total de inversión extranjera directa del mundo en Perú (US$115 mil millones de dólares según UNCTAD), donde la inversión china en mineria significaría el 16%.

La estructura de las exportaciones peruanas a China se caracteriza principalmente por el gran porcentaje que representan los productos mineros en el total del valor exportado. En 2020, del total vendido a China, el 64% fue cobre, el 10% hierro, el 4% plata, tanto zinc como plomo 3% y molibdeno 1%, que sumados representaron el 85% del total. Esta estructura exportadora es explicada en parte por la producción de las empresas chinas de estos minerales que asimismo representan una proporción significativa para la producción nacional peruana.

En 2020, estas mineras produjeron el 25% del cobre, el 100% del hierro, el 13% del molibdeno, el 7% de la plata y el 5% del zinc. Asimismo, en 2020 las exportaciones de estas empresas a China representaron el 20% del total exportado por Perú a este país. Además, esas exportaciones representaron el 1.5% del PIB de Perú en 2020 el cual fue US$202 mil millones de dólares a precios actuales.

Por otro lado, las empresas chinas aportan al Estado peruano gran cantidad de dinero a través del impuesto a las ganancias y una de ellas son las regalías que se distribuyen al gobierno de la región donde se ubica la concesión minera y también parte de este dinero va a las universidades.

Por ejemplo, desde inicio de sus operaciones en 2015 hasta julio de 2019, Las Bambas reporto haber generado US$240 millones de dólares en esta categoría. Asimismo, solo en el año 2020 esta empresa pagó US$62 millones de dólares al Estado en regalías representando el 17% del total pagado al Estado peruano por las empresas mineras. Por otro lado, según lo reportado por esta empresa, en 2018 invirtió US$15 millones de dólares en proyectos sociales.

Las Bambas es hasta ahora la mayor inversión extranjera realizada en el Perú. En 2014 le compro a la empresa suiza Glencore el proyecto de mina por casi US$7 mil millones de dólares y a esto hay que sumar la inversión adicional hecha hasta el momento en ampliaciones y otros rubros que suman más de US$4 mil millones de dólares.

Otro ejemplo es el de la empresa Shougang, la que entre 1993 a 2018 ha invertido US$2,000 millones de dólares y según su gerente general, su empresa ha pagado al Estado US$1,500 millones de dólares en impuesto a las ganancias y sus compras locales llegaron a US$1,400 millones de dólares entre esos años.

Perú es el segundo mayor receptor de inversión china en América Latina y se espera que la contribución de la inversión china en minería aumente en el futuro cercano, si se llevan a cabo los proyectos mineros en cartera.

 

María Osterloh Mejía es Profesora e Investigadora del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Perú.

Esta columna es fruto de una colaboración entre Asia Link y la Red China y América Latina: Enfoques Multidisciplinarios (REDCAEM). www.chinayamericalatina.com 

Comentarios