¿Hecha en China? Los estereotipos sobre la Vacuna Coronavac

Temor han mostrado las encuestas en la población respecto a las vacunas contra el COVID. Sin embargo, la que más desconfianza generó fue la vacuna China Coronavac creada por la empresa Biotech Sinovac.

Según una encuesta reciente de Activa Research, un 51,4% de los encuestados desconfía abiertamente de ella, mientras que solo un 24% muestra confianza. Por otro lado, la vacuna de Pfizer BioNTech recibe un 40,9% de desconfianza y un 31,3% de confianza.

Hay varios factores que pueden influir en esta percepción negativa de Coronavac. Entre ellos, debemos reconocer la desinformación científica que tenemos como población y, por otro lado, una buena dosis de fake news se ha transformado en una gran herramienta para magnificar tensiones políticas y estimular un lenguaje inflamatorio entre países competidores.

Asimismo, este contraste de confianza entre las vacunas occidentales, elaboradas en USA o Europa, respecto a aquellas que tuvieron su gestación en China también podría ser cuestionable si tomamos en cuenta que vacunas como la de Pfizer BioNTech o Moderna utilizan ARN-m, tecnología relativamente nueva y muy prometedora, pero que puede considerarse aún en desarrollo, mientras que Sinovac utiliza la tecnología clásica en materia de vacunas, una receta probada una y otra vez durante más de un siglo.

Largo ha sido el proceso de validación de los productos de alta gama chinos para dejar de ser considerados de baja calidad y costo. Examinemos los notables avances y conocimientos técnicos adquiridos por el gigante asiático, la formación de profesionales extremadamente calificados y el desarrollo de infraestructuras de primera generación dirigidas a producir productos sofisticados, innovadores y con altos estándares tecnológicos, entre ellos, por cierto, una vacuna que ofrece un 78% de probabilidad de no necesitar atención médica una vez suministrada, y un 100% de probabilidad de no necesitar ser hospitalizado o ir a la UCI en caso de contraer Covid.

Ya no es un misterio que China dejó de ser reconocida solo por “Hecho en China” con productos fabricados de bajos estándares, y transformarse en un líder en innovación, mutando a un “Creado en China”, aumentando rápidamente su reputación en términos de calidad.

Aun cuando China se autodefine como comunista, es más bien una defensora del capitalismo, el espíritu empresarial, emprendimientos tecnológicos y startups. De hecho, la empresa Biotech Sinovac partió como tal. Por lo tanto, mirar a China de manera asincrónica, anticuada, y alejada de la realidad no es útil. Estaciones espaciales, misiones a la Luna y a Marte, computadores cuánticos, e innumerables avances tecnológicos dan cuenta de ello.

¿Cuáles serán hacia delante nuestras expectativas con respecto a la calidad de los productos chinos o su vacuna? Creemos que solo nos falta abrir los ojos y mirar sin estereotipos.

 

Los autores son los abogados Martin Gonzalez Solar, Socio Director LL.M Tsinghua University, Beijing China y Victor Contreras Kong, abogado Senior y LL.M. Peking University, Shenzhen, China. Ambos pertenecen a GS&Co. Abogados y Consultores.

Comentarios