Los desafíos para Indonesia en la presidencia del G20

Desde el 1 de diciembre del 2021, Indonesia oficia la presidencia de la cumbre del G20 –el grupo de las mayores economías del mundo–. Ya hay conversaciones sobre los desafíos que esto supondrá para el presidente Joko Widodo, quien deberá construir esta posición desde una perspectiva diplomática y de política externa, además de fortalecer su agenda local y mostrar el potencial de Indonesia a sus contrapartes hasta el 30 de octubre, cuando se realice la ceremonia final en la isla de Bali.

Bajo el lema “Recuperémonos juntos, recuperémonos más fuerte”, la agenda de “Jokowi” se ha manifestado a favor de mantener las prioridades en una atención médica inclusiva, avanzar hacia una transformación digital y fortalecer transición a las energías sostenibles. Estos temas han sido especialmente valorados a raíz de la pandemia y han afectado al mundo de manera transversal.

Respecto al área médica, se busca robustecer los sistemas que siguen centralizados, para expandirlos y así acelerar la vacunación en el mundo con el fin de ayudar a la recuperación económica global. Según datos de Our World in Data, solo un 49,8% de la población mundial ha recibido su esquema de vacunación completo, lo que implica que aún queda un largo camino para aliviar la economía.

La transformación digital, en tanto, fue un tema que muchos debieron enfrentar de manera forzada, haciendo ver a gobiernos y empresas la importancia de cerrar brechas digitales. En el caso de Indonesia, el mercado digital creció en un 50% durante el 2021, alcanzando los 70 mil millones de dólares, y transformándose en el esqueleto de la economía. Asimismo, las pequeñas y medianas empresas son las que más se han beneficiado de esta expansión digital y, durante los últimos años, se han transformado en el motor de la región Asia-Pacífico.

Y en el contexto del actual estado climático, transicionar hacia energías limpias es fundamental. El presidente “Jokowi” ya ha señalado que, para Indonesia, el desarrollo económico debe ir acompañado de una mirada sostenible, donde el cuidado al medio ambiente sea lo primordial. Es por eso que se buscaran consensos en la materia, para así impulsar políticas desde diferentes sectores.

Finalmente, como el único país miembro del G20 en el Sudeste asiático, el presidente también tiene que llevar demandas de sus países vecinos, destacando algunas temáticas como las crisis políticas, o la influencia de China sobre Myanmar y sus posibles consecuencias en la región Indo-Pacífico. El tema de la seguridad siempre ha sido relevante para líderes de todo el mundo, y en esta ocasión se espera que el mandatario aborde esta cuestión como líder regional.

La presidencia de Indonesia tendrá muchos desafíos, pero se espera que, como único representante de la región ASEAN impulse un liderazgo que sea capaz de resolver problemas a corto y largo plazo, y que pueda seguir consolidándose como una de las economías más importantes del Asia-Pacífico.

Comentarios