Nuevo Código Civil Chino ¿Una nueva era en los negocios con el gigante?

El 1 de enero de 2021 no solo se inicia un nuevo año para Occidente, sino también una etapa trascendente para el sistema jurídico en China. Pero ¿por qué deberíamos ponerle atención?

Después de varios intentos fallidos el Congreso Nacional del Pueblo de China aprobó el que se convertirá en el primer Código Civil en la historia del país.  El proyecto de ley más completo en la historia de la República Popular China ha tardado 66 años en codificarse y estará vigente a partir del 1 de enero de 2021. Una tarea ardua y gravitante y algunos hacen ya la analogía señalando que “Roma no fue construida en un día”.

Aun así, esto podría parecernos poco relevante a nivel local, después de todo, en Chile tenemos Código Civil desde hace casi 165 años. En 1855 el Presidente Manuel Montt sostenía que “se hace necesario refundir esta masa confusa de elementos diversos, incoherentes y contradictorios, dándoles consistencia y armonía y poniéndoles en relación con las formas vivientes del orden social”, y la importancia de dicho mensaje resuena hasta hoy.

Por esto, no dimensionar la importancia de este hito en China sería un error, ya que el Código Civil tiene por objetivo brindar una protección robusta de los derechos del individuo, referentes a propiedad, contratos y daños y perjuicios, puntos que resultan cruciales a la hora de aventurarse en un país tan lejano para nosotros.

Para todos los que nos hemos relacionado legalmente en China, sabemos que es una odisea. Cuerpos normativos inorgánicos, dispersos, y a veces incluso contradictorios, lo que hace que navegar en los mares jurídicos chinos sea una tarea extremadamente compleja para los extranjeros que se atreven en esas aguas, con el correspondiente impacto que esto tiene en las relaciones comerciales y la inversión. Es por esto, el nuevo Código aspira a ser un hito de claridad, consistencia normativa y certeza jurídica en el país, buscando dar una señal de modernidad, orden y confianza ante el resto del mundo.

Algunos juristas chinos lo comparan con el legado de Napoleón con su Código en 1804, el Código Alemán de 1896, o el japonés de 1898, y la comunidad en general lo ve como una necesidad largamente sentida desde la apertura del país a finales de la década del 70.

Ahora, más allá de estas apreciaciones, ¿cuál será el impacto que tendrá?, ¿Se logrará concretar el deseo de estabilidad y modernidad que China pretende reflejar al mundo? ¿Cómo dialoga esto con la política exterior China? Es difícil predecirlo con certeza. Lo cierto es que las normas jurídicas por sí solas no construyen ni cambian un país, si no van acompañadas por factores políticos, sociológicos y económicos.

Lo que si podemos concluir es que es un acierto que el Código Civil salga a la luz en momentos en que China necesita que el sector privado se sienta protegido e intensifique la inversión para ayudar a reactivar una economía golpeada por virus. En este contexto, el nacimiento del Código Civil claramente será una de las claves para ello.

 

Martín Gonzalez Solar es Socio Director de GS&Co. Abogados y Consultores. Victor Contreras Kong es abogado senior en GS&Co. Abogados y Consultores

Comentarios