One Belt One Road y Chile

A fines del 2013, el Presidente de la República Popular China, Xi Jinping, anunció su plan de política externa y económica, el que busca desarrollar una nueva y moderna ruta de la seda por mar y tierra. One Belt One Road (OBOR), es por muchos considerado el plan más ambicioso de China.

La ruta de la seda del siglo XXI propuesta se enfoca en la conexión por mar y tierra de 64 mercados en Asia, Europa y Medio Oriente permitiendo el desarrollo de inversiones y el movimiento de productos y servicios a través de un entramado ferroviario, carretero y marítimo desarrollado y modernizado a su alero. A medida avanza en su ramaje, el sistema busca alimentarse de las potencialidades de cada una de las ciudades aledañas, alentando a que estas exploten sus ventajas comparativas y las complementen con las del resto de la red, favoreciendo el comercio y el intercambio internacional.

Frente a este desafío, el Gobierno Popular Chino ve en Hong Kong la capacidad de actuar con un papel central dadas sus ventajas financieras y apertura comercial, razones por las que le entrega el mandato explícito de participar en esta iniciativa, como un “súper-conector de China con el resto del mundo”, en palabras del Chief Executive, CY Leung.

Zhang Dejiang, presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional China declaró, durante el Belt and Road Summit de 2016 en Hong Kong, que el gobierno visualiza en la ciudad “la posesión de una multitud de fortalezas únicas en el desarrollo de OBOR, siendo capaz de realizar funciones de gran importancia”, tareas centrales para las cuales exhortó una participación proactiva utilizando el potencial hongkonés en servicios financieros, legales y de consultoría, y asesoría a negocios.

Hong Kong enfrenta este mandato alzado mundialmente como el segundo mercado más grande de fondos de capital y el séptimo mercado accionario, con oficinas de más de 200 bancos internacionales y con un sistema legal comprensible y confiable, que asegura a los inversionistas de todo el orbe una regulación estable.

Esta metrópolis cosmopolita, dueña de una ubicación estratégica única y de una infraestructura de alto estándar posee un desarrollo logístico acorde a los desafíos de OBOR y se erige frente a este proyecto como la puerta de entrada a la inversión extranjera al ser el único emisor offshore de bonos en Rembimbi, facilitando el acceso a la inversión en China de la mano de una regulación de estilo occidental.

Esta potencialidad de acción de Hong Kong dentro de OBOR da luces de un panorama intenso en la importación de servicios asociados al desarrollo de una infinidad de nuevos negocios que el proyecto permitirá desarrollar. La apertura de nuevas redes comerciales y la interconexión de más ciudades de manera directa y expedita, despliega un abanico de nuevas oportunidades que fomentará el desarrollo de más proyectos y el movimiento de mayores volúmenes de capital, lo que trae aparejado una demanda intensa por más y mejores servicios.

El desarrollo comercial de Hong Kong asociado a la fuerza del proyecto OBOR configura un panorama atractivo al mercado internacional, que se torna más interesante aún frente a las turbulencias económicas y políticas que vive occidente.

Teniendo presente el rol de Hong Kong de “super-conector” de la iniciativa, Chile podría tener un papel fundamental como plataforma para Latinoamérica. Básicamente se trata de empresas chilenas, instaladas en Hong Kong que otorguen servicios profesionales para aquellos proyectos de infraestructura, comercio, inversión, etc., enmarcados en la iniciativa OBOR.

Empresas de logística y servicios profesionales; así como consultoras en comercio, contables, legales, capital de riesgo y servicios financieros serán fundamentales para llevar a cabo este plan de integración económica y cooperación internacional.  De esta manera, Chile a través de Hong Kong podría jugar un papel y aportar a la iniciativa OBOR fortaleciendo aún más las relaciones con China y también con Hong Kong RAE.

El 5 y 6 de septiembre, Chile Week China visitó Hong Kong RAE para fortalecer los lazos comerciales entre ambas economías, siendo la primera vez que una delegación chilena encabezada por un Ex-Presidente de la República y ministros de Estado visitan esta ciudad. Las actividades de Chile Week en HK se realizaron bajo el contexto de celebrar los 3 años de entrada en vigor el Tratado de Libre Comercio, con la reciente incorporación del acuerdo sobre protección y promoción de inversiones.

Cristián Prado Ahumada es Director Económico Oficina Comercial Hong Kong, Chile.

Comentarios