Reforma de mercado de capital chino no se ve afectada por posible inclusión de valores en MSCI

El mercado chino de acciones A es el centro de una ronda renovada de interés global, a la espera de su entrada en un índice de referencia internacional.

Después de tres años de retrasos, MSCI, proveedor mundial de índices de acciones, decidirá la próxima semana si incluye una serie de valores de Shanghai y Shenzhen en uno de sus índices más negociados.

Se ha hablado menos de la decisión de este año en comparación con los últimos tres años, y tal vez es hora de olvidarse de las probabilidades de que las acciones A de China entren en el MSCI Emerging Markets Index.

El mercado de valores de China se ha abierto y seguirá haciéndolo, independientemente del resultado. El asentimiento del MSCI es seguramente solo cuestión de tiempo.

Los rechazos anteriores por parte del MSCI no fueron retrocesos para los valores A de China, sino un estímulo para impulsar al país hacia un mercado abierto, basado en las leyes y orientado al mercado.

Poco después de que MSCI comenzara el trabajo de revisión de las acciones A de China, el país anunció su pionero programa de conexión de las bolsas de Shanghai y Hong Kong, que permite a inversores extranjeros comprar acciones A con menos restricciones que en los modelos anteriores.

Una conexión del mercado de bonos entre Hong Kong y la parte continental también se espera pronto. Aunque no es relevante para la decisión de MSCI, muestra la dirección en la que se orientan las bolsas de China.

Aunque, sin duda, hay preocupaciones que persisten, demasiada vacilación ahora podría ser considerada un error en el futuro.

Un índice bursátil mundial sin los valores A de China está incompleto y no puede representar plenamente el valor de mercado potencial de las economías emergentes. Es mejor cosechar los beneficios de una conectividad más amplia y más pronto que tarde.

Los inversores internacionales no deben esperar al escenario perfecto, sino mirar más allá del desarrollo actual del mercado chino de valores y prepararse para su apertura continua y una potencialmente mayor prominencia en los mercados mundiales.

Se acoge con agrado que el MSCI tome una postura proactiva. Ha propuesto inicialmente incluir solo las acciones A procedentes de la conexión de bolsas, que no están sujetas a las mismas restricciones que rigen los canales ordinarios. La propuesta, dicen muchos analistas, es un paso beneficioso para todos y tiene posibilidades reales de ser aceptada.

Por ahora, deberíamos adoptar una postura de esperar y ver con respecto a la decisión de MSCI mientras descansamos seguros de que los mercados de capital de China están progresando constantemente. 

Comentarios