Taiwán y su propia "Diplomacia de las Mascarillas"

La respuesta eficiente de Taiwán al COVID-19 ha dado un impulso renovado a la Nueva Política hacia el Sur (NSP, por sus sigla en inglés) de la presidenta Tsai Ing-wen.

Taiwán ha reforzado su compromiso con sus países socios del NSP a través de su (propia) "diplomacia de las mascarillas", que muestra la eficacia de sus instituciones democráticas para la gobernanza de crisis de salud pública. La fuerte respuesta de Taiwán al COVID-19 y su asistencia en el extranjero ha ayudado a elevar su perfil y visibilidad global.

Taiwán ha apoyado activamente a países y socios mediante la donación de mascarillas quirúrgicas a países necesitados bajo el lema "Taiwán puede ayudar" y "Taiwán está ayudando".

Taipei ofreció millones de máscaras faciales y ayuda médica urgente a muchos, incluidos los países NSP que lo necesitaban. Y en el marco del "programa Un país, un centro" del Ministerio de Salud y Bienestar, Taiwán está trabajando con países para promover los vínculos de la cadena de suministro industrial y construir redes de prevención de enfermedades con socios de ideas afines en el sur y el sudeste de Asia.

La primera gran ronda de donaciones de máscaras comenzó en abril de 2020, con 11 millones entregados a Estados Unidos y 11 países europeos.

La segunda ronda se centró en América Latina y el sudeste asiático a medida que cambiaba la demanda urgente de mascarillas quirúrgicas. El envío incluyó a India y seis países de la ASEAN: Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar e Indonesia. Cuando llegó la tercera ola en mayo, 1.8 millones de máscaras se dirigieron hacia los socios NSP de Taiwán, en su mayoría países del sudeste asiático.

Para muchos, las relaciones inciertas con China representan un desafío para las relaciones de Taiwán con el sudeste asiático y más allá. En la era posterior a la pandemia, Taiwán debe continuar promoviendo el éxito de su "modelo de Taiwán" como una ilustración del "papel fundamental del respeto por los valores democráticos y la libertad individual en el aprovechamiento de la tecnología, especialmente durante una crisis de salud pública".

Taiwán puede continuar apoyando a los países más afectados por COVID-19, como Filipinas e India, compartiendo su experiencia en la coordinación de respuestas entre los departamentos gubernamentales.

Taiwán también puede elevar su intercambio de medidas de prevención modernas, rastreo de contactos y análisis de big data para monitorear el proceso de tratamiento. El gobierno taiwanés tiene un papel importante al comprometerse con funcionarios y expertos de estos países para promover su enfoque pandémico a través del diálogo sobre temas como 'controles fronterizos, políticas gubernamentales para el público y formas en que las instituciones médicas pueden mantener una pandemia bajo control '.

Hsin-Huang Michael Hsiao sugiere que el éxito del modelo de Taiwán radica en los sistemas de seguro médico y de salud de Taiwán. Taiwán debe mantenerse firme en la promoción del "NSP 2.0" exportando su modelo de prevención de pandemias.

Los proyectos cooperativos de formación de personal, intercambios académicos y discusiones técnicas son fundamentales para promover este modelo de gobernanza. Fomentar la cooperación con Nueva Zelanda y Australia también permitiría a Taiwán incorporarse más al club de países democráticos de Asia Pacífico. El compromiso con los países socios refuerza aún más el profundo compromiso del gobierno de "lograr una cooperación multifacética y establecer una prosperidad mutua" con los países NSP.

Los países del sudeste asiático están intensificando las inversiones en atención médica en respuesta al COVID-19. El fomento de los vínculos entre Taiwán y los países NSP aquí, a través del poder blando, las cadenas de suministro, los mercados regionales y las conexiones entre pueblos, cobrará un impulso renovado. Taiwán debería aprovechar su perfil promoviendo su industria médica en el sudeste asiático y brindando asistencia relacionada con la atención médica a los países NSP.

Jeremy Huai-Che Chiang hace hincapié en la conexión vital entre el NSP y los esfuerzos farmacéuticos de colaboración con los países del sudeste asiático, previendo que "los proyectos emblemáticos exitosos, como la cooperación en la cadena de suministro médico, se fortalecerán, mientras que los críticos, como el intercambio educativo, obviamente continuarán". Los brazos médicos e industriales del NSP están ahora bien posicionados para trabajar en conjunto con los países de la región, tanto durante como después de la pandemia.

El NSP continuará siendo el eje de la política exterior de Taiwán durante la presidencia de Tsai. Taiwán navegando por la pandemia fomentando relaciones más profundas en esta región a través de un enfoque de política innovador, firmemente unido al NSP, solo puede producir buenos resultados.

 

Huynh Tam Sang es profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales e investigador del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Nacional de Vietnam, Ciudad Ho Chi Minh (VNUHCM).

Esta columna se reproduce con el gentil periso del East Asia Forum

Comentarios