Jorge O'Ryan, CEO de ProChile: "El futuro del comercio será B2B"

Viernes, 10/05/2019
Gwendolyn Ledger

Chile fue el primer país latinoamericano en tener un TLC con China, hace ya 11 años. ¿Existe espacio aún para crecer?

Se ha recorrido un gran camino, pero hay muchísimo por hacer y se están abriendo nuevas puertas. China es nuestro principal socio comercial; es el destino de gran parte de las exportaciones de cobre, pero también los productos ‘no cobre’ (frutas, carne, productos del mar, celulosa) y los servicios juegan un papel muy importante. Desde ProChile tenemos la meta de aumentar y diversificar nuestras exportaciones para darles más valor agregado. Para eso hay distintas herramientas que hemos estado suscribiendo. Una de ellas es, por ejemplo, fue en noviembre cuando el ministro Ampuero firmó el acuerdo de la Ruta de la Seda. Y esto empezó a abrir una serie de nuevas oportunidades, como el e-commerce

 

Justamente, el comercio electrónico aparece como una oportunidad en las relaciones con China

La relevancia del comercio electrónico en China es enorme: las compras on line alcanzaron a 610 millones de habitantes, con un aumento del 14,4% respecto de 2017. Ello representa casi a 3/4 de los usuarios de internet en China donde el 62,5% son usuarios móviles. Eso te dice que hoy las compras por internet o herramientas móviles en plataformas de e-commerce son fundamentales. Chile firmó en noviembre tres acuerdos importantes en comercio electrónico.

Uno es con la cadena Win-Chain que es la plataforma bastecimiento más importante del grupo Alibaba y la idea, ahí es potenciar los productos frescos, y que las transacciones de este tipo de alimentos sea a través de estas plataformas. Al respecto, tenemos un plan piloto con el cual ellos se comprometen a comprarnos a nosotros US$50 millones de fruta fresca, US$20 millones en carne, y US$40 millones en pescados y mariscos. Todo para que se produzca este acercamiento entre consumidores chinos y productores chilenos, a través del canal digital. Esto nos pone a la vanguardia respecto de nuestros competidores, porque es un paso muy concreto, y sirve también para que los exportadores chilenos se vayan acostumbrando a transar con China mediante e-commerce y las otras herramientas electrónicas para las transacciones finales.

También suscribimos un acuerdo con Suning, que es número 2 en distribución, con 10 mil tiendas en 600 ciudades y una facturación de US$81 mil millones para potenciar las ventas directas de alimentos chilenos. Ahí aspiramos a llegar a un monto de US$200 millones por ese medio.

El tercer acuerdo es con China Cargo Airlines, una línea aérea que realiza dos vuelos semanales entre Ningbo, que está a sur de Shanghai, y Santiago de Chile, con escala en Miami. Esto, porque gran parte del consumo de alimentos en China es de productos frescos y en un barco la demora es de 35 días, en promedio. En cambio, por avión los productos frescos llegan en menos de una semana. El potencial es llegar a los mil millones de personas.

Todo esto se activó tras la visita del presidente y deberíamos en estos días recibir los anexos para poner en práctica estos tres acuerdos. 

 

También hubo acuerdos concretados a partir del reciente viaje con el presidente Piñera

Así es, firmamos dos acuerdos importantes. Uno con Innoway, que es la plataforma internacional del gobierno chino en materia de innovación y que ha tenido mucho éxito. Han realizado casi 3 mil proyectos de startups, con una tasa de 36% de éxito, lo que es harto y que obviamente es un gran apoyo de financiamiento. Nuevamente, hemos sido el primer país latinoamericano con que esta compañía firma un acuerdo. Eso te habla de la confianza que hay, y lanzamos este China Chile Innovation Hub. Se trata del primer programa de softlanding de nuestras empresas innovadoras en China, y viceversa. La idea es tener un acuerdo de cooperación mutua para apoyarse. Además su forma de funcionar es muy especial, ellos cuentan con la denominada ‘Calle del Emprendimiento’, que es una verdadera calle, con espacios destinados a ventanillas vinculadas con la tramitación de visas, por ejemplo; con otra ventanilla para contratar mano de obra local; otra donde dan todo tipo de información al empresario; un banco para abrir cuenta corriente…en fin, está todo hecho para facilitar el softlanding y va a favorecer a todos nuestros emprendedores y, sin lugar a dudas, es un tremendo apoyo. Ellos también van a mandar gente a Chile, con lo que se abre un plan de trabajo muy intenso para los próximos meses.

El segundo acuerdo es con la asociación de venture capital china, ZVCA, una instancia de private equity que congrega aproximadamente 5 mil socios, y gestiona US$400 Mil millones en recursos. Recalco acá que estamos hablando de fondos de inversión, no de empresas apoyadas. Como ProChile financiamos a 6 emprendedores chilenos de alto impacto que llevamos en la gira, y ellos tuvieron la posibilidad de hacer su pitch ante 18 fondos de inversión locales. Y ya hay algunos que están en contacto, obviamente el resultado de esta gira es muy interesante. 

 

-Es imposible no preguntar si la guerra comercial de China con EE.UU. afectará las exportaciones chilenas...

China es un 'monstruo', en el buen sentido de la palabra, ya que por volúmenes transados es impresionantemente monstruoso. A eso hay que agregarle, además, que su relación con Chile goza de una gran confianza. Chile fue el primer país de Latinoamérica que lo reconoció, que estableció relaciones diplomáticas, con el que firmó un TLC, el que además se ha modernizado. Obviamente, esas relaciones comerciales van muy de la mano con las políticas, y por ello tenemos una gran ventaja competitiva. Pero, además, Chile es una plataforma para que China ingrese al continente americano.

 

Ud. mencionó que buscan ser un ProChile 3.0, ¿Cómo es eso?

Junto con buscar permanentemente la forma de aumentar las exportaciones, el cómo diversificarlas, idear nuevas herramientas y acciones concretas que proporcionen valor agregado, estamos buscando exportar la innovación, la tecnología y el emprendimiento. Cuando el presidente Piñera viajó a China, la única actividad que realizamos como país fue el ProChile Innovation & Investment Summit, un encuentro que se había hecho primero en diciembre en Miami y que vamos a replicar en octubre en Alemania, en Munich. Esto demuestra la relevancia que damos a la innovación.

Estamos muy contentos por estar dando estos espacios concretos que tienen que ver con la proyección de nuestro país como punto de lanza en esa área. Creemos que el futuro del comercio será B2B, por lo que hay que reinventarse, y desde ProChile estamos tomando las medidas para dar el mejor servicio a nuestros clientes (los exportadores), siempre evaluando cómo cooperar más para potenciarnos, sumar esfuerzos. Tenemos cuatro oficinas comerciales en China y presencia en toda Asia en general, ya que Corea y Japón también son socios comrciales importantísimos. Como se dice en Chile, la idea es tener ‘los huevos en distintas canastas’.

Comentarios