Tailandia acusa el impacto del video de los monos esclavos

Jueves, 23/07/2020
Reuters

El productor tailandés de leche de coco, Theppadungporn Coconut, sufrió una fuerte caída en las ventas después de que grupos de derechos de los animales acusaron a la industria de usar mano de obra de mono, dijo un ejecutivo, y agregó que estaba auditando las plantaciones para mostrar que no se usaban animales.

Varios minoristas británicos retiraron los productos de coco tailandés de sus estantes a principios de este mes después de que un informe de People for Ethical Treatment of Animals (PETA) alegara que los cocos en Tailandia son recogidos por monos maltratados.

"Vimos que las ventas cayeron del 20% al 30% (desde el año pasado) después de las noticias", dijo Aphisak Theppadungporn, director gerente de Theppadungporn Coconut Co. Ltd, uno de los mayores productores y exportadores de Tailandia que produce leche de coco Chaokoh.

La prometida del primer ministro británico, Boris Johnson, Carrie Symonds, recibió con beneplácito las promesas de dejar de vender productos de coco que utilizan mano de obra de mono, e instó a otros a seguir su ejemplo.

PETA ha rechazado la afirmación del gobierno tailandés de que el uso de monos era casi "inexistente". Su informe dice que la mayoría de los cocos tailandeses fueron cosechados por monos capturados en la naturaleza.

Aphisak dijo que se estaban preparando pruebas y documentos para los clientes en sus principales mercados, y para PETA, para mostrar que los monos no estaban involucrados en los productos Theppadungporn Coconut.

Comenzó a auditar las plantaciones en enero y de los más de 100 inspeccionados por un tercero hasta el momento, no se encontró que ninguno haya usado monos, dijo Aphisak.

Los cocos son abrumadoramente recolectados por humanos usando postes, dijeron Aphisak y las autoridades tailandesas.

El año pasado, Tailandia produjo más de 806.000 toneladas de coco y exportó leche de coco por un valor de casi US$ 400 millones, alrededor del 8% a Gran Bretaña.

Wirat Saengjun, propietario de una plantación en Samut Songkram cerca de Bangkok, dijo que ahora vendía aproximadamente la mitad de la cantidad de cocos a la mitad del precio de principios de año, lo que lo obligó a reducir su fuerza laboral.

“La leche de coco no se vende muy bien. Probablemente sea de las noticias ", dijo, refiriéndose al informe de PETA.

 

Comentarios