Javier Calvo, Morandé Wine Group: “Las próximas dos semanas son clave para dimensionar el efecto del coronavirus en nuestra industria.”

Viernes, 14/02/2020
Gwendolyn Ledger

El gobierno chileno ya lo dijo: el recientemente bautizado COVID-19 tendrá un impacto económico en sus relaciones comerciales con el gigante asiático, especialmente por las dificultades que se presentan en las áreas de logística y transporte. El sector agrícola ya avizora pérdidas por US$100 millones, ¿pero qué pasa con la industria del vino?

En conversación exclusiva con AsiaLink, el gerente comercial de Morandé Wine Group, Javier Calvo, clarificó los problemas que su sector sufrirá debido a la epidemia.

¿Tiene una estimación de cuánto dejarán de vender debido al coronavirus? ¿hay envíos comprometidos que estén paralizados, que no llegaron a destino?

Por el momento, el impacto en ventas, más allá de lo que ya llegó, tiene que ver con demoras (de los productos) que estábamos por vender. Afortunadamente, nuestros embarques lograron sortear la aduana, pero tenemos clientes más conservadores, con pedidos para despacho más recientes, y eso porque nivel de inventario debe ser mas alto de lo normal. La razón es que el consumo por las celebraciones del año nuevo chino se vio afectado: por ahora estamos construyendo un estimado, aún incierto, pero esperamos que no afecte más de 10% hoy, y eso es gracias a que nuestra matriz de distribución está diversificada en términos regionales y de marca. Además, tenemos gente en terreno que nos va a permitir sortear de mejor manera esto.

¿Cuál es el porcentaje de envío que la marca tiene a China?

Somos una de las diez firmas que más venden allá. En general, Asia representa el 40% de nuestros envíos y el total de exportaciones a China llega al 25%. Si ves Chile completo, China es 16-17%, en términos de facturación y de valor de la industria vitivinícola.

¿Cómo se están organizando con otros viñateros, exportadores y gobierno?

En exportaciones de vino, dado que el producto no tiene la vida útil de una fruta, es diferente. Hoy los esfuerzos (de gobierno) están ahí, porque la cadena de distribución es más breve; nosotros podemos esperar dos semanas para que se normalicen, porque el lunes 10 empezamos a tener mejor sensación de lo que pasa en el mercado, debido a que no había consumo ni información de rotación de productos, y desde este lunes – tras las vacaciones extendidas que decretó el gobierno chino -  empezamos a entender más la situación, y nos hemos dados cuenta que vienen tres problemas: con los bancos, ya que todas las operaciones bancarias que sí pueden afectar los embarques están afectando además del trato con de aduanas; entonces, se está priorizando la fruta y los compradores nos están pidiendo holgura para los pagos. Hay que aclarar que en materia de exportaciones a China, muchas veces el pago se gestiona distinto; en vez de dar crédito por el 100% de venta a clientes, se compra por anticipado y se deja vinculado el resto de pago, un 50% a 70% al arribo del contenedor en destino y a la denominada “nacionalización”, no solo a que llegue el container a puerto… y los clientes tienen dificultades para procesar esa segunda parte del pago, y nos han pedido que hagamos excepciones y logremos liberar los contenedores aun cuando no se han concretado los pagos. Esto no es necesariamente la misma situación de otros productores chilenos y ese es el ángulo que (para nuestra industria) se está desarrollando esta semana

Pero no se ha visto una coordinación de gobierno o entre productores (de vino) para afrontar eso, todavía; la esperamos, obviamente, pero se entiende que se prioricen las frutas, por razones obvias.

En esa misma senda, en que el vino, a diferencia de la fruta fresca o congelados no se echa a perder, ¿es posible estar un mes en un container, por ejemplo, o eso encarece mucho por los costos del bodegaje que podría cobrar un puerto?

No debiera pasar, pero resulta que no todos los puertos cobran lo mismo, ni todas las aduanas son similares, eso es particular de China. Pero no debiera ser un adicional prohibitivo que termine afectando la comercialización del producto, además son comunes atrasos por otros motivos, como documentos, y eso esta medianamente previsto y cundo ha pasado en otras ocasiones, las multas o el costo en general no es algo que pueda impedir que el container sea comercializado después, y siempre se puede llegar a acuerdo con las partes.

Desde gobierno hace un par de días apostaron que la industria más golpeada podría ser la del vino, ¿lo comparte?

Mi impresión es que el impacto es más que nada la nacionalización; no estoy tan de acuerdo en que seamos los mas afectados, pero dado que la cadena de fruta es más corta y tiene sus timings, el vino tiene la capacidad de ser almacenado. Lo que sí creo será relevante, y era difícil medirlo, es que el año nuevo chino es la etapa de mayor consumo, y como ese brote epidémico sucedió justo en esa época, lo que pasó es que las celebraciones fueron afectadas y nosotros creemos que el mayor impacto es por los niveles de inventario que hoy encontrarás en el mercado, a lo cual hay que adicionar lo que esté parado en los puertos. Estos contenedores se embarcan hasta octubre del año anterior, y si el año nuevo chino no fue lo de siempre en términos de consumo, los niveles de inventario van a ser muy altos, y de eso aun falta información, porque todo volvió a una semi normalidad recién este lunes 10. Entonces, falta entender que ha pasado con los inventarios y que no se movió como en años anteriores y por eso puede generar un impacto potente.

Las próximas dos semanas son claves para dimensionar lo que se viene, tanto en China como en la industria.

La gran incógnita hoy es con los inventarios. Hay que entender el impacto del año nuevo chino, pero la verdad es que el ambiente estaba positivo, los clientes estaban expectantes, se veía mejor que 2019 y con esto el impacto hoy es medio desconocido, hasta el momento no hemos tenido cancelaciones de pedidos….ahora todo esta en demora.

¿Es posible, como dicen en Subrei y ProChile redireccionar envíos de vino que iban a China a otros países?

Eso en papel suena bien, pero es muy proco práctico y probable, desde cosas básicas como el papeleo y documentos, porque no te piden lo mismo en cada país pero, además, los clientes chinos están dominados por marcas desarrolladas en forma exclusiva para ellos, las OIM o marcas privadas, entonces este cliente que desarrolla su línea de producto no es lo mismo que me van a comprar en otro mercado y no es necesariamente transferible. Y en tercer lugar, los productos tienen detalles de los importadores. Puede ser que la etiqueta esté en otro idioma, en fin, son potenciales desafíos que dificultan redireccionar, hoy no lo tenemos como prioridad, aunque en algunos casos sí se puede hacer, pero nosotros estamos por China.

¿Tienen un Plan B en la empresa en el caso de que esta epidemia y sus efectos semi paralizantes se extiendan por 3 o más meses?

Efectivamente, desde ya empezamos a redireccionar recursos de inversión, promocionales y desarrollo de productos a otras zonas del mundo. Activamos el plan B; estamos recargando la parrilla de activación y promoción en Europa y EE.UU. para compensar, pero son cosas que toman tiempo, no se pueden cerrar de un día a otro, no es un ciclo rápido, estamos iniciando las etapas con miras eso para generar una plataforma de volumen por si se complica la situación en China y en Asia, porque ahí son mercados más pequeños y la situación hoy es muy incierta.

En otro tema de Asia, recientemente Morandé hizo noticia en redes sociales porque la marca apareció unos segundos en una escena de la cinta ganadora del Oscar, Parásito.

Vendemos bien en Corea del Sur, allá llegamos al segmento premium. La verdad he estado ajeno a lo que pasó en redes sociales, pero te puedo decir que nos eligieron fortuitamente en la película, (en Twitter) no queríamos jactarnos, sino mostrar cuán contentos nos puso ver esa escena, aunque personalmente no he visto la película. Pero sí puedo asegurar que nos eligieron sin haber pagado nada, y no somos masivos ahí en Corea; fue muy fortuito, nuestro importador estaba igual de sorprendido que nosotros.

Comentarios