Tailandia quiso prohibir el glifosato pero Bayer y EE.UU. se lo impidieron

Viernes, 18/09/2020
Reuters

El gigante de los productos químicos Bayer y el gobierno de Estados Unidos cooperaron estrechamente el año pasado para presionar a Tailandia para que revocara su prohibición del glifosato, utilizado en el controvertido herbicida Roundup de la compañía, según muestran documentos obtenidos por un grupo ambientalista y revisados ​​por Reuters.

El trabajo de lobby realizado, incluidos funcionarios de comercio de EE.UU. que pidieron a Bayer información sobre el viceministro de agricultura de Tailandia, se detalla en un documento de más de 200 páginas y correos electrónicos parcialmente redactados, algunos directamente entre funcionarios de EE. UU. y un representante de la transnacional.

Los documentos fueron obtenidos bajo la Ley de Libertad de Información de los Estados Unidos por el Centro para la Diversidad Biológica con sede en Tucson, Arizona.

Tailandia finalmente abandonó los planes para prohibir el glifosato unos días antes de que la prohibición entrara en vigor en diciembre de 2019. Había aprobado la restricción en octubre citando preocupaciones sobre el impacto del químico en la salud humana.

La investigación de Reuters no pudo determinar las razones de la reversión o si los esfuerzos de Estados Unidos y Bayer jugaron un papel en la decisión de Tailandia.

Una portavoz del gobierno negó cualquier influencia extranjera en la revocación de la prohibición.

Si bien los reguladores de todo el mundo, incluida la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA), han determinado que el glifosato es seguro, Bayer acordó en junio resolver casi 100,000 demandas en EE. UU. por US$ 10.900 millones, negando las afirmaciones de que el Roundup había sido el causante de los casos de cáncer.

Tailandia había iniciado pasos importantes en agosto de 2019 para prohibir el glifosato y otros productos químicos considerados tóxicos para los humanos. El brazo de investigación del cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó el glifosato como "probablemente carcinógeno para los humanos" en marzo de 2015.

Mientras Tailandia consideraba la prohibición del glifosato, Bayer inició su esfuerzo de cabildeo. La empresa con sede en Alemania, que adquirió el fabricante estadounidense de Roundup Monsanto por US$63.000 millones en 2018, hizo un llamado de ayuda para argumentar contra la prohibición al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) el 18 de septiembre del año pasado, según muestran los documentos.

CONSISTENTE CON LAS REGLAS 

En un comunicado, Bayer dijo: "Nuestros compromisos con todos aquellos en el sector público son rutinarios, profesionales y consistentes con todas las leyes y regulaciones".

"La revocación por parte de las autoridades tailandesas de la prohibición del glifosato es consistente con las determinaciones científicas de los organismos reguladores de todo el mundo".

Ratchada Dhanadirek, portavoz del gobierno de Tailandia, dijo que el país apoyaba la agricultura segura y priorizaba la salud de los agricultores y consumidores, y señaló que el glifosato se usaba ampliamente a nivel internacional y no había una alternativa viable.

La Oficina del Primer Ministro negó tener conocimiento de los esfuerzos de cabildeo de Estados Unidos o Bayer cuando se le pidió que comentara sobre los documentos revisados ​​por Reuters.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) no respondió a las solicitudes de Reuters de comentarios sobre los documentos y su papel en la revocación de la prohibición.

LLEGAR HASTA EL PRIMER MINISTRO

Los documentos muestran que la viceministra de agricultura Mananya Thaiset fue identificadoaen particular por Bayer como una autoridad "que busca acelerar drásticamente la imposición de una prohibición" sobre el glifosato y otros productos químicos agrícolas.

En julio, antes de conocerse los documentos de la investigación, Mananya dijo que estaba motivada para prohibir el glifosato y otros químicos después de asistir a funerales de muchos agricultores en su trabajo anterior como alcaldesa.

Los funcionarios del USTR discutieron sobre Mananya en una cadena de correo electrónico interna con fecha del 22 de octubre, el día en que Tailandia aprobó los planes para prohibir el glifosato, según muestran los documentos. En otro correo electrónico enviado a Bayer, un funcionario del USTR no identificado solicitó más información sobre ella a la empresa de productos químicos.

"Saber qué la motiva puede ayudar con los contraargumentos del USG (gobierno de EE. UU.)" Para revertir la prohibición, escribió el funcionario. “No tiene antecedentes de ser una defensora acérrima de los alimentos orgánicos y / o una ambientalista acérrima”, respondió el director senior de Comercio y Asuntos Gubernamentales Internacionales de Bayer, Jim Travis.

Mananya no pudo ser contactada para comentar si había sido contactada por Bayer o funcionarios estadounidenses, y su oficina rechazó las solicitudes para comentar sobre los documentos.

Si bien Bayer y el USTR intentaron comprender la mentalidad de Mananya, a quien un funcionario del USTR describió como "bien conectada", los documentos dejan en claro que su principal objetivo era el acceso al primer ministro.

En una respuesta enviada por correo electrónico al USTR el 24 de octubre, Travis de Bayer dijo: "Todos los esfuerzos deben centrarse en el primer ministro", refiriéndose al primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-ocha.

No se pudo contactar a Prayuth para hacer comentarios sobre los documentos. Rara vez ha expresado públicamente sus opiniones sobre la prohibición de los productos químicos.

Después de que se revocó la prohibición del glifosato, solo dijo que "no tenía ningún problema" con la decisión.

MERCADO CRECIENTE

El 17 de octubre, Ted McKinney, el subsecretario de Comercio y Asuntos Agrícolas Exteriores del USDA, le escribió a Prayuth pidiendo que se pospusiera la prohibición. Prayuth se negó repetidamente a comentar sobre la carta de McKinney cuando los periodistas le preguntaron.

"La EPA de EE. UU. ... ha descubierto que no existen riesgos para la salud humana cuando se usa glifosato de acuerdo con su etiqueta actual", dijo un portavoz del USDA en respuesta a la solicitud de Reuters de comentar sobre los documentos.

Una prohibición del glifosato habría significado que el grano cultivado con él no podría ingresar a Tailandia, negando a los exportadores estadounidenses de cultivos a granel, incluidos la soja y el trigo, el acceso a un mercado que, como otros en el sudeste asiático, ha crecido enormemente desde 2015 a casi us$1.000 millones en valor en 2019, muestran datos de EE. UU.

A pesar de los esfuerzos iniciales de cabildeo, el Comité Nacional de Sustancias Peligrosas de Tailandia aprobó formalmente la prohibición el 22 de octubre con una fecha de inicio efectiva en diciembre.

Los funcionarios estadounidenses continuaron sus esfuerzos hasta el 26 de noviembre, muestran los documentos.

El 27 de noviembre, Tailandia cambió de rumbo. Un comité del gobierno anunció que el país estaba abandonando la prohibición cuatro días antes de que entrara en vigencia, citando preocupaciones sobre el impacto del comercio exterior, junto con el impacto en los agricultores y las industrias de alimentos y piensos.

Comentarios