DFM quiere ser la marca líder de autos chinos en Chile

Miércoles, 22/11/2017
Gwendolyn Ledger

Humo en el escenario. Confetti, seis bailarines, dos colores para un mismo modelo de SUV: el AX5 se lanza con bombos y platillos en un exclusivo centro de eventos de la capital chilena. Cerca de cien invitados, muchos de los cuales se suben para conocer de cerca el vehículo, de manufactura china. La jornada se cierra con éxito.

Detrás de todo eso está Du Jianzhong, gerente general del área internacional y del departamento de exportaciones de la firma Dongfeng Motors (DFM) literalmente “Viento del Este”, que inició sus operaciones en 1969 en la región de Hubai, impulsada por el mismo Mao Zedong, con la misión de construir camiones todo terreno.

Este ingeniero automotriz tiene 33 años en la compañía, que a casi 50 años de su creación ya tiene presencia en toda China y se cuenta entre las “cinco grandes” del país, junto con First Automobile Works, SAIC Motor, Chang'an Motors y Chery.

El ejecutivo explica en entrevista a América Economía que desde hace 5 años la empresa ha puesto su foco en América Latina, África y Algunos países de Asia.

“La compañía empezó con camiones y solo en los últimos años produce vehículos más pequeños. Es una de las empresas líderes mundialmente y en China en producción de camiones. En automóviles de pasajeros se inició más tarde, en los últimos diez años”, explica.

Buena parte de su producción de automóviles no corresponde a modelos de diseño propio, sino de marcas de otros países que forman joint venture para poder ser permitidas en el mercado chino. Desde su expansión internacional ha vendido 300 mil vehículos fuera de China. En tanto que a nivel doméstico su participación anual supera los 4 millones de unidades, ubicándose en el segundo lugar de ventas en su país natal.

La firma hoy tiene una amplia gama de vehículos livianos y más pesados, como camiones y buses, incluyendo además vehículos eléctricos, nicho en el cual ostenta el título de haber sido uno de las primeras empresas del país en interesarse por la manufactura de autos cero emisiones, especialmente en el segmento de citycars o vehículos pequeños.

Actualmente desarrollan buses eléctricos grandes y medianos, aunque aún no los exportan.

Líder del mercado. La firma eligió a Chile porque “es un mercado piloto muy bueno para evaluar el pulso del mercado internacional y a pesar de su tamaño es muy competitivo en el que se encuentran prácticamente todas las marcas de automóviles del mundo. Creemos que nuestra marca puede ganar un porcentaje de mercado sin problemas, y si lo hace en Chile puede replicarlo en el resto del mundo”, afirma.

Las cifras al menos así lo confirman, ya que la Asociación Nacional Automotriz (ANAC) reportó 261.567 unidades vendidas en los primeros nueve meses del año y un crecimiento de 19,1%. Algo que pocas industrias pueden decir.

“Queremos ser la marca de autos chinos líder en Chile” recalca.

Para lograrlo, DFM se alió con la importadora automotriz local Cidef. Una elección natural, ya que la firma chilena operó por años como representante de Nissan (Dongfeng Motor Company produce modelos de Nissan, como el Nissan Sunny, Bluebird, Teana, y el Tiida.) y DFM tiene el mayor joint venture con la marca Nissan en el mundo.

También evalúan la capacidad de venta y una serie de parámetros. “Aquí Cidef es un excelente representante y por eso lo elegimos”, agrega.

Factor TLC. Desde hace 11 años, Chile y china tienen un Tratado de Libre Comercio. Al respecto, el ejecutivo cree que la existencia de arancel cero ha sido un factor relevante, ya que sus vehículos ingresan sin impuestos y eso se ve reflejado en el precio final de venta al público.

Expertos del sector automotor chileno también lo explican por la estabilidad del dólar, las campañas agresivas de la industria, la gran cantidad de modelos que se han lanzado a la fecha, y especialmente la masificación de los SUV compactos y la gran oferta de todos los orígenes para este segmento.

Con respecto a sus metas, el gerente internacional y de exportaciones de DFM no desea aventurar una cifra de crecimiento concreta para su marca el 2018, “aunque el número no es tan relevante como sí lo es la posibilidad de darnos a conocer y aspirar a ser bien considerados en Chile”, confiesa.

Con trabajo duro, fuerza de venta y la calidad de sus productos, Du Jianzhong cree que lo pueden lograr pronto.

Comentarios