Filipinas apunta a la banca islámica

Jueves, 14/11/2019
Oxford Business Group foto Reuters

A fines de agosto, el presidente Rodrigo Duterte ratificó una ley que otorga a Bangko Sentral ng Pilipinas (BSP), el banco central, poderes adicionales sobre la regulación y organización del sector bancario islámico.

Según la nueva ley, los bancos islámicos podrán llevar a cabo negocios de acuerdo con los principios de la sharia, entre ellos la emisión de financiamiento que cumpla con la sharia, de acuerdo con un reporte de Oxford Business Group.

Se espera que las nuevas regulaciones mejoren los niveles de inclusión financiera y atraigan a más personas al sistema bancario formal, particularmente entre la considerable minoría musulmana de Filipinas.

“Se espera que esto amplíe las oportunidades para que los filipinos musulmanes, incluidos los de la región de Bangsamoro, accedan a productos y servicios bancarios. Este es un gran avance en nuestros mandatos de inclusión financiera ", dijo Benjamin Diokno, gobernador del BSP, en un comunicado luego de la ratificación de la ley.

La "Encuesta de Inclusión Financiera 2017", la más reciente que ha publicado el BSP, encontró que solo el 22.6% de la población adulta tenía algún tipo de cuenta formal.

La base de datos Global Findex del Banco Mundial, también lanzada en 2018, arrojó resultados ligeramente diferentes, con un estimado de 34.5% de adultos con una cuenta. Si bien esto fue un aumento con respecto al 26,6% registrado en 2011, se mantuvo significativamente por debajo del promedio de Asia Oriental y el Pacífico del 70,6%.

La nueva ley también podría ayudar a impulsar la inversión y la diversificación en el segmento bancario islámico nacional.

En la actualidad, el país tiene un solo banco islámico, el Banco de Inversión Islámica Al Amanah de Filipinas (AAIIBP). Una subsidiaria del Banco de Desarrollo de propiedad estatal de Filipinas, AAIIBP tenía activos totales de P797.3 millones ($ 15.5 millones) a fines del año pasado.

Esta cifra es una caída en el océano en términos de la industria global de servicios financieros islámicos, valorada en $ 2.2 billones a mediados de 2018 por el "Informe de Estabilidad de la Industria de Servicios Financieros Islámicos 2019 de la Junta de Servicios Financieros Islámicos". Por lo tanto, hay espacio significativo para el crecimiento.

Los medios locales informaron en abril que una serie de bancos islámicos extranjeros, incluidos el Qatar Bank y las instituciones malasias CIMB Islamic y City Credit Investment Bank, habían expresado su interés en establecer operaciones en Filipinas.

"La banca islámica es un mercado sin explotar en Filipinas", dijo a OBG Alex Bangcola, CEO y presidente de Al Almanah Islamic Bank. “Todos los países de la ASEAN, salvo Laos, ya están participando en la banca islámica. Malasia, por ejemplo, tiene cinco bancos islámicos, mientras que Filipinas tiene solo uno, a pesar de que la población supera los 100 millones ”, agregó.

Además de aumentar el número de prestamistas que cumplen con la sharia en el país, las nuevas regulaciones bancarias islámicas podrían ayudar a financiar proyectos de infraestructura a gran escala.

"Además de apoyar la inclusión financiera y la estabilidad social en ciertas regiones, el proyecto de ley de la banca islámica también puede funcionar como un vehículo para la inversión de los países islámicos", dijo a OBG Wai Hong Choong, presidente y CEO de Maybank Filipinas.

En el pasado, el gobierno ha señalado la posibilidad de usar sukuk (bonos islámicos) para diversificar su base de inversionistas. Teniendo en cuenta los requisitos financieros del programa de infraestructura P8.4trn ($ 163.3bn) del gobierno Construir, Construir, Construir, el desarrollo de las finanzas islámicas podría atraer capital significativo de países de mayoría musulmana de todo el mundo.

Se espera que alrededor de $ 130 mil millones en sukuk se emitan a nivel mundial este año, según Moody's, con gran parte de esta actividad en el sudeste asiático.

Consolidando su posición como líder mundial, la vecina Malasia emitió RM136.9bn ($ 32.7bn) en sukuk en los primeros seis meses del año.

Comentarios