Malasia sale a defender su industria de aceite de palma

Miércoles, 03/07/2019
Reuters

Malasia tomará medidas contra una escuela internacional para difundir "propaganda contra el aceite de palma", dijo el miércoles el Ministerio de Educación, en una señal de los agresivos esfuerzos de Kuala Lumpur para defender una gran exportación agrícola.

Malasia, el segundo mayor productor de aceite de palma después de Indonesia, ha criticado cada vez más las críticas de Europa por el hecho de que el cultivo del cultivo ha provocado la deforestación y la destrucción del hábitat de la vida silvestre.

Las autoridades dijeron que tomarían medidas contra una escuela internacional conforme a las leyes de educación después de que un video, que circuló ampliamente esta semana en las redes sociales, mostró a los estudiantes hablando en el escenario sobre la disminución en la cantidad de orangutanes debido a la producción de aceite de palma.

"La participación de los estudiantes en actividades de propaganda está en conflicto directo con la política nacional y puede afectar el buen nombre del país", dijo en un comunicado Amin Senin, secretario general del ministerio de educación.

El ministerio no identificó la escuela ni especificó qué medidas se tomarían en contra de ella.

La ministra de Industrias Primarias, Teresa Kok, dijo el martes que la escuela estaba promoviendo "pensamientos de odio" hacia la industria del aceite de palma, según informes de prensa.

Malasia confía en el aceite de palma, un producto utilizado en todo, desde la propagación de chocolate hasta la barra de labios, por miles de millones de dólares en ganancias en divisas y cientos de miles de empleos.

Este año, el primer ministro Mahathir Mohamad dijo que la Unión Europea se arriesgaba a iniciar una guerra comercial por sus políticas "sumamente injustas" dirigidas al aceite de palma.

El bloque finalizó una ley este año que eliminaría el uso de aceite de palma en el combustible de transporte para 2030.

Malasia e Indonesia amenazaron con plantear un desafío a la Organización Mundial del Comercio después de que la Comisión Europea determinó que el aceite de palma ha provocado una deforestación excesiva y que ya no debe considerarse un combustible de transporte renovable.

Grandes áreas del sudeste asiático han sido despejadas de bosques y reemplazadas por interminables filas de aceite de palma. El desmonte del bosque por el fuego también contribuye a la contaminación del aire.

Comentarios