Empresa china en Ecuador se enfrenta con gobierno por impuestos

Lunes, 16/10/2017
el universo

Los tributos de la obra insigne de la Revolución Ciudadana se ventilan en la justicia. El Tribunal Contencioso Tributario de Quito procesa seis demandas relacionadas con las declaraciones impositivas de Sinohydro Corporation, la compañía china que construyó la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, que costó $ 2.250 millones.

El Servicio de Rentas Internas (SRI) auditó las declaraciones del Impuesto a la Renta que esa empresa presentó entre el 2010 y 2013. Como resultado, la autoridad tributaria emitió glosas que suman US$198 millones.

Frente a los reclamos, Sinohydro planteó demandas judiciales para que las auditorías queden sin efecto.

Una de las controversias entre Sinohydro y el SRI se centra en el pago de US$172,5 millones que la empresa entregó a la aseguradora China Export and Credit Insurance Corporation (Sinosure). Transfirió esa cantidad por la compra de un seguro que cubra el crédito que Ecuador recibió del Eximbank de China para financiar Coca Codo Sinclair.

Aduciendo ese egreso, Sinohydro quiso deducir US$$100 millones en sus declaraciones del 2011, 2012 y 2013. El SRI negó esa deducción, pues descubrió que el Gobierno ecuatoriano se comprometió a reembolsar la compra de ese seguro al Eximbank y que este a su vez devolvería el valor a Sinohydro.

Al transferir el dinero a Sinosure, Sinohydro pagó US$8,63 millones por el impuesto a la salida de divisas. Tras las auditorías del SRI, la compañía revirtió el pago y pidió la devolución del impuesto. La autoridad tributaria también negó ese pedido. Frente a ello, la firma china puso otra demanda judicial.

Los representantes de Sinohydro declinaron hacer declaraciones.

Pagos offshore. Otra disputa es por el pago de US$18,36 millones que la casa matriz de Sinohydro, ubicada en China, realizó a la empresa Recorsa S.A., de Panamá, considerado por el SRI como un paraíso fiscal. Esta firma está relacionada con el empresario ecuatoriano Conto Patiño Martínez, quien tampoco hizo declaraciones.

Sinohydro quiso deducir ese pago de sus impuestos alegando que la panameña realizó consultorías de ingeniería para Coca Codo Sinclair. Sin embargo, la firma china no presentó al SRI evidencia de que ese servicio se haya realizado. Por esa razón, se determinó una glosa.

Las auditorías muestran que Recorsa S.A. recibió de Sinohydro dos pagos por $ 6,44 millones el 13 de octubre del 2010 y otros dos por $ 11,92 millones en el 2011, pero de estas últimas no hay fecha exacta.

Según el Registro Público de Panamá, Recorsa S.A. pertenece a la esposa, cuatro hijos y una nieta de Conto Patiño. Este recibió un poder de la empresa el 1 de octubre de 2010, dos semanas antes de recibir los primeros pagos de Sinohydro.

El SRI también auditó los impuestos de Patiño y de su empresa localizada en Ecuador, Comercial Recorsa C.A. Descubrió que esta compañía actúa como representante de la panameña. El director jurídico del SRI, Carlos Vallejo, indicó que por esa representación la empresa ecuatoriana cobró $ 4,25 millones en el 2011.

Según el SRI, Comercial Recorsa C.A. no declaró US$1 millón de esos ingresos. Por esa razón, se estableció una glosa contra la compañía ecuatoriana.

En su descargo ante el SRI, Patiño señaló que ese millón de dólares no entró a la contabilidad de Comercial Recorsa C.A., pues mediante un acuerdo la firma panameña pidió que ese dinero sea usado para pagar sus deudas con tres personas ecuatorianas: $ 613 mil para el propio Conto Patiño; $ 340 mil para Ginepri S.A., representada por Xavier Macías Carmigniani, yerno de Patiño; y $ 47 mil para Industursa S.A. El SRI estableció que esta última es una firma fantasma. La autoridad tributaria también halló facturas de empresas de fachada en las declaraciones personales de Patiño.

Este planteó demandas judiciales para que las auditorías del SRI sean anuladas, pero el Tribunal archivó esas quejas.

El director jurídico del SRI explicó que Sinohydro pagará el impuesto a la renta cuando termine su inversión en la hidroeléctrica. Por esa razón, agregó, aún no se conoce si los US$198 millones en glosas generarán un ingreso al Estado.

La inversión en hidroeléctricas no redujo las tarifas de consumo. Al contrario, dice el analista Walter Spurrier, el costo subió para el sector industrial en 27%. “La reacción de las autoridades ha sido subir la energía eléctrica –explica– porque tienen que pagar la deuda a China”. 

Este reportaje se realizó con el apoyo del International Center for Journalists (ICFJ) y de Connectas.

Comentarios