India impondría nuevas reglas a las Big Techs

Lunes, 11/02/2019
Reuters

Para los gigantes de la tecnología global que buscaban crecer, se suponía que India sería un lugar de caza más fácil que China.

Pero el plan de Nueva Delhi para obligar a compañías como Facebook y Alphabet de Google a vigilar activamente el contenido generado por los usuarios amenaza la libertad de expresión. Después de las normas que limitan a los gigantes extranjeros Amazon y Walmart en el comercio electrónico, las reglas sugieren que India podría no ser una apuesta mucho más fácil que la República Popular.

La propuesta, hecha por el ministerio de tecnología en diciembre, aborda un problema real. Es un esfuerzo por frenar la propagación de información errónea después de la violencia de la mafia vinculada a los mensajes que se distribuyeron en WhatsApp, propiedad de Facebook, que considera a la India como su mayor mercado.

El borrador exige que las empresas realicen una pre-selección del contenido del usuario, eliminen el material ilegal dentro de las 24 horas y brinden una forma de rastrear al usuario.

India también está pidiendo a cualquier proveedor de contenido con más de 5 millones de usuarios que se incorporen localmente.

Si se promulga, la política reduciría diversos beneficios fiscales y protecciones de responsabilidad que las compañías tecnológicas de cara al consumidor disfrutan como resultado de tener su sede en los Estados Unidos y en otros lugares. Una definición alarmantemente amplia de lo que constituye "contenido ilegal" también deja mucho margen para la autocensura y la censura forzada en el período previo a una elección general que debe celebrarse en mayo.

Un grupo de lobbystas o cabildeors que incluye los grandes nombres de Estados Unidos criticó el plan, aumentando las tensiones comerciales entre los dos países. Las compañías locales, entre ellas el multimillonario Mukesh Ambani, Reliance Jio y la red social Sharechat están menos preocupadas por la interferencia.

Ciertamente, la India no es la primera en tratar de frenar Internet y utilizarla en sus propios términos, lo que beneficia a los actores nacionales en el proceso.

Pero es un golpe para los gigantes tecnológicos que vieron al país de 1.300 millones de personas como una manera de compensar los problemas que han enfrentado en la China más grande y mucho más rica, que, durante años, ha prohibido los servicios de Facebook y el propietario de YouTube, Google.

El gran tamaño y el potencial de la India le permiten hacer algunas demandas. Pero compañías como Google se han enfrentado a un retroceso significativo en casa cuando intentaron someterse a las demandas de los regímenes autoritarios.

Ahora que la India tiene casi 500 millones de usuarios de Internet, las compañías extranjeras pueden encontrar que el premio viene con condiciones.

Comentarios