Indonesia defiende su iniciativa de impuesto digital

Jueves, 18/06/2020
AsiaLink

BigTechs y gobiernos: ¿aliadas o enemigas? Al parecer, todo depende de la situación y país del que se trate.

Mientras en Estados Unidos el Departamento de Justicia propuso que el Congreso adoptase una legislación para frenar las protecciones que las grandes plataformas tecnológicas como Google (de Alphabet) y Facebook han tenido durante años, Indonesia debe afrontar las críticas del país de Donald Trump por llevar adelante un proyecto que busca gravar con el pago de IVA a estas mismas firmas.

Reuters destacó el miércoles que un alto funcionario no identificado del Ministerio de Justicia estadounidense reconoció que el presidente Donald Trump busca tomar medidas enérgicas contra los gigantes tecnológicos localmente.

Además, los principales funcionarios de Facebook Inc, Google y Twitter Inc de Alphabet Inc comparecerán ante los legisladores estadounidenses en una audiencia para discutir la influencia extranjera y la seguridad electoral, de cara a las elecciones locales de noviembre.

En Asia, sin embargo, la instrucción parece ser otra. Esta semana, el gobierno de Widodo declaró que seguirá adelante con su meta de recaudación de impuestos digitales, a pesar de un reciente anuncio de los Representantes Comerciales de los Estados Unidos (USTR) para investigar dicha política, según destacó el medio local The Jackarta Post.

En respuesta a dicha postura, la ministra de Finanzas, Sri Mulyani Indrawati, salió a aclarar que su gobierno solo pediría a las compañías de internet que pagaran el impuesto al valor agregado (IVA) sobre las ventas de productos y servicios digitales a partir del 1 de julio, precisando que las compañías solo tendrían que actuar como "recaudadores de impuestos", ya que finalmente el IVA lo pagarían los consumidores.

El gobierno reelecto de Joko Widodo ha estado tratando de recaudar más ingresos para financiar su presupuesto, especialmente porque los efectos del COVID-19 se han hecho sentir con fuerza en la nación asiática, que recientemente ha sido criticada por quedarse atrás respecto a otras naciones del Sudeste Asático como Vietnam o Tailandia, aparentemente mejor equipadas para atraer grandes negocios e inversiones fuera de China.

El mismo Jackarta Post destacó que los ingresos estatales alcanzaron US$ 47 mil millones a partir de mayo, lo que representa una caída del 10,8% interanual.

La Ley N ° 2/2020 que propone Indonesia estipula que el gobierno "puede cobrar el IVA sobre los bienes y/o servicios intangibles imponibles vendidos a través de plataformas de comercio electrónico, y cobrar el impuesto sobre la renta o el impuesto sobre las transacciones electrónicas en el comercio electrónico operado por personas físicas o empresas digitales que tengan una presencia económica significativa".

La ministra Indrawati había señalado anteriormente que los servicios proporcionados por plataformas de transmisión, como Spotify y Netflix, así como la plataforma de videoconferencia Zoom, estarían entre los sujetos al impuesto.

"Anteriormente no podíamos cobrar el IVA, a pesar de que muchas personas recurrieron a los servicios digitales durante la pandemia de coronavirus", citó The jackarta Post.

¿Nuevo sistema impositivo mundal? La cuota de pesimismo la pone el hecho que la administración Trump haya anunciado a principios de este mes investigaciones sobre los impuestos a los servicios digitales extranjeros dirigidos a las empresas de tecnología estadounidenses.

Concretamente, mientra las investiga en casa, en el exterior Washington se opone a los esfuerzos por gravar los ingresos de las ventas y la publicidad en línea.

En tanto que los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) están negociando la primera reestructuración importante de las normas del impuesto sobre la renta, para tener mejor en cuenta el auge de las grandes empresas tecnológicas como Amazon, Facebook, Netflix y Google, que a menudo se benefician de pagar muy pocos impuestos, usando paraísos fiscales para sus casas matrices.  

"Creo que es muy probable que ocurran represalias de Estados Unidos, es solo una cuestión de cómo el gobierno indonesio quiere hacer un cálculo de costo-beneficio cuando el impuesto digital está vigente", indicó un investigador del DDC citado por Jackarta Post.

Pero Indonesia no está sola en esto.

Un reciente reporte de EFE indicó que, tras años de debate, el Sudeste Asiático ha empezado a obligar a las grandes tecnológicas a declarar impuestos al consumo por la venta de productos y servicios en la región, donde se estima que la economía digital alcance los US$300.000 millones para 2025.

Hasta hace poco, estas BigTechs no tenían la obligación de reclamar impuestos indirectos a sus clientes en el sudeste asiático, debido principalmente a que no tienen residencia física o fiscal donde se realizan las ventas.

Tailandia ya aprobó un proyecto de ley para aplicar un 7% de IVA a las ventas de las empresas y plataformas digitales no residentes en el país, con lo que apunta a recaudar casi US$100 millones por año.

"Hasta ahora, solo las empresas con presencia física en territorio tailandés tenían la obligación de cobrar el IVA a los consumidores", recalcó la agencia.

La propuesta tailandesa fue criticada el pasado 10 de junio por la Coalición de Internet en Asia (AIC, en inglés), una asociación que incluye a multinacionales digitales como Google, Facebook, Airbnb, Grab, Line y Booking.

"A AIC le preocupa que este nuevo proyecto de ley genere mayores costos para los consumidores tailandeses y perjudique a las pymes tailandesas, que dependen de plataformas globales para hacer negocios. A medida que Tailandia comienza el proceso de reabrir su economía, el acceso rentable a los consumidores globales será un factor crucial", destacó la agrupación en su comunicación a los medios.

Aún así, Singapur empezó a cobrar este IVA en enero y con él espera recaudar anualmente US$65,5 millones, en tanto que su vecina Malasia se puso la meta de colectar US$560 millones con similar medida. 

Vietnam y Filipinas, por su parte, también están en la búsqueda de un mecanismo que les permita recolectar un impuesto a las florecientes BigTechs que están presentes en su territorio.

Este tipo de impuesto al consumo digital "en destino" se cobra ya desde hace años en la Unión Europea, Corea del Sur y Nueva Zelanda, mientras que países de Latinoamérica como México, Chile y Colombia lo han adoptado más recientemente.

Comentarios