Coronavirus: trabajadores escapan de Vietnam, protestas en Corea del Sur y nuevo confinamiento en Japón

Lunes, 16/08/2021
Reuters

El coronavirus no se va de Asia y más contagios han provocado más medidas de protección, aunque no todas son iguales ni menos han ido atacadas con beneplácito por sus poblaciones.

Por una parte, el gobierno japonés está listo para extender sus medidas de bloqueo suave del estado de emergencia en Tokio y otras regiones hasta el 12 de septiembre y expandir las aceras a siete prefecturas más, informó el lunes la emisora ​​pública NHK.

El estado de emergencia actual expirará el 31 de agosto, pero un aumento continuo en los casos de coronavirus ha provocado llamadas para extenderlo. Tokio anunció 2.962 nuevos casos diarios el lunes, después de un récord de 5.773 el viernes.

El gobierno ampliará los bordillos del estado de emergencia a las prefecturas de Ibaraki, Tochigi, Gunma, Shizuoka, Kyoto, Hyogo y Fukuoka, dijo la emisora ​​pública.

También ampliará medidas de "cuasi-emergencia" menos estrictas a cuatro prefecturas adicionales - Miyagi, Yamanashi, Toyama y Gifu - para cubrir más regiones del país, informó la agencia de noticias Jiji.

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, dijo a los periodistas este lunes que el gobierno buscará la opinión de expertos sobre las restricciones de emergencia y "cuasi-emergencia" menos estrictas para todas las regiones el martes, sin dar más detalles.

Aunque el gobierno japonés ha instituido repetidos estados de emergencia, su efectividad ha sido limitada debido a las leyes que exigen que el gobierno solo puede solicitar cooperación.

También se ha culpado a la fatiga pandémica y las vacaciones de verano por contribuir al último aumento de COVID-19 en una nación donde solo alrededor del 36% de las personas han sido completamente vacunadas.

¿ÉXODO EN VIETNAM?

Miles de trabajadores desempleados en la ciudad más grande de Vietnam están tratando de huir a sus lugares de origen, muchos en motocicletas repletas de pertenencias, luego de una extensión de las restricciones en el epicentro del peor brote de coronavirus del país hasta la fecha.

Pero las autoridades están ansiosas por evitar que abandonen la ciudad de Ho Chi Minh y puedan propagar el virus a otras partes del país. Se podían ver olas de motos detenidas en los controles de carretera alrededor de la ciudad desde el domingo.

Imágenes de televisión de provincias industrializadas cercanas mostraron a los trabajadores de la fábrica el lunes vestidos de la cabeza a los pies con ropa protectora y corriendo para abordar trenes y autobuses en un intento similar de huir de las áreas más afectadas.

Las autoridades con altoparlantes hicieron un llamado a las personas para que mantengan el distanciamiento social y regresen a sus hogares en medio de una cacofonía de bocinas y gritos mientras la gente trataba desesperadamente de irse.

La ciudad de Ho Chi Minh representa la mayoría de las 6.141 muertes por coronavirus y más de 283.000 infecciones en Vietnam, alrededor de un tercio de las cuales se encuentra ahora bajo bloqueo. La ciudad de 9 millones de habitantes sufre una media de 241 muertes al día.

Muchas personas están luchando para llegar a fin de mes después de perder sus trabajos debido a las suspensiones de las operaciones de fábrica relacionadas con el coronavirus. El gobierno ha anunciado paquetes de asistencia.

"Este no es mi primer intento. Traté de salir de la ciudad hace semanas, pero me ordenaron regresar a mi lugar", dijo Nguyen Van Hoan, quien se dirigía a la provincia central de Ha Tinh, a unos 1.200 km (746 millas) de distancia.

Hoan perdió su trabajo hace dos meses. En la parte trasera de su motocicleta había apilado una maleta, un suministro de fideos instantáneos, agua y gasolina de repuesto.

"Muchas personas en mi vecindario han muerto. Si me quedo, moriré de hambre y estrés o del virus", dijo Hoan a Reuters por teléfono, agregando que no había recibido ninguna ayuda estatal.

Las instalaciones sanitarias también están abrumadas, con hospitales desbordados y escasez de personal. El gobierno ha ordenado a las instalaciones médicas que no rechacen a los pacientes.

PROTESTAS EN SEUL

La policía surcoreana movilizó cientos de autobuses y estableció decenas de puestos de control el domingo para evitar mítines políticos en Seúl, mientras algunos grupos siguieron adelante con protestas anuales desafiando las advertencias sobre la propagación del nuevo coronavirus.

Corea del Sur se ha presentado en gran medida como una historia de éxito del coronavirus, pero está lidiando con una cuarta ola de infección que registró nuevos casos diarios por encima de los 2200 la semana pasada por primera vez, en parte alimentada por la variante Delta, más contagiosa. 

El gobierno prohibió las protestas y prometió castigo por cualquier violación legal antes del Día de la Liberación del domingo, consciente de los brotes de virus de una manifestación antigubernamental y una reunión de la iglesia en agosto pasado que resultó en más de 1.800 casos.

La policía estacionó autobuses a lo largo de las avenidas principales y alrededor de una gran plaza en el centro de Seúl para sellarlos, y estableció más de 80 puntos de control para bloquear los vehículos que transportaban a los manifestantes y equipo. Los trenes subterráneos y los autobuses públicos no se detuvieron en las estaciones cercanas a los posibles lugares de protesta.

Pero las imágenes de las cadenas de televisión locales mostraron que varios grupos aún alentaban manifestaciones de personas y marchas en las que los participantes mantenían la distancia entre sí, para protestar por cuestiones tan variadas como la política del gobierno y los derechos de los trabajadores.

El sábado, la policía disolvió una organización que fue sede de la manifestación de agosto pasado. Un tribunal también emitió una orden de arresto contra el líder de un importante sindicato laboral por organizar múltiples protestas ilegales desde mayo.

La iglesia que estuvo en el centro de un brote en agosto pasado también celebró un servicio en persona al que asistieron unas 800 personas el domingo en violación de los bordillos de distancia, informó la agencia de noticias Yonhap, citando a funcionarios del distrito.

Reuters no pudo comunicarse de inmediato con la iglesia o la autoridad del distrito para hacer comentarios.

"A pesar de las repetidas advertencias del gobierno, algunos grupos siguieron adelante con protestas ilegales", dijo el primer ministro Kim Boo-kyum en una reunión intra-agencia, prometiendo medidas de "tolerancia cero". "Hay que recordar cuántas personas sufrieron por el rally del año pasado".

La Agencia de Prevención y Control de Enfermedades de Corea (KDCA) reportó 1.817 nuevos casos de virus para el sábado, el más alto registrado en cualquier sábado desde que comenzó la pandemia el año pasado.

El total de casos de infección aumentó a 223,928, con 2,156 muertes.

La cuarta ola se produjo cuando Corea del Sur lucha por poner en marcha su campaña de inoculación en medio de la escasez de vacunas y los retrasos en el envío, aunque ha asegurado 193 millones de dosis para su población de 52 millones. 

Solo el 19% de los surcoreanos han sido completamente vacunados hasta el sábado, mostraron los datos de KDCA, pero el presidente Moon Jae-in, en su discurso del Día de la Liberación el domingo, prometió aumentar ese número al 70% para octubre, sin detallar cómo.

Aproximadamente el 43,6% de la población ha recibido al menos una dosis de vacuna. El objetivo anterior del gobierno era llegar al 70% en septiembre.

Comentarios