Las relaciones China-EEUU con la administración Biden no partieron bien

Viernes, 19/03/2021
Reuters

La primera reunión de alto nivel entre Estados Unidos y China de la administración Biden tuvo un duro comienzo el jueves, con ambas partes quejándose del desempeño y políticas del otro país, en una rara exhibición pública de confrontación que no hizo más que subrayar el nivel de tensión bilateral latente.

El período previo a las conversaciones en Anchorage, Alaska - justo después de las visitas de funcionarios estadounidenses a sus aliados Japón y Corea del Sur- estuvo marcado por una serie de movimientos de Washington que mostraron que estaba adoptando una postura dura, y por un discurso franco de Beijing.

"Vamos a ... discutir nuestras profundas preocupaciones con las acciones de China, incluso en Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, los ataques cibernéticos a los Estados Unidos, la coerción económica de nuestros aliados", dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, a sus homólogos chinos en un extendido y muy inusual 'cara a cara' frente a las cámaras.

“Cada una de estas acciones amenaza el orden basado en reglas que mantiene la estabilidad global”, dijo el funcionario de Washington.

La administración Biden ha dejado en claro que está buscando un cambio en el comportamiento de China, que ha expresado su esperanza de restablecer las relaciones entre las dos economías más grandes del mundo que empeoraron drásticamente bajo el expresidente Donald Trump.

El principal diplomático de China, Yang Jiechi, respondió con un discurso de 15 minutos en chino mientras la parte estadounidense esperaba la traducción, criticando lo que dijo era 'la lucha por la democracia de Estados Unidos, el mal trato a las minorías y criticando sus políticas exteriores y comerciales'.

"Estados Unidos usa su fuerza militar y hegemonía financiera para ejercer una jurisdicción de brazo largo y reprimir a otros países", dijo Yang, un diplomático chino educado en el Reinuo Unido (y que habla inglés perfectamente) que además fue embajador de su país en Washington.

"Abusa de las llamadas nociones de seguridad nacional para obstruir los intercambios comerciales normales e incita a algunos países a atacar a China", añadió.

IMCUMPLIMIENTOS DE PROTOCOLO

A lo largo del monólogo de Yang, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Sullivan, y otros funcionarios de la delegación se pasaron notas. Al final, Blinken mantuvo a los periodistas en el salón para poder responder.

Lo que normalmente son unos pocos minutos de comentarios de apertura frente a periodistas para reuniones de alto nivel, duraron más de una hora, y las dos delegaciones discutieron sobre cuándo se sacaría a los medios de comunicación de la sala.

Posteriormente, Estados Unidos acusó a China de "grandilocuencia", mientras que los medios estatales chinos culparon a los funcionarios estadounidenses por hablar demasiado y ser "poco hospitalarios".

Ambas partes acusaron a la otra de violar el protocolo diplomático, al hablar demasiado en los comentarios de apertura.

"La delegación china (...) parece haber llegado con la intención de ser grandilocuente, centrada en la teatralidad pública y la dramaturgia más que en la sustancia", dijo el funcionario a los periodistas en el hotel Anchorage donde se estaba llevando a cabo la reunión.

“Las presentaciones diplomáticas exageradas a menudo están dirigidas a una audiencia nacional”, agregó el funcionario.

Muchos internautas en las redes sociales de China dijeron que los funcionarios chinos estaban haciendo un buen trabajo en Alaska y que la parte estadounidense carecía de sinceridad.

Algunos incluso caracterizaron las conversaciones como un “Banquete Hongmen”, refiriéndose a un evento que tuvo lugar hace 2.000 años en el que un líder rebelde invitó a otro a una fiesta con la intención de asesinarlo.

Aún así, las dos partes volvieron a juntarse para otra reunión el jueves por la noche, y un alto funcionario de la administración de Biden dijo que la primera sesión fue "sustantiva, seria y directa", y que se extendió mucho más allá de las dos horas asignadas originalmente.

"Usamos la sesión, tal como habíamos planeado, para delinear nuestros intereses y prioridades, y escuchamos lo mismo de nuestras contrapartes chinas", dijo el funcionario en el informe del grupo, y agregó que una tercera sesión de conversaciones estaba programada para el viernes por la mañana .

Si bien gran parte de la política de Biden en China aún se está formulando, incluida la forma de manejar los aranceles sobre los productos chinos implementados bajo Trump, hasta ahora su administración ha puesto un mayor énfasis en los valores democráticos y las acusaciones de abusos de los derechos humanos por parte de China.

China, por su aprte, se opone firmemente a la interferencia de Estados Unidos en lo que considera sus asuntos internos, temas como Taiwán, Hong Kong y Xinjiang.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán dijo que esperaba que Estados Unidos les informara sobre las conversaciones.

TÉRMINOS DE DESACUERDO

Washington dice que la gira de Blinken por Asia antes de la reunión con funcionarios chinos, así como el acercamiento de Estados Unidos a Europa, India y otros socios, muestra cómo Estados Unidos ha fortalecido su mano para enfrentar a China desde que Biden asumió el cargo en enero.

Pero las dos partes parecían preparadas para ponerse de acuerdo en muy poco en las conversaciones.

Incluso el estado de la reunión se convirtió en un punto de fricción, con China insistiendo en que es un "diálogo estratégico", que se remonta a los mecanismos bilaterales de años pasados. La parte estadounidense rechazó eso, calificándolo de 'sesión única'.

En vísperas de las conversaciones, Estados Unidos emitió una serie de acciones dirigidas a China, incluida una medida para comenzar a revocar las licencias de telecomunicaciones chinas, citaciones a múltiples empresas de tecnología de la información chinas por preocupaciones de seguridad nacional y sanciones actualizadas a China por una reversión de democracia en Hong Kong.

Para aumentar las tensiones, China juzgó el viernes a un ciudadano canadiense por cargos de espionaje, en un caso envuelto en una disputa diplomática más amplia entre Washington y Beijing.

En las conversaciones del jueves, el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, preguntó a Blinken si las sanciones se anunciaron a propósito antes de la reunión.

Washington ha dicho que está dispuesto a trabajar con China cuando sea de interés para Estados Unidos, citando como ejemplos la política climática y la pandemia de coronavirus. Blinken dijo que Washington espera que China use su influencia con Corea del Norte para persuadirla de que renuncie a sus armas nucleares.

Bonnie Glaser, experta en Asia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que las duras declaraciones de ambas partes en el período previo a la reunión habían creado el riesgo de que se convirtiera en un intercambio de acusaciones y demandas.

“Ninguna de las partes se beneficia de que esta reunión se considere un fracaso total”, dijo Glaser.

Comentarios