Coronavirus genera fiebre por vender oro en Tailandia

Jueves, 16/04/2020
Reuters

Cientos de tailandeses con problemas de liquidez se apresuraron a vender oro en el barrio chino de Bangkok, este jueves, aprovechando un aumento en el precio del metal precioso a medida que el nuevo brote de coronavirus empuja a su economía a una recesión, con millones de trabajadores perdiendo empleos.

Muchos tailandeses mantienen algunos ahorros en oro y en momento de dificultades están aprovechando un reciente aumento en el precio mundial de referencia a US$ 1,722 la onza, un máximo de siete años. En el baht tailandés, la moneda local, los precios alcanzaron un máximo histórico esta semana.

"Debido a la situación de COVID-19, no podía ganarme la vida y todavía tengo que pagar por mi personal. Es por eso que necesito vender mi oro ", dijo Tippawan Saen-Usa, un vendedor de ropa en línea de 28 años.

Usando máscaras y tratando de mantenerse al menos a unos metros de distancia, la gente comenzó a hacer cola horas antes de que las tiendas abrieran a las 8 AM. Las líneas se extendieron por varias cuadras.

El dueño del negocio, Wutthichai Suwannaro, dijo que estaba cobrando US$ 3,673. "El mercado donde trabajo está cerrado ahora, por eso necesito vender oro para cubrir los gastos de mi familia", dijo.

Los precios spot del oro en el baht tailandés han aumentado más de un 24% hasta ahora en 2020, en comparación con un aumento del 13% en dólares estadounidenses.

"En más de 60 años en el negocio, esta es la primera vez que veo personas vendiendo mucho oro", dijo Jitti Tangsithpakdi, presidente de la Asociación de Comerciantes de Oro.

"Sugiero que no vendan su oro de inmediato, ya que (la crisis del) COVID-19 no terminará pronto y los precios del oro aún pueden alcanzar nuevos máximos", dijo.

El banco central espera que la economía se contraiga un 5,3% este año, la peor contracción desde 1998 durante la crisis financiera asiática.

Los hogares tailandeses han invertido mucho en oro y lo venderán cuando los precios del oro suban o durante las dificultades económicas.

"La venta de oro continuará por un tiempo ya que los precios siguen siendo altos", dijo Tanarat Pasawongse, director ejecutivo de Hua Seng Heng Group, el mayor comerciante de oro de Tailandia.

"La mayoría de las personas están vendiendo joyas de oro, lo que refleja la mala economía, por lo que la gente quiere tener efectivo", dijo.

Infraestructura y toque de queda. Ayer, Tailandia anunció planes de proyectos de asociación público-privada (PPP) por valor de US $ 33,39 mil millones durante 2020-2027, dijo el miércoles el ministerio de finanzas, mientras el gobierno intenta revivir la economía en dificultades en medio de la pandemia de coronavirus.

El plan de 92 proyectos incluye 18 proyectos de infraestructura de alta prioridad por valor de 472 mil millones de baht, dijo en un comunicado Prapas Kong-Ied, jefe de la Oficina de Política Empresarial del Estado.

El gobierno ha promovido la inversión para estimular el crecimiento económico a largo plazo, ya que la segunda economía más grande del sudeste asiático depende en gran medida de la demanda mundial, y las exportaciones han sido débiles.

El brote está afectando la actividad y el sector turístico, particularmente duro, ya que Tailandia impuso un toque de queda nocturno, cerró centros comerciales y bares y prohibió los vuelos de pasajeros para tratar de limitar la propagación.

Tailandia informó el jueves 29 nuevos casos de coronavirus y 3 nuevas muertes, con un total de 2,672 casos y 46 muertes desde que el brote se intensificó en enero.

De los nuevos casos, 14 pacientes estaban vinculados a casos anteriores, cinco no tenían vínculos con casos antiguos y 10 que dieron positivo esperan ser investigados sobre cómo se infectaron, dijo Taweesin Wisanuyothin, portavoz del Centro del Gobierno para la Situación COVID-19.

Tailandia también informó que 1.593 pacientes se recuperaron y se fueron a casa.

El gobierno impuso un toque de queda nocturno en todo el país, cerró centros comerciales y bares y prohibió los vuelos de pasajeros, además de desalentar la actividad pública - como las celebraciones del año nuevo tailandés - para limitar la propagación.

Comentarios