Coronavirus hace entrar en recesión a Filipinas

Jueves, 06/08/2020
Reuters

La economía filipina cayó en recesión por primera vez en 29 años, con una caída récord en el segundo trimestre, ya que las estrictas medidas de bloqueo devastaron la actividad económica y llevaron al gobierno a reducir drásticamente su pronóstico del PIB para 2020.

Los datos oficiales mostraron este jueves el producto interno bruto (PIB) cayendo un 16,5% en abril-junio respecto al año anterior, la mayor caída desde que se registraron por primera vez datos comparables del PIB en 1981, después de caer un 0,7% revisado en el primer trimestre.

La caída fue mucho mayor que el pronóstico de contracción del 9% en una encuesta de economistas convirtió a Filipinas en el segundo país del sudeste asiático, después de Singapur, en caer en recesión en medio de la pandemia de coronavirus.

La demanda interna y la inversión empresarial se vieron severamente afectadas, mostraron datos de la Autoridad de Estadísticas de Filipinas, mientras que el gobierno ahora pronosticaba la mayor caída anual del PIB desde 1985 este año.

Además, el gobierno de Duterte reimpuso restricciones en Manila y sus alrededores esta semana para combatir un aumento en los casos de coronavirus.

"La economía filipina cayó en recesión con el colapso del PIB del segundo trimestre mostrando el impacto destructivo de los bloqueos en la economía dependiente del consumo", dijo el economista senior de ING, Nicholas Antonio Mapa.

El PIB ajustado estacionalmente cayó un 15,2% en el segundo trimestre con respecto a los primeros tres meses del año, mientras que el gobierno redujo drásticamente su pronóstico de crecimiento para 2020.

Filipinas se encontraba entre las economías de más rápido crecimiento de Asia antes de la pandemia, pero ahora el gobierno espera que su PIB se reduzca un 5,5% este año, la mayor caída anual en 35 años, desde un pronóstico anterior de una disminución del 2,0-3,4%. El gobierno ve que la economía se recuperaría en 2021 y 2022.

El gobierno ha asignado unosUS$ 13.350 millones para ayudar a las personas a enfrentar la pandemia y 59 mil millones de pesos para mejorar el sistema de salud, pero esto ha hecho poco para aliviar el dolor de una población que enfrenta un desempleo récord.

Jomar Santos, que solía ganar US$ 7,14 por día entregando útiles escolares a las tiendas en la ciudad de Caloocan, ha estado en casa desde que se reanudó el cierre el martes durante las próximas dos semanas y se preocupa por su esposa y su hijo de un año.

"Es realmente muy difícil. Sin trabajo, sin comida para comer ”, reconoció Santos, de 23 años. "No hay nada que podamos hacer excepto soportarlo. Eso es mejor que mi familia y yo nos enfermemos ".

El mercado bursátil hizo caso omiso de los datos y subió un 1,2%, ya que este año ya tuvo un rendimiento inferior al de sus pares regionales. La moneda local, el peso filipino, cerró ligeramente más firme a 49.05 por dólar desde la 49.075 del miércoles.

¿Pasó la peor parte? La presión sobre el gobierno es cada vez mayor para que brinde más apoyo de gran alcance, dado que el banco central ya ha reducido las tasas de interés a mínimos históricos este año y que los economistas ven poco espacio para una mayor relajación monetaria a medida que aumenta la inflación.

"Lo peor ya pasó, pero aún no hemos salido del bosque", dijo el jueves el gobernador de Bangko Sentral ng Pilipinas, Benjamin Diokno.

El banco central ha reducido las tasas de interés en un total de 175 puntos básicos este año a un mínimo histórico del 2,25%.

Michael Ricafort, economista de Rizal Commercial Banking Corp, dijo que es "fundamentalmente más difícil reducir aún más las tasas de política local en este momento" cuando la inflación alcanza un máximo de seis meses de 2.7% en julio, por encima de la tasa de interés clave del banco central.

En cambio, el apoyo a las políticas tendrá que provenir de nuevas reducciones en el índice de reservas requeridas por los bancos, lo que inyectaría liquidez en el mercado, o más estímulo gubernamental, dijeron los economistas.

Comentarios