FMI: Abenomics salvará a un Japón que envejece

Miércoles, 12/02/2020
AméricaEconomía

La población de Japón está envejeciendo y disminuyendo rápidamente. Con una edad promedio de 48.4 años, la población de Japón es la más "vieja" del mundo. El gobierno de Japón proyecta que habrá casi una persona mayor por cada persona en edad de trabajar para 2060.

Durante el mismo período de 40 años, la población actual de 127 millones de Japón se reducirá en más de una cuarta parte, una pérdida de población equivalente a la población total de Malasia o Perú. Esta velocidad acelerada de envejecimiento y reducción de su población coloca a Japón a la vanguardia del cambio demográfico mundial, lo que plantea desafíos económicos y de otro tipo para el país.

En su evaluación más reciente de la economía de Japón, el FMI proyecta que el crecimiento económico de 2020 seguirá siendo resiliente, bordeando al 0.7%. También destaca cómo la participación de las mujeres en la fuerza laboral ha aumentado significativamente en las últimas decadas, pero en los próximos años la disminución y el envejecimiento de la población significarán menos trabajadores y de mayor edad, lo que deprimirá tanto el crecimiento como la productividad.

Un documento reciente del FMI estima que el crecimiento económico de Japón disminuirá en un promedio de 0.8 puntos porcentuales cada año, durante los próximos 40 años debido solo a la demografía.

En su comunicado a los medios, el FMI también aborda las políticas económicas de Shinzo Abe y el Banco de Japón (BoJ), destacándolos con indisimulado ahinco. 

En efecto, el documento entregado a la prensa indica que la economía japonesa está creciendo por encima de su potencial estimado, a pesar de un entorno externo significativamente más débil. El consumo privado y el gasto público apoyaron el crecimiento en los primeros tres trimestres de 2019, mientras que las exportaciones y la inversión impulsada por las exportaciones se han suavizado en línea con las condiciones externas más débiles. El aumento de dos puntos porcentuales en la tasa del impuesto al consumo en octubre de 2019 parece haber tenido menos impacto que el último aumento de la tasa en 2014, debido en parte a las contramedidas del gobierno.

Se estima que el crecimiento real del PIB superará el potencial en 2019 en 1%. Si bien la brecha del producto se está reduciendo y los mercados laborales siguen siendo estrechos, el crecimiento salarial general y las expectativas de inflación siguen estancadas. La inflación general del IPC y la inflación subyacente del Banco de Japón (excluyendo alimentos frescos y energía) han aumentado en los últimos meses, pero permanecen por debajo del objetivo de inflación del 2% del Banco de Japón.

Se estima que el superávit de la cuenta corriente externa de Japón se redujo en 2019 a alrededor del 3,3% del PIB, lo que refleja una balanza comercial de bienes más pequeña debido a condiciones externas adversas. El superávit de ingresos de Japón, que surge de su gran posición de activos externos netos y sus altos rendimientos netos, representa la mayor parte de su superávit en cuenta corriente.

En las últimas cuatro décadas, el superávit en cuenta corriente se ha mantenido relativamente estable, con el aumento del ahorro corporativo compensado por el sector público y el ahorro de hogares. Hasta noviembre de 2019, el yen se apreció un 2,5 por ciento (en términos efectivos reales) en relación con fines de 2018, aunque los mercados siguen siendo volátiles debido a los cambios en la aversión al riesgo global y las posturas de política monetaria de los principales bancos centrales. Al igual que con el Informe del Sector Externo de 2019, la posición externa de 2019 se evalúa preliminarmente como ampliamente coherente con los fundamentos de mediano plazo y las políticas deseables.

Se espera que el crecimiento subyacente se mantenga resistente, impulsado por el apoyo fiscal y monetario, con una inflación a corto plazo que alcance aproximadamente el 1%.

Los desafíos macroeconómicos aumentarán a medida que se intensifiquen los baja demografía. Una política fiscal de apoyo a corto plazo y una acomodación monetaria continua ayudarán a mantener el impulso de crecimiento y apoyar la reflación, mientras que existe la necesidad de un ajuste fiscal gradual y consolidación, dados los gastos de rápido crecimiento relacionados con la edad. Las reformas estructurales impulsarán el crecimiento a largo plazo y respaldarán la reflación, mientras que las políticas fortalecidas del sector financiero ayudarán a contener la acumulación de riesgos sistémicos.

A mediano plazo, se proyecta un crecimiento de potencial moderado a cercano y la brecha del producto se cerrará gradualmente. Se espera que la inflación general suba lentamente pero permanezca por debajo del objetivo del dos por ciento del Banco de Japón.

Los directores ejecutivos acogieron con beneplácito el sólido desempeño del crecimiento económico de Japón a pesar de los vientos en contra externos. Los directores señalaron que la inflación sigue por debajo del objetivo y que los riesgos a la baja influyen en las perspectivas, incluso debido a la demografía adversa y un crecimiento global más débil. En un contexto de envejecimiento y disminución de la población, que se ha convertido en un elemento central de las políticas y resultados macroeconómicos de Japón, los directores enfatizaron la necesidad de fortalecer las políticas de "Abenomics" que se refuerzan mutuamente y acelerar las reformas para lograr un alto crecimiento sostenido, una reflación duradera y la deuda pública sustentabilidad.

Los directores acordaron que la política monetaria debe seguir siendo acomodaticia mientras se mejora la coordinación con las políticas del sector financiero para mejorar la sostenibilidad del estímulo monetario y mitigar los riesgos para la estabilidad financiera. Destacaron la importancia de una comunicación clara de la orientación política a los mercados. Los directores consideraron que el marco actual de la política monetaria está funcionando bien dadas las circunstancias, aunque puede haber margen para explorar posibles opciones para fortalecer el marco a lo largo del tiempo con miras a mejorar aún más la flexibilidad y la credibilidad de la política.

Al observar los desafíos asociados con las bajas tasas de interés prolongadas y las crecientes presiones demográficas, los directores enfatizaron la necesidad de fortalecer proactivamente la resiliencia del sector bancario. Alentaron a las autoridades a considerar endurecer las políticas macroprudenciales y estar preparados para activar el amortiguador de capital anticíclico. También recomendaron que los esfuerzos continúen mejorando aún más la supervisión y regulación del sector financiero, el proceso de evaluación de riesgos y el conjunto de herramientas de política macroprudencial. Los directores se sintieron alentados por el progreso realizado en la implementación de las recomendaciones FSAP 2017. 

Los directores dieron la bienvenida al reciente paquete de estímulo fiscal y acordaron que una postura fiscal ampliamente neutral es apropiada para el corto plazo. Señalaron que un marco fiscal a mediano plazo que esté bien especificado y respaldado por suposiciones realistas ayudaría a garantizar la sostenibilidad fiscal, reducir la incertidumbre política y aumentar la confianza de los inversores y los consumidores. Los directores recomendaron la consideración de opciones para fortalecer aún más los efectos de redistribución de los impuestos, mejorar los incentivos para reducir el uso de energía y amortiguar el impacto del aumento de la tasa del impuesto al consumo en los más vulnerables. También destacaron la necesidad de reformar los programas de salud y seguridad social pública para mejorar la eficiencia del gasto, la sostenibilidad de las pensiones y la equidad intergeneracional.

Los directores acogieron con beneplácito la ambiciosa agenda de reformas estructurales destinadas a apoyar la reflación, la productividad, la oferta de trabajo y el crecimiento. Consideraron las reformas del mercado laboral como una prioridad, particularmente las medidas para mejorar la Reforma del Estilo de Trabajo de 2018 y aumentar la participación de mujeres, ancianos y trabajadores extranjeros.

Con respecto a la menor cantidad de población económicamente activa, hay que recordar que en 2019 Japón dejó ingresar algo así como 35 mil trabajadores extranjeros, algo muy poco habitual en esta nación. Las condiciones para estos migrantes, sin embargo, fueron duramente críticadas por ser muy espartanas, citando el caso de una mujer vietnamita embarazada que debía elegir entre marcharse del país o abortar, como reportó en su momento la Fundación Thomson Reuters

Los directores alentaron los continuos esfuerzos para suavizar las regulaciones en los sectores de productos y servicios, profundizar la reforma del gobierno corporativo y facilitar fuentes alternativas de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas. Elogiaron a las autoridades por promover la conciencia sobre el cambio climático y avanzar en las políticas de mitigación y adaptación.

Los directores tomaron nota de la evaluación preliminar del personal de que la posición externa de Japón en 2019 se considera ampliamente coherente con los fundamentos y las políticas deseables. Señalaron que se necesita un plan de consolidación fiscal a mediano plazo y reformas estructurales más audaces que respalden la demanda interna para mantener el equilibrio externo. Los directores también elogiaron a las autoridades japonesas por su compromiso de avanzar más en el multilateralismo.

"Los directores dieron la bienvenida al progreso en la lucha contra el lado de la oferta de la corrupción transnacional y alentaron nuevos pasos para mejorar la aplicación de los casos de soborno en el extranjero", concluye el documento oficial del FMI.

Comentarios