India lanza su presupuesto 2019

Viernes, 01/02/2019
Reuters

El gobierno de la India anunció su esperado presupuesto 209 este viernes: prometió US$10.560 millones para apoyar a los agricultores pobres del país y redujo la carga fiscal para la clase media, en un anuncio que se lee como la búsqueda del apoyo de los votantes antes de las elecciones generales.

De cara a las votaciones de mayo, el primer ministro Narendra Modi se enfrenta al descontento por las pérdidas del sector agrícola y las dudas generalizadas sobre sus políticas laborales, ya que recientemente se conoció que la cifra de desempleo llega al 6,1%, la más alta en 45 años.

Y con las encuestas de opinión que sugieren que el gobernante Bharatiya Janata Party (BJP) de Modi podría perder su mayoría parlamentaria, el gobierno entregó un presupuesto para apuntalar el apoyo en el campo, donde viven dos tercios de los indios, y a la clase asalariada que vive en los centros urbanos.

El presupuesto interino para 2019/2020 ofreció un apoyo directo en efectivo de US$85 rupias a 120 millones de pequeños agricultores y asignó más fondos para un plan de garantía de empleo rural y desarrollo rural, como la construcción de caminos y viviendas.

Compitiendo con una oposición que también ha pregonado las medidas populistas que limitan el presupuesto para apoyar a los votantes más pobres, el gobierno dijo que lanzaría un plan de pensiones para los trabajadores del sector no organizado, que emplea a unos 420 millones de personas.

Las propuestas presupuestarias también redujeron la carga impositiva para la clase media baja, eximiendo a las personas que ganan hasta US$7.000 del impuesto sobre la renta de un tope anterior de US$3.500.

Aún así, las medidas anunciadas este viernes van destinadas a poner dinero en los bolsillos rápidamente.

"Esto no es solo un presupuesto interino, es un vehículo para la transformación del desarrollo de la nación", dijo el Ministro de Finanzas en funciones Piyush Goyal a la cámara baja del parlamento, mientras los legisladores del BJP golpeaban sus escritorios y cantaban "Modi, Modi".

"La India está firmemente encaminada hacia el crecimiento y la prosperidad", dijo Goyal, quien entregó el presupuesto en lugar del Ministro de Finanzas Arun Jaitley, quien se encontraba en los Estados Unidos para recibir tratamiento médico.

Se espera que India crezca 7,2% este año fiscal, dijo Goyal, manteniendo su posición como una de las principales economías de mayor crecimiento en el mundo.

Pero un informe en el Business Standard de esta semana desmentía la tendencia alcista del gobierno sobre la economía. Concretamente, el medio dijo que el gobierno había estado reteniendo una encuesta oficial que mostraba que la tasa de desempleo de la India era la más alta en décadas.

Garima Kapoor, economista del banco de inversiones Elara Capital en Mumbai, afirma que el presupuesto favorece a los agricultores, los votantes de mayor edad, los trabajadores del sector no organizado, las pequeñas y medianas empresas y las familias de clase media.

"El presupuesto está claramente enfocado en el agro y con las elecciones en mente", dijo Kapoor.

El presupuesto interino para 2019/20 asignó US$8.450 millones para un programa de empleos rurales y US$.2676 millones para la construcción de carreteras en el campo.

Preocupación de las clasificadoras. Los grandes sorteos resultaron en un deslizamiento fiscal, para un gobierno que ha estado tratando de reducir su déficit.

El presupuesto pondría el déficit fiscal para el año que termina el 31 de marzo en 3,4% del producto interno bruto (PIB), ligeramente superior al 3,3% previsto.

Goyal estableció un objetivo de déficit del 3,4% para 2019/20, en lugar del objetivo anterior del 3,1%, pero continuó con el proyecto de que el déficit se reduciría al 3% en los dos años siguientes.

"En general, el gobierno presentó un presupuesto expansivo y priorizó el populismo por encima de la prudencia fiscal", dijeron los analistas del banco de inversiones Nomura en una nota, calificándolo de un presupuesto electoral.

El deslizamiento fiscal de la India también provocó una advertencia de la agencia de calificación crediticia Moody's Investors Service.

"Tomados en conjunto, realmente no es un buen augurio para sus objetivos de consolidación fiscal a mediano plazo", dijo Gene Fang, director gerente asociado del grupo de riesgo soberano de Moody. "Desde esa perspectiva, diríamos que, en general, es negativo para el crédito".

Pero Fang dijo que los anuncios del presupuesto no cambiaron la postura de la agencia de calificación en la India. Moody's califica a India en "Baa2" con una perspectiva "estable".

Los analistas se mostraron escépticos acerca de la capacidad del gobierno para cumplir con sus objetivos de déficit fiscal revisados ​​al alza para el año fiscal en curso y el próximo, y señalaron que las proyecciones de ingresos del gobierno, especialmente del impuesto a los bienes y servicios (GST) parecen optimistas.

"Sus estimaciones de ingresos parecen ser optimistas, particularmente en el frente de GST, que el gobierno está presupuestando a una tasa de crecimiento de alrededor del 18%", dijo Shashank Mendiratta, economista de IBM en Nueva Delhi, y agregó que el pronóstico parecía "muy agresivo".

Los rendimientos de los bonos de la India se dispararon en medio de las preocupaciones sobre el deslizamiento fiscal y los planes de endeudamiento del gobierno. El rendimiento del bono de referencia a 10 años subió 14 puntos básicos a 7,62%, mientras que la rupia se cotizó a 71,26 frente al dólar estadounidense, aproximadamente 17 milésimas (1 paisa=1 milésima de rupia) más débil que su cierre del jueves.

Sin embargo, los mercados bursátiles del país ganaron con la expectativa de que el presupuesto aumentaría el consumo. El índice NSE más amplio cerró con un alza del 0,6% a 10893.65.

Comentarios