Japón evalúa extender emergencia por COVID-19

Viernes, 01/05/2020
Reuters

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció este viernes que se inclinaba por extender el estado de emergencia del país durante aproximadamente un mes, ya que los expertos dijeron que las restricciones de coronavirus deberían permanecer vigentes hasta que el número de casos caiga aún más.

La emergencia expirará ahora el 6 de mayo, pero Abe dijo que la situación sigue siendo difícil y que se necesita una mayor cooperación de los ciudadanos japoneses, aunque tomaría una decisión final el 4 de mayo después de consultar con expertos.

"Gracias a los esfuerzos de nuestros ciudadanos, hemos logrado evitar una explosión de casos como se ha visto en el extranjero", dijo Abe a los periodistas el viernes por la noche. "Pero la situación médica sigue siendo difícil y debemos pedir una mayor cooperación de nuestra nación".

Agregó que estaba inclinado a extender el estado de emergencia durante aproximadamente un mes y que celebraría una conferencia de prensa para explicar su decisión.

El jueves, Abe advirtió a los ciudadanos que se prepararan para una "batalla prolongada" contra el nuevo coronavirus y fuentes políticas dijeron a Reuters que el gobierno planeaba alargar la emergencia durante aproximadamente un mes.

Abe dijo que basaría su decisión final en la recomendación de un panel de expertos, que dijo el viernes que aunque la cantidad de casos parecía estar disminuyendo, la situación no era tan buena como les gustaría.

"Por un tiempo, vamos a necesitar mantener estas políticas en funcionamiento", dijo el miembro del panel Shigeru Omi en una conferencia de prensa, y agregó que hubo variaciones regionales en los brotes y que el sistema médico en algunas áreas estaba luchando para hacer frente.

El ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura, dijo que los expertos también habían dicho que algunas regiones necesitaban mantener restricciones estrictas, mientras que otras podrían comenzar a aliviarlas. Abe dijo que consideraría este asunto al tomar su decisión final.

Japón ha confirmado más de 14.000 casos y 436 muertes por COVID-19, la enfermedad pulmonar altamente contagiosa causada por el nuevo coronavirus, según un recuento de NHK.

De los casos confirmados, más de 4.000 estaban en la capital, Tokio, con 165 nuevos reportados el viernes.

Pero existe la preocupación de que el limitado régimen de pruebas de Japón haya contado muchos casos probables de coronavirus, y teme que el sistema médico se vea forzado a cuidarlos.

El brote y la caída simultánea de la actividad empresarial están oscureciendo las perspectivas de la tercera economía más grande del mundo, lo que provocó pedidos de más gastos incluso después de que el Parlamento aprobó un presupuesto adicional para financiar un paquete de estímulo de $ 1.1 billones.

Los precios al consumidor en Tokio cayeron por primera vez en tres años en abril y la actividad de las fábricas nacionales disminuyó, según mostraron los datos el viernes, aumentando las preocupaciones por el brote de coronavirus que podría llevar al país a la deflación.

El gobierno ha pedido vigilancia durante las largas vacaciones de la Semana Dorada, normalmente un período pico de viaje, que se extiende hasta el 6 de mayo, llamando a las personas a quedarse en casa y reducir el contacto con los demás.

Abe declaró la emergencia el 7 de abril, inicialmente para Tokio y varias otras prefecturas después de un salto en las infecciones, y luego la extendió a todo el país.

Otorga a los gobernadores un mayor poder para decirles a las personas que se queden en sus hogares y pedirles a las empresas que cierren, pero en la mayoría de los casos no exige sanciones por incumplimiento, sino que depende de la presión social y el respeto tradicional por la autoridad.

Tokio ha visto una disminución en los casos reportados diariamente desde que alcanzó un pico de 201 el 17 de abril, con caídas adicionales en dos dígitos esta semana. Pero el gobernador de la ciudad, Yuriko Koike, advirtió a los residentes que no sean complacientes.

El viernes, la Fundación Nippon, una organización filantrópica, presentó el primer ala de un hospital de campaña construido en un distrito costero de Tokio.

Instalado en una arena construida para deportes paralímpicos, la instalación de 100 camas cuenta con alcobas que contienen una cama, taquilla y mesa separadas entre sí. Se colocarán otras camas en carpas y se expandirán según sea necesario, informó NHK.

El Comité Olímpico Internacional y el gobierno en marzo pospusieron los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de verano en Japón por un año, hasta julio de 2021, debido a la pandemia COVID-19

Comentarios