¿Japón más preocupado de su economía que de contener al coronavirus?

Miércoles, 18/03/2020
Reuters

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció este miércoles que formará un panel de ministros desde el jueves para diseñar un paquete para ayudar a la economía a resistir el impacto del brote de coronavirus.

Países de todo el mundo han estado preparando medidas más costosas para combatir las consecuencias globales de la pandemia de coronavirus que ha llevado a las economías a caer en recesión.

Las discusiones del panel japonés sentarán las bases para un paquete de estímulo que el gobierno planea lanzar en abril, que Abe había dicho que incluiría pasos "audaces y sin precedentes".

“Tenemos datos económicos. Pero nos gustaría tener una idea de lo que está sucediendo en el terreno "al escuchar a empresas, industrias y hogares que sienten el pellizco del brote de coronavirus", dijo el ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, en tanto, hizo hincapié en la determinación del banco central de facilitar nuevamente la política monetaria si la economía empeora aún más por las consecuencias de la epidemeia.

“Si lleva mucho tiempo contener el virus, eso podría tener un impacto severo en la economía. Si es así, por supuesto tomaremos medidas adicionales de relajación monetaria sin dudarlo ”, dijo el miércoles, manteniendo las expectativas vivas para otro episodio de estímulo tan pronto como el próximo mes.

El panel, que incluirá a Nishimura, el ministro de Finanzas, Taro Aso y otros, convocará a ejecutivos corporativos de una variedad de industrias afectadas por la epidemia, como hoteles, minoristas y trabajadores independientes, dijo el gobierno en un comunicado.

Cerca de 60 personas serán invitadas a hablar en siete rondas de reuniones, dijo Nishimura.

JJOO siguen en pie. La epidemia ha afectado a la economía de Japón, ya se está recuperando del aumento de los impuestos a las ventas del año pasado y la débil demanda mundial, lo que aumenta las posibilidades de una recesión y aviva la especulación de que los Juegos Olímpicos de Tokio pueden cancelarse o posponerse.

"No estamos haciendo ningún ajuste para posponer los Juegos", dijo el principal portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, haciendo hincapié en la resolución de Tokio de organizar el evento según lo planeado.

Hasta el miércoles por la mañana, Japón tenía 29 muertes y 868 casos de coronavirus, excluyendo los de un crucero que fue puesto en cuarentena cerca de Tokio el mes pasado y los retornados en vuelos fletados desde China, según un recuento de la emisora ​​pública NHK.

En un intento por cerrar los mercados, el Banco de Japón alivió la política monetaria al aumentar sus compras de activos de riesgo en una reunión de emergencia el lunes.

Pero eso hizo poco para cambiar el sentimiento del mercado agriado por las preocupaciones sobre el brote de coronavirus. El yen, buscado como un refugio seguro, subió y el promedio de acciones Nikkei de Japón cayó a su final más bajo desde 2016 el miércoles.

Dada la munición agotada del Banco de Japón, la responsabilidad recae ahora en la política fiscal para enfrentar el golpe de la epidemia que ha enfriado el consumo a través del cierre de escuelas, restricciones de viaje y cancelaciones de eventos, dicen los analistas.

A medida que la administración Trump contempla un estímulo de $ 1 billón, los legisladores del partido gobernante de Japón están pidiendo recortes de impuestos y un paquete de gastos de hasta US $ 280 mil millones, aproximadamente equivalente en términos de población. Abe ha dicho que tendrá en cuenta la propuesta.

"Es cierto que tenemos que tomar varias medidas audaces", dijo el ministro de finanzas, Aso, aunque descartó las propuestas de algunos legisladores para reducir la tasa del impuesto a las ventas del 10%.

También dijo que Japón no tenía un plan inmediato para ofrecer pagos en efectivo a los hogares, y negó un informe de los medios de que la idea podría llegar al paquete de estímulo.

Críticas a manejo de los casos. El contrapunto es que mientras la economía recibe toda la atención del gobierno, existe la sensación de que Japón solo está utilizando una sexta parte de su capacidad para detectar el coronavirus, incluso a medida que aumenta su capacidad para hacerlo, según muestran los datos del gobierno, lo que aumenta la preocupación de que no está haciendo lo suficiente para contener su brote.

La capacidad nacional para la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) ha crecido a 7.500 por día, en camino de alcanzar el objetivo de 8.000 por día para fin de mes.

Pero el número de pruebas realizadas ha sido en promedio 1.190 por día durante el último mes, totalizando 32.125, según datos del ministerio de salud. Eso se compara con más de 200.000 pruebas realizadas en Corea del Sur y 80.000 en Italia.

El ministerio dice que ha facilitado que los médicos ordenen las pruebas de PCR, por lo que las cifras del número de pruebas realizadas reflejan la discreción de los médicos.

"El hecho de que tenga capacidad, no significa que necesitemos utilizar esa capacidad por completo", dijo el martes el funcionario del ministerio de salud, Yasuyuki Sahara, en una conferencia de prensa. "No es necesario llevar a cabo pruebas en estas personas que simplemente están preocupadas".

Sin embargo, la declaración del ministerio de salud contrasta con un estudio realizado por la Asociación Médica de Japón, reportado por la emisora ​​pública NHK el miércoles, que 290 centros de salud han rechazado 290 pruebas de coronavirus solicitadas por médicos.

La organización del médico citó su encuesta nacional que muestra que las denegaciones ocurrieron en 26 prefecturas en un período de 20 días hasta el 16 de marzo, dijo NHK.

Japón ha tenido 868 casos confirmados de coronavirus y 29 muertes relacionadas, sin incluir los casos del crucero Diamond Princess, según el recuento de NHK el miércoles por la mañana. Los medios locales informaron una muerte adicional por la tarde.

El virus ha infectado a más de 180,000 personas y ha matado a casi ocho mil en todo el mundo con la propagación más grave que ahora tiene lugar en Europa después de que China, donde se originó el virus a fines del año pasado, controla su epidemia.

Si bien los médicos japoneses han llevado a cabo más de 32.000 pruebas, solo 16.484 personas se han hecho la prueba, dado que en uchas ocasiones se hacen varias veces.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que los países necesitan aumentar las pruebas. “Tenemos un mensaje simple para todos los países: prueba, prueba, prueba. Pruebe todos los casos sospechosos ”, recalcó.

El ministerio de salud de Japón se ha centrado en grupos de casos, con los más grandes alrededor de las megaciudades de Osaka y Tokio, y en las prefecturas de Hyogo, Hokkaido y Aichi.

El último mapa de conglomerados del ministerio muestra 13 de esas agrupaciones en todo el país.

Con el índice de pruebas bajo, los grupos invisibles pueden estar "aumentando rápidamente donde la contención está fallando", dijo Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud de la Población en el King’s College de Londres.

Para aumentar la vigilancia sin sobrecargar a los hospitales y médicos, Japón debe introducir el tipo de prueba de manejo que Corea del Sur ha implementado, dijo Shibuya.

Las autoridades de salud japonesas han dicho que no hay necesidad de pruebas de manejo, aunque NHK informó el martes que el ministro de salud, Katsunobu Kato, dijo que estaba abierto a la idea como una forma de mantener a las personas infectadas fuera de las salas de espera del hospital.

Estados Unidos y la mayor parte de Europa han promulgado prohibiciones de viaje y bloquean las principales ciudades para frenar la propagación del coronavirus.

Japón ha cerrado escuelas y cancelado muchos eventos deportivos, pero se ha abstenido de imponer restricciones firmes sobre viajes, negocios y restaurantes.

Sahara dijo que se podrían anunciar más medidas de contención después de una reunión el jueves de expertos en enfermedades infecciosas que han estado asesorando al gobierno.

"Estamos realizando investigaciones, recopilando datos", dijo Sahara. "Por lo tanto, no es que seamos complacientes o que seamos optimistas".

Comentarios