BoJ anuncia rebaja de tasas si el efecto coronavirus empeora

Martes, 18/02/2020
Reuters

Alrededor de diez mil japoneses vestidos solo con taparrabos desafiaron las temperaturas heladas durante el fin de semana para buscar en la oscuridad los afortunados talismanes de madera arrojados a la multitud, en un ritual que data de hace cinco siglos.

El ruidoso festival de "Hadaka Matsuri" significó una pelea de 30 minutos por dos codiciados símbolos de buena fortuna y prosperidad, en un evento que ya registra 500 años de tradición y que involucra peleas, sake y cerveza, además de una inmersión purificadora en piscinas de agua fría antes del inicio del festival. Todo en pos de uscar un año donde sonría la fortuna

Y bastante de esa buena suerte se va a necesitar en Japón por estos días. 

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dijo el lunes que el banco central consideraría un alivio adicional adicional si el brote de coronavirus amenazara significativamente la economía y las tendencias de precios de Japón, informó el lunes el periódico Sankei.

"Tendríamos que considerar los pasos de la política monetaria si (el brote del virus) afecta significativamente la economía de Japón", dijo Kuroda en una entrevista con el diario.

Kuroda calificó el brote de coronavirus como la "mayor incertidumbre" para la economía nacional y marcó "pasos de alivio adicionales sin dudarlo" si los riesgos económicos del virus aumentaron, dijo Sankei.

El virus ha matado a más de 1.700 personas en China, y ya ha afectado la economía de China, el mayor socio comercial de Japón, obstaculizando las cadenas de suministro para los fabricantes de automóviles a los fabricantes de teléfonos inteligentes y provocando que el número de compradores chinos que visitan Japón caiga.

La economía de Japón, la tercera más grande del mundo, se contrajo al ritmo más rápido en seis años en el trimestre de diciembre cuando la demanda interna se vio afectada por el aumento de los impuestos sobre las ventas, lo que subraya la naturaleza frágil de una economía al borde de una recesión.

Kuroda minimizó la posibilidad de que el crecimiento económico mundial y japonés en 2020 se retrasara significativamente con respecto al año pasado y se hizo eco de las opiniones de que la producción interna de China tocaría fondo este trimestre y se recuperaría de abril.

Sin embargo, dijo que mucho dependía de cuándo llegaría el punto máximo del brote, y agregó que el brote de SARS tardó seis meses en resolverse.

Muchos actores del mercado esperan que el Banco de Japón se mantenga firme en la política monetaria en el futuro previsible, salvo grandes perturbaciones económicas y un aumento en el yen lo suficientemente fuerte como para descarrilar una economía frágil.

El lunes, ante las noticias de una segura recesión, algunos economistas mostraron aprehensión por una mayor baja de tasas. "El gobierno ya ha tomado medidas para responder al aumento del impuesto a las ventas y la desaceleración posterior a los Juegos Olímpicos, por lo que no puede esperar más pasos en el frente fiscal", dijo Takeshi Minami, economista jefe del Instituto de Investigación Norinchukin.

"No hay mucho más que el BOJ pueda hacer ... La relajación adicional puede hacer más daño que bien a la economía".

Comentarios