Comercio entre China y América Latina recupera crecimiento

Miércoles, 01/11/2017
Agencia Xinhua

El volumen del comercio bilateral entre China y los países latinoamericanos llegó a US$166.780 millones en los primeros ocho meses del año, un alza interanual del 18 por ciento, según informó una fuente del Ministerio de Comercio chino.

En total, las exportaciones de China alcanzaron los US$83.530 millones, mientras que las importaciones se situaron en US$83.250 millones, cifras que significan subidas interanuales del 13,5 y el 22,8%, respectivamente, dijo Shao Yingjun, del departamento de asuntos de América del ministerio, durante el Foro de Medios de Comunicación China-Latinoamérica en Beijing.

Tras años de ralentizaciones en el crecimiento, especialmente tras dos años consecutivos de bajadas, el comercio bilateral entre China y los países latinoamericanos ha recuperado un incremento rápido este año y, además, las importaciones y las exportaciones fueron equilibradas, conforme a los datos oficiales del ministerio.

La estructura comercial se ha optimizado. Actualmente, las exportaciones de China a América Latina se concentran en productos de maquinaria y electrónicos y de alta tecnología, mientras que las importaciones desde los países latinoamericanos son cada vez más variadas, desde los tradicionales productos relacionados con la energía y los minerales hasta los agrícolas.

El desarrollo del comercio bilateral experimentó un proceso gradual, acumulativo y rápido. En 1979, el volumen del comercio bilateral era de US$1.260 millones. La cifra sobrepasó por primera vez los US$10.000 millones en el año 2000 para llegar a US$12.600 millones. En 2014, fue de US$263.600 millones, el récord histórico.

El año pasado China publicó el segundo libro blanco en materia de políticas respecto a América Latina, que indica que las relaciones económicas y comerciales bilaterales se deben basar en la cooperación comercial, financiera y de inversión.

De acuerdo con Yue Yunxia, experta del instituto de estudios latinoamericanos dependiente de la Academia de Ciencias Sociales de China, la cooperación económica y comercial bilateral ha entrado en una nueva etapa y los tres principales motores, los de la cooperación comercial, financiera y de inversión, están equilibrándose. América Latina sigue siendo el segundo mayor destino extranjero de inversiones de China y el país asiático se ha convertido en una importante y estable fuente de financiación para América Latina.

Cuando las empresas chinas invierten en esta región, crean oportunidades de trabajo e ingresos tributarios en el lugar de destino.

Los campos de inversión se están ampliando y van desde el petróleo, los minerales y la agricultura hasta sectores como el manufacturero, el financiero, el eléctrico, el transporte y el comercio electrónico, señaló Shao.

La construcción de zonas de libre comercio también ha promovido la cooperación bilateral económica y comercial entre China y los países latinoamericanos.

China ha firmado tratados de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica. Este año, se culminaron las negociaciones para la modernización del tratado entre China y Chile, el primer país latinoamericano que firmó un acuerdo de este tipo con el país asiático y que se ha convertido en la mayor fuente de importación de fruta fresca y en uno de los principales puntos de origen de los vinos que se introducen en el mercado chino, agregó Shao.

La investigadora Yue Yunxia cree que existen amplias perspectivas para la cooperación entre China y América Latina en los campos de la energía limpia, los materiales de construcción de nuevo estilo, el petróleo y la industria química, la automoción, el hierro y el acero, los productos agrícolas, la logística en puertos y la tecnología informática, entre otros. 

Comentarios