Ecuador busca una relación "pragmática"con China

Jueves, 15/03/2018
Agencia Xinhua

El nuevo embajador de Ecuador en China, Carlos Larrea, subrayó que la prioridad actual es imprimir pragmatismo a la relación bilateral, con un enfoque práctico en la promoción de las exportaciones, el turismo y la inversión extranjera directa.

"Las relaciones entre Ecuador y China se encuentran en el mejor momento", aseguró Larrea, quien asumió funciones como nuevo titular de la representación diplomática ecuatoriana en Beijing la semana pasada.

Larrea consideró la primera edición de la Exposición Internacional de Importaciones de China, que se celebrará en noviembre próximo en la ciudad oriental de Shanghai, una oportunidad para fomentar las exportaciones ecuatorianas a China.

Empresas provenientes de 120 países y regiones han presentado sus solicitudes para participar en la exposición, y se espera que más de 150.000 compradores procedentes de todos los rincones del mundo participen en este evento.

El sector exportador de Ecuador también tiene mucho entusiasmo por participar en la exposición, y el gobierno ecuatoriano dará todas las facilidades que tenga a su alcance para obtener su presencia masiva, según el embajador.

"Quisiera invitar a los exportadores ecuatorianos a estar presente aquí, noviembre va a ser un mes único, tenemos que aprovechar el esfuerzo político y financiero que hace el gobierno chino para abrir esta exposición al mundo", resaltó.

Larrea hizo hincapié en la competencia de productos ecuatorianos como el camarón, el plátano y las rosas. Ante la creciente demanda de los consumidores chinos por nuevos productos de mejor calidad, el diplomático manifestó que la calidad de Ecuador va a ser su "carta de presentación" en la exposición internacional.

El volumen comercial entre China y Ecuador sobrepasó los US$4.000 millones en 2017, un 27,7% más que en el año anterior, según estadísticas de las aduanas chinas.

Además, Larrea urgió a la firma de los protocolos fitosanitarios lo más pronto posible para permitir la introducción de productos ecuatorianos como la pitahaya, la quinua y el aguacate en el gigante mercado asiático.

Las previsiones apuntan a que China importará bienes por valor de ocho billones de dólares en los próximos cinco años. Durante ese período, el país atraerá US$600.000 millones de inversión extranjera, mientras que invertirá en el exterior US$750.000 millones.

Larrea recordó que Ecuador presentó un catálogo de inversiones valorado en US$33.000 millones que contiene proyectos en diferentes sectores, entre ellos una planta de fundición de aluminio y una refinería de cobre, durante la visita del ministro de Comercio Exterior del país sudamericano, Pablo Campana, el pasado septiembre.

Durante su visita, de seis días, Campana presidió varios salones de exposición en los que participaron empresarios chinos del sector inmobiliario, petrolero, energético y de las industrias básicas, así como operadores, directivos de bancos y fondos de inversión.

"Tenemos la seguridad de que en los próximos años las inversiones chinas en Ecuador se van a asentar en los proyectos de verdadero impacto en nuestro sector productivo", sostuvo Larrea.

En cuanto al turismo, Larrea señaló que su país ha aplicado varias medidas para fomentar el turismo con China, tales como la exención de visado y los programas de capacitación a los operadores turísticos en el uso del mandarín. "Yo veo una gran posibilidad de trabajo en el ámbito de turismo", afirmó.

El acuerdo sobre la exención de visado tanto para turistas chinos como ecuatorianos para estancias de menos de 90 días entró en vigor en agosto de 2016. En 2017, cerca de 30.000 chinos visitaron el país andino, casi dos veces el nivel de 2015.

Por otro lado, el diplomático ecuatoriano también propone una cooperación con China en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta para facilitar la conectividad en Ecuador y en América del Sur.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta, propuesta por China en 2013, busca tejer una red comercial y de infraestructuras que conecte Asia con Europa y África a través de las antiguas vías comerciales de la Ruta de la Seda en pos de la prosperidad y el desarrollo comunes.

Más de 100 países y organizaciones internacionales se han unido a la iniciativa, hasta la fecha.

En opinión de Larrea, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, además de demostrar la apertura para trabajar en aspectos esenciales como el comercio exterior y la inversión extranjera directa, también tiene componentes altamente cualitativos y humanísticos, como la reducción de la pobreza, la lucha contra el cambio climático, así como el bienestar del ser humano, "aspectos que nos permiten insertarnos correctamente".

Larrea, quien llegó a Beijing el primero de marzo, se impresionó con las bicicletas compartidas que van y vienen en la calle, que calificó de mecanismo muy potente para ayudar a combatir temas que son de preocupación global como el cambio climático.

Mobike, una de compañías líderes de las bicicletas compartidas de China, anunció a principios del mes su entrada en Chile, país que se convierte en el segundo latinoamericano donde se despliega la firma tras entrar en México en febrero pasado.

Hasta el momento, Mobike ha expandido su presencia a más de 200 ciudades en el mundo y cuenta con más de 200 millones de usuarios registrados. Opera una flota de más de nueve millones de bicicletas y genera 40 terabytes de macrodatos de transporte precisos cada día.

Este tipo de transporte ecológico y bajo en carbono será bien recibido en Ecuador, según Larrea.

"Me ha llamado poderosamente la atención el uso del pago electrónico, en Ecuador también se está implementando este sistema, aspiro a que China nos pueda dar sus experiencias y conocimientos para hacerlo más perfectible", agregó.

 "Trabajar con las grandes plataformas de economía digital de China es imperativo", concluyó el flamante embajador ecuatoriano.

Comentarios