El balance de la visita panameña a China

Lunes, 27/11/2017
Agencia Xinhua

La visita de Estado que del 16 al 22 de noviembre realizó a China el presidente panameño, Juan Carlos Varela, la primera de un gobernante de este país a la nación asiática, fue reconocida en general como histórica y de positivos augurios por analistas y representantes del sector privado en Panamá.

La visita ha sido un paso consecuente con el ritmo de avance en las relaciones diplomáticas establecidas entre los dos países el pasado mes de junio, y se han visto compromisos concretos a través de 19 acuerdos que potencian las posibilidades para ambas partes, afirmaron las fuentes en referencia al viaje del mandatario panameño.

Para el excanciller panameño Jorge Eduardo Ritter, la visita efectuada por Varela, acompañado de altos miembros de su administración y una delegación de cerca de 50 empresarios, significó "el inicio de una era en las relaciones diplomáticas de Panamá".

"Panamá, con un canal y puertos en ambos océanos (Atlántico y Pacífico) podrá potenciar el valor de la ruta interoceánica, de su posición geográfica, y el intercambio comercial y cultural al tratar en el nivel diplomático con el segundo mayor usuario del Canal", aseguró el también abogado, académico y exministro de Gobierno y Justicia, entre otros cargos.

A criterio de Eloy Alfaro, exembajador de Panamá en Washington, "la primera visita presidencial a China estrena con buen paso el seguimiento por la República de Panamá que corresponde al establecimiento formal de relaciones diplomáticas".

También "le da impulso a las nuevas relaciones para que con base a la estrategia nacional de los dos países (...) se identifiquen las coincidencias que les permitan cooperar en proyectos de interés común y beneficio mutuo", añadió Alfaro.

Para el también abogado y socio de la firma Tapia, Linares & Alfaro, "las recién estrenadas relaciones diplomáticas, y su aprovechamiento y desarrollo en distintas áreas de cooperación comercial, cultural y política con China, permitirán a Panamá un espacio interesante en términos de equilibrio geopolítico en el escenario internacional".

"La emergencia indiscutible de China como potencia comercial, que se ha propuesto como estrategia nacional expandir sus canales de comercialización al mundo entero, emulando la legendaria ruta de la seda, convierte a Panamá, con su canal ampliado y su situación geográfica estratégica, en aliado natural".

"Ese es un ejemplo de coincidencia entre las estrategias nacionales de ambos países que merece desarrollarse al amparo de las nuevas relaciones diplomáticas", conceptuó el exembajador Alfaro.

El presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Héctor Cotes, evaluó la visita "como un hecho histórico para Panamá, y que dejará como resultado suficientes oportunidades para Panamá, que deben ser beneficiosas para ambas partes".

Por otra parte observó que una vez firmados los acuerdos es de interés del sector privado panameño conocer mayores detalles para poder entender todas las implicaciones de lo acordado y así aportar de la mejor manera posible.

El representante del que es uno de los principales gremios del sector privado panameño dijo que  ven que Panamá jugará en esta relación el papel puerta de entrada hacia diversos países de América, lo que genera diversas oportunidades para el país.

Cotes reconoció entre los beneficios posibles en la relación con el país asiático los que puedan generarse para las reexportaciones de la ZLC, la Zona Libre de Colón, en el Caribe panameño y una de las principales zonas francas del mundo.

A su vez aclaró que entre otros beneficios también se encuentran los servicios de valor agregado alrededor del Canal de Panamá que se pueden ofrecer, incorporando a los buques que transitan diariamente.

Cotes observó que al ser catalogado durante esta visita Panamá con el estatus de nación más favorecida, dando a los buques del registro internacional panameño beneficios en tarifas portuarias y trato preferencial en los puertos en el país asiático, se prevé que inversionistas regionales tengan interés en instalarse en Panamá para poder acceder al mercado chino.

"También, en contra vía, no se descarta un interés de empresas chinas que quisieran estar en nuestro país para desde aquí poder reexportar al resto de América. Igual que un posible TLC, debemos poder entender los marcos legales dentro de esta nueva realidad en la relación entre ambos países. De esa manera vemos que las posibilidades son promisorias", sostuvo Cotes.

Juan Luis Correa, primer vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP),  consideró acertado el establecimiento de relaciones diplomáticas con China, apuntando que el país en 15 años será el más grande del mundo en cuanto a riqueza natural, población, Producto Interno Bruto y avances tecnológicos, subrayando que este podría usar a Panamá como centro logístico.

En cuanto a los acuerdos firmados, Ritter señaló que "es evidente que no se trató de una visita puramente protocolar, sino una que selló el rumbo de las relaciones entre ambos países para los próximos años, quizás décadas".

Jazmina Rovi, socia del bufete panameño Morgan & Morgan, estimó "excelente el resultado de la visita presidencial, no solo en términos de los acuerdos alcanzados, sino por la mayor hermandad entre los pueblos chino y panameño que la visita oficial ha propiciado".

Consideró "muy acertada la presencia del sector privado panameño en esta visita", que señaló permitirá rápidamente pasar a concretar los planes de desarrollo fijados por los gobiernos chino y panameño en los acuerdos firmados.

Carlos Ernesto González Ramírez, también socio de Morgan & Morgan, valoró la posibilidad de negociar un TLC con China, cuya factibilidad acordaron analizar ambos países, para dar estabilidad jurídica a las inversiones chinas en Panamá.

El TLC también agregaría "a la cartera de mercados con acceso preferencial un mercado que prácticamente duplica el acceso que tiene Panamá en la actualidad. Igualmente facilitará las exportaciones de ambas partes, fomentando de esta forma la inversión mutua", sostuvo.

Aseguró que "la estabilidad jurídica permite también a empresarios chinos acceder desde Panamá a casi todos los mercados de América y Europa, al tener Panamá ya una cartera de acuerdos de libre comercio con casi todos los países de occidente".

El presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), Inocencio Galindo, comentó entretanto que los firmados durante la visita de Varela son acuerdos marco, y que corresponde ahora en Panamá "arremangarse" y trabajar duramente para lograr los objetivos, incluyendo la llegada de inversiones a Panamá y el fomento del turismo.

Estimó importante el anuncio que se hizo durante la visita de Varela a China sobre la apertura en marzo próximo por parte de Air China de dos vuelos semanales entre China y Panamá, partiendo de Beijing y con una parada técnica en la ciudad estadounidense de Houston, como parte del objetivo de dar a conocer Panamá a más personas y seguir fomentando el turismo.

Comentarios