Firmas japonesas seguirán en China

Viernes, 13/09/2019
Reuters

La mitad de las empresas japonesas han visto sus ganancias perjudicadas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, aunque pocas empresas planean cambiar sus operaciones o las cadenas de suministro fuera de China todavía,.

Una encuesta corporativa de Reuters resalta el empeoramiento del daño colateral al comercio mundial, más allá de la inmediatarelación China-EE. UU., a partir de los aranceles que Washington y Pekín se han abofeteado mutuamente.

La guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo y una desaceleración global relacionada están perjudicando la producción y las exportaciones en Japón. La confianza de los fabricantes alcanzó un mínimo de seis años y medio en septiembre.

Washington y Beijing impusieron nuevos aranceles el 1 de septiembre en la última escalada, aunque los mercados financieros mantienen la esperanza de un avance en las conversaciones que se reanudarán a mediados de mes.

La encuesta mostró que el 45% de las empresas japonesas han visto sus ganancias afectadas en cierta medida por los aranceles entre Estados Unidos y China, mientras que el 6% se ha visto muy afectado. Alrededor del 42% de las empresas dijeron que apenas habían sido golpeadas, y el 7% no ve ningún impacto.

Eso es peor que una encuesta similar del año pasado que encontró que solo un tercio de las compañías japonesas se vieron afectadas, con un 58% de las empresas japonesas apenas afectadas por la guerra comercial y un 8% sin ningún impacto.

La última encuesta, realizada del 29 de agosto al 29 de septiembre para Reuters de Nikkei Research, encuestó a 504 empresas grandes y medianas, de las cuales 250 respondieron bajo condición de anonimato para hablar libremente.

Los gerentes corporativos se preocuparon por los efectos que iban desde exportaciones e inversiones hasta cadenas de suministro y un crecimiento económico más amplio.

"Me preocupa que (la guerra comercial) pueda desencadenar una depresión mundial", escribió un gerente de un fabricante de maquinaria eléctrica, respondiendo a las preguntas de la encuesta.

Un minorista también mencionó los temores de una recesión, que según el gerente podría perjudicar las ventas a los turistas chinos, una fuerte fuente de crecimiento para la expansión de posguerra más larga de Japón, y afectar gravemente el establecimiento de nuevos negocios en China.

"Espero firmemente que la confrontación entre Estados Unidos y China se resuelva rápidamente, ya que es un factor desestabilizador para la economía global y pesa sobre el sentimiento empresarial", escribió un gerente de un fabricante de maquinaria.

A pesar del daño hasta ahora, solo el 11% de las empresas japonesas dijeron que están considerando trasladar sus bases de negocios o cadenas de suministro fuera de China. Aproximadamente la mitad dijo que no tenía planes específicos para mudarse de China.

Sin embargo, dado que más de un tercio de las compañías dijeron que no tienen negocios relacionados en China, la proporción de compañías activas allí que están considerando mudarse es relativamente más alta.

Los países asiáticos fuera de China fueron, con mucho, el destino más popular para las empresas que se trasladan, seguidos de los que llevaron las operaciones a casa en Japón, con América del Norte y Europa rezagados como destinos, según la encuesta.

Comentarios