FMI: Corea del Sur necesita estímulo extra

Viernes, 29/01/2021
AsiaLink

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó el jueves que Corea del Sur siga aplicando políticas fiscales y monetarias acomodaticias, en un intento de acelerar la recuperación económica en medio de la pandemia.

Pese al creciente déficit presupuestario, el país también tiene margen fiscal para aumentar el apoyo focalizado a los ciudadanos y negocios que fueron afectados duramente por el brote del nuevo coronavirus, habría dicho Andreas Bauer, jefe de la misión del FMI en Corea del Sur, consignado por la agencia noticiosa Yonhap.

Un equipo del FMI, liderado por Bauer, desveló el resultado de sus reuniones anuales con el Ministerio de Economía y Finanzas, el banco central y otras instituciones de Corea del Sur sobre las situaciones económicas del país. 

En un comunicado de la institución, Bauer destacó los fundamentas macroeconómicos del país. “La economía coreana ha resistido la pandemia de COVID-19 comparativamente bien, respaldada por sus sólidos fundamentos macroeconómicos, una respuesta de salud pública oportuna y eficaz, y el despliegue de un conjunto integral de medidas fiscales, monetarias y financieras", explicó.

Como resultado, la contracción económica de Corea en 2020 fue significativamente menor que en la mayoría de las otras economías avanzadas, y se estima que el PIB real disminuyó en un 1%.

"La actividad se vio respaldada por las pujantes exportaciones de productos de alta tecnología y una fuerte inversión en maquinaria y equipo", agrega el experto en el comunicado.

A inicios de esta semana, el FMI revisó al alza el pronóstico de crecimiento de la economía surcoreana, para 2021, al 3,1% frente a su estimación del 2,9% que había hecho en octubre.

La economía surcoreana se contrajo un 1% el año pasado, lo cual supone el primer retroceso interanual desde la crisis financiera asiática de 1997-98, ante las repercusiones de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la contracción fue mucho menor en comparación con otras economías principales avanzadas, destacó Yonhap.

El FMI dijo que se estima que la cuarta economía más grande de Asia se recupere este año, respaldada por las fuertes exportaciones, aunque la incertidumbre económica derivada del brote del virus aún se mantiene elevada.

La organización, con sede en Washington, dijo que Corea del Sur tiene margen fiscal para elevar las transferencias focalizadas para los trabajadores y firmas afectados por la pandemia, y acelerar los planes de inversión pública.

Mencionó, mientras acogía con agrado las reglas fiscales propuestas por el Gobierno surcoreano, que el aumento, este año, del déficit presupuestario actual puede ser contrarrestado por la consolidación gradual en los años siguientes.

“Sobre la base de la respuesta exitosa al impacto del COVID-19, las prioridades para el período venidero serán nutrir la recuperación en curso y solidificar las bases para un crecimiento a mediano plazo más resiliente, ecológico e inclusivo", explica Bauer, quien añade que, dada la "considerable holgura económica y los riesgos a la baja para la recuperación, alguna acomodación adicional de la política fiscal y monetaria ayudaría a que la economía se normalizara más rápido y llevaría a los trabajadores desanimados de regreso al mercado laboral.

DEUDA PÚBLICA Y PIB

De acuerdo con el informe público del FMI, el presupuesto de 2021 apunta correctamente a mantener una postura de política fiscal acomodaticia, "pero hay margen para aumentar las transferencias dirigidas a los trabajadores y empresas afectados negativamente y acelerar los planes de inversión pública para apoyar la recuperación. Un déficit algo superior al presupuestado actualmente este año puede compensarse con una consolidación gradual en los años siguientes. En este contexto, la propuesta del gobierno de operar la política fiscal dentro de un marco de mediano plazo basado en reglas es bienvenida", consigna la comunicación.

Esto, porque según el análisis de la institución a política monetaria se relajó adecuadamente en 2020, lo que deja un margen para apoyo adicional para apuntalar la recuperación y acercar la inflación a la meta del Banco de Corea. "Esto podría lograrse mediante una modesta relajación adicional, mientras que las orientaciones futuras sobre el curso probable de la política monetaria también podrían ayudar a aliviar las condiciones financieras en la actualidad", opina Bauer.

“El sistema financiero se ha mantenido resistente en general. Las políticas macroprudenciales parecen estar establecidas de manera apropiada para mitigar los riesgos, pero deberían endurecerse aún más si el crédito de los hogares sigue aumentando de manera pronunciada.

“Los programas de apoyo financiero han sido fundamentales para sostener el crédito empresarial, especialmente para las pymes. Dado el impacto persistente de la pandemia, las autoridades están evitando apropiadamente una terminación prematura de estos programas. A medida que la economía se recupera, el enfoque del apoyo debería pasar de la provisión de liquidez a medidas específicas que promuevan la reestructuración y la solvencia empresarial.

Se estima que la deuda pública del país alcance, en 2021, los 956 billones de wones (865.200 millones de dólares), lo cual supone un aumento de US$ 150,8 billones frente al año pasado.

La proporción de la deuda nacional frente al producto interior bruto (PIB), un indicador de la salud financiera del país, alcanzará un 47,3%, en 2021, lo cual supone una tasa mayor que la registrada, justo por debajo del 40%, antes de la pandemia.

En octubre de 2020, el Ministerio de Economía y Finanzas desveló una propuesta que limitará la deuda del país al 60 por ciento de su PIB y el déficit fiscal al 3 por ciento a partir de 2025. La nueva regla está sujeta a la aprobación parlamentaria.

“El New Deal coreano representa una estrategia bienvenida para desarrollar nuevos motores de crecimiento en el mundo pospandémico y aumentar la inclusión. Las reformas que reducen las barreras de entrada y estimulan la competencia, especialmente en el sector de los servicios, y abordan las rigideces restantes en el mercado laboral pueden proporcionar un nuevo impulso al crecimiento potencial. El fortalecimiento de los precios del carbono para proporcionar incentivos sólidos para la inversión verde también será importante para lograr los objetivos del pilar verde del New Deal coreano" concluyeel reporte del FMI.

El BOK congeló, en enero, su tipo de interés de referencia en el mínimo histórico del 0,5%, después de realizar, en marzo y mayo de 2020, una reducción combinada de 0,75 puntos porcentuales. El banco pretende mantener la inflación anual al 2% a medio plazo.

Comentarios