Gobierno chino augura un buen 2019 para su economía

Martes, 05/02/2019
Agencia Xinhua

El fuerte impulso en el consumo de China y el amplio potencial para la inversión pueden representar una ventaja para el crecimiento económico global en 2019, cuando los observadores creen que habrá una mayor desaceleración.

Algunos economistas han exagerado los efectos secundarios de la desaceleración económica de China, pero esas opiniones no se sostienen y son engañosas.

China está cambiando su economía hacia un modelo de crecimiento más sostenible que se fortalece con el consumo, los servicios y la innovación, lo que significa grandes oportunidades para los países que puedan ofrecer productos y servicios de calidad.

Se espera que el consumo contribuya con el 65% del crecimiento económico de China en 2019 y que siga siendo el mayor contribuyente con un incremento esperado de 9% en las ventas minoristas totales en bienes de consumo, dijo Wang Bin, subdirector del Departamento de Operación de Mercado y Promoción del Consumo del Ministerio de Comercio durante una reunión reciente.

El fuerte impulso del consumo de China es una bendición para el mundo.

Un buen ejemplo es que durante la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés), realizada en Shanghai del 5 al 10 de noviembre de 2018, se alcanzaron contratos por 57.830 millones de dólares, beneficiando a 3.617 expositores extranjeros y a más de 400.000 compradores nacionales y extranjeros.

La segunda CIIE, programada para noviembre de 2019, será mejor que la sesión del año pasado, con más medidas de apertura. Shanghai pondrá en práctica 100 medidas para apoyar una mayor apertura este año. De acuerdo con el buró de la CIIE, más de 500 compañías de más de 40 países y regiones han confirmado su participación en la CIIE 2019. 

Las autoridades chinas prometieron el mes pasado una serie de medidas para impulsar el consumo como parte de los esfuerzos para apoyar la economía.

Optimizar la oferta de mercado e incrementar el consumo están jugando un papel mayor para enfrentar de manera efectiva la presión a la baja en la economía y mantener un crecimiento estable, indica un comunicado publicado después de una teleconferencia organizada por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el Ministerio de Comercio y la Administración Estatal de Regulación del Mercado.

La reunión se comprometió a alentar el consumo de automóviles y aparatos electrodomésticos de acuerdo con las situaciones locales, proporcionando un mayor apoyo político donde las condiciones lo permitan, y satisfacer la demanda de automóviles y aparatos electrodomésticos ecológicos e inteligentes.

La oferta de productos y servicios de alta calidad se incrementará, y el poder adquisitivo de los residentes se fortalecerá con medidas como deducciones especiales individuales del impuestos sobre la renta.

Con estables niveles de deuda, China tiene más espacio para inversiones efectivas con el fin de apuntalar el crecimiento, a la vez que también es previsible un mejor ambiente para los inversionistas extranjeros mientras que el país se abre más al resto del mundo.

Como la mayor parte de la deuda de China está cotizada en moneda local, y la deuda de sectores estratégicos a menudo es apoyada por el Gobierno central, es poco probable que ocurra una crisis financiera, dijo Credit Suisse en su informe sobre el panorama de inversión para 2019.

Con un estable crecimiento económico y acceso al mercado más fácil, China evitó el declive de la inversión extranjera directa global en 2018 para convertirse en el mayor receptor de inversión a nivel mundial.

En 2019, los negocios extranjeros obtendrán más beneficios de los continuos esfuerzos de China para ampliar el  acceso al mercado y para construir un mejor ambiente de negocios.

Uno de los punto destacados será una ley unificada de inversión extranjera que busca adoptar un modelo de trato nacional preestablecido con una lista negativa y la protección fortalecida de los derechos de propiedad para compañías con inversiones extranjeras.

La ley será sometida a deliberación en la próxima sesión plenaria de la Asamblea Popular Nacional, programada para iniciar el 5 de marzo.

Aunque el mundo atestigua un creciente proteccionismo comercial, el Gobierno chino apoya una economía mundial abierta e inclusiva, hace esfuerzos para ampliar el acceso al mercado, mitiga las restricciones de capital extranjero y reduce los aranceles a la importación. 

El impulso de la reforma de China se ha mantenido. En los cinco años pasados, el país ha realizado por lo menos 45 reuniones de alto nivel sobre el avance de las reformas, durante las cuales se han generado 400 documentos y 1.932 planes de reforma. Fin

Comentarios