Incierto panorama en Japón

Viernes, 28/09/2018
Reuters

La producción industrial de Japón creció en agosto por primera vez en cuatro meses gracias a que algunas fábricas reiniciaron su actividad tras un periodo de fuertes lluvias e inundaciones, pero la incertidumbre sobre el resultado de las negociaciones comerciales entre Japón y Estados Unidos oscurece el panorama.

Un informe del Ministerio de Comercio publicado el viernes mostró que la producción fabril creció en agosto un 0,7% respecto al mes anterior, menos que la mediana de estimaciones de economistas de un alza del 1,5% y tras la caída del 0,2% en julio.

Además, los empresarios manufactureros encuestados por el ministerio estiman que la producción crecerá un 2,7% en septiembre y un 1,7%  en octubre.

La producción industrial debería continuar creciendo en el futuro pues la demanda de productos japoneses sigue siendo firme tanto en lo doméstico como en lo internacional, pero la posibilidad de que Japón traslade más producción automotriz a Estados Unidos es un riesgo a la baja.

En tanto, un informe separado mostró que la tasa de desempleo bajó en agosto a 2,4% desde 2,5% el mes anterior.

Sin embargo, pese a la solidez de la economía nipona y al bajo desempleo, la inflación no logra despegar.

El índice de precios al consumidor en Tokio -que incluye productos petroleros pero excluye alimentos frescos- subió un 1% interanual a septiembre, contra el 0,9% que esperaban economistas y a medio camino de la meta del banco central japonés, del 2%.

Por último, las ventas minoristas japonesas se incrementaron un 2,7% en agosto respecto al año anterior, comparado con una mediana de pronósticos de un alza del 2,1%.

Negociaciones comerciales. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, acordaron esta semana iniciar negociaciones comerciales en un arreglo que, por ahora, protege a las automotrices japonesas de aranceles extras, vistos como una amenaza importante para una economía de perfil exportador.

Sin embargo, existe un persistente temor a que Japón tendrá que reducir drásticamente sus exportaciones de autos al mercado estadounidense e incrementar la cantidad de autos que produce en Estados Unidos para cumplir con el objetivo de Trump de crear más empleo y recortar el déficit comercial de su país.

Comentarios