India se encamina a ser la economía con mayor crecimiento durante 2021

Jueves, 02/09/2021
Telam

India se encamina a liderar el crecimiento de las economías mundiales durante 2021, de acuerdo con diversos analistas, gracias a un crecimiento mejor de lo esperado en las manufacturas y un ritmo robusto en la campaña de vacunación por la Covid-19.

De esta forma, se espera que el país crezca un 9,2%, según una encuesta realizada a economistas por la agencia de noticias Bloomberg, lo cual representa el mayor ritmo de crecimiento en las principales economías del mundo.

Según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe de "Perspectivas Económicas Mundiales" (World Economic Outlook) mientras que la economía global y las denominadas avanzadas crecerán a un promedio de 6% y 6,3% respectivamente durante 2021, India lo haría en un 9,5%.

Los datos reflejan dicha recuperación: el Ministerio de Estadísticas e Implementación de Programas de ese país anunció el martes un aumento récord del PBI de 20,1% interanual en el periodo abril-junio, impulsado por la construcción y la industria manufacturera.

Tras un primer trimestre de recuperación, el país atravesó una dura ola de rebrotes entre marzo y principios de junio de este año, que provocó picos de más 4.000 muertos por día, si bien el Gobierno local evitó establecer una nueva cuarentena nacional.

India, un país de 1.400 millones de habitantes que fue la segunda nación del mundo más golpeada por la pandemia después de Estados Unidos con 439.341 muertes y 32.850.063 casos registrados a la fecha.

Durante la semana pasada alcanzó las 600 millones de dosis contra el coronavirus, con una campaña de vacunación que aceleró su ritmo en las ultimas semanas.

Pese a que sólo 15% de la población posee ambas dosis, se prevé alcanzar con el cuadro completo a la mitad de la población para fines de este año.

“El daño económico parece ser menor al previsto anteriormente” señaló a Bloomberg Rahul Bajoria, economista en jefe sobre India en el banco inglés Barclays, y añadió que “con la segunda ola bajo control, parece haber una rápida recuperación”.

Si bien, como consecuencia de la segunda ola, las proyecciones para la economía fueron modificadas a la baja (el FMI originalmente previa un alza de 12,5% en abril), el impacto de las restricciones fue menos severo que el año pasado (donde se impuso uno de los confinamientos más severos en el mundo), y la demanda se mantiene con fuerza.

Para Raghuram Rajan, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago, si bien hay cierta “demanda reprimida” en la economía india, también hay "cicatrices" especialmente en la clase baja y las pequeñas empresas, donde se espera un repunte en la demanda “más limitado”.

Los gerentes en las industrias locales indicaron un repunte en la actividad manufacturera en julio: el índice PMI del instituto IHS Markit subió de 48,1 a 55,3 puntos, una cifra que indica expansión al ser superior a 50.

Del mismo modo, las exportaciones de la tercera economía asiática (que componen un quinto de su PBI), también crecieron durante los últimos ocho meses, lo cual indica una fuerte demanda global por sus bienes y servicios.

El riesgo de una posible tercera ola alejó al banco central de ese país de modificar su política monetaria expansiva manteniendo sus tasas de referencia a un mínimo del 4%: el Gobernador de la entidad Shaktikanta Das manifestó la semana pasada que las medidas no se iban a modificar de forma sorpresiva, pese a las presiones inflacionarias.

En ese sentido, el primer ministro Narendra Modi planea complementar el estimulo monetario con medidas fiscales. Su gobierno prevé financiarse durante los próximos cuatro años en US$ 81,9 mil millones arrendando activos de la infraestructura estatal para, de esta forma, financiar nuevos gastos de capital sin aumentar el déficit.

Comentarios