La guerra comercial y las distorsiones en las cadenas globales de valor

Viernes, 28/06/2019
Agencia Xinhua

El alza de los aranceles provoca una distorsión en las cadenas globales de valor, con la que nadie gana, afirmó el académico de la Universidad de Santiago de Chile, Francisco Castañeda.

El experto recalcó que el alza de aranceles de Estados Unidos contra los productos chinos afecta “negativamente” a la demanda de materias primas, situación que perjudica a economías pequeñas y abiertas como la chilena.

Castañeda apuntó que la guerra comercial impone un mayor costo a las empresas que están en localizaciones geográficas distintas a las de sus productos, indicó.

Comentó que en la actualidad las economías mundiales están integradas a través de cadenas globales de valor, donde, ejemplificó, productos estadounidenses usan insumos de empresas que están en China y viceversa.

“Para producir relojes, productos electrónicos, zapatos, se utilizan insumos de China de empresarios de Estados Unidos”, complementó, explicando que los productores deben pagar aranceles más altos y eso se traduce en una menor competitividad que afecta a las cadenas globales de valor.

Por esta razón, un alza de los aranceles provoca una distorsión en las cadenas globales de valor en la que “nadie gana”, remarcó.

“Lo importante de la cadena global de valor es que el producto no pertenece a un país”, precisó, ya que es producido en diferentes localizaciones geográficas.

Desde el punto de vista de la economía chilena, Castañeda detalló que las fricciones comerciales traen costos que afectan al crecimiento del país sudamericano.

Según diferentes analistas, resaltó el experto, “un tercio de la menor proyección del crecimiento (chileno), sería por esta guerra comercial que se ha traducido en una caída del precio del cobre”.

Los primeros socios comerciales de Chile son China y Estados Unidos y el cobre es su producto principal, el cual sostiene a la economía del país sudamericano.

“La guerra comercial es una mala noticia para la economía chilena definitivamente”, lamentó.

Agregó que “China está abarcando espacios globales en los que Estados Unidos ha ido quedando rezagado. El posicionamiento de China en América Latina es cada vez más fuerte, ya sea como inversionista o como socio comercial”.

Estados Unidos impuso un arancel del 25% contra importaciones chinas por valor de US$250.000 millones en mayo, y ha amenazado con imponer aranceles adicionales contra importaciones chinas por valor de otros US$300.000 millones.

Además, Estados Unidos ha incluido en la lista negra a una serie de compañías tecnológicas chinas que hacen negocios en ese país.

“Trump es un negociador muy duro, da vuelta a la mesa, tira el mantel y después dice: conversemos”, comentó Castañeda, aseverando sin embargo que cree que al final habrá un acuerdo.

Sobre el bloqueo tecnológico de Estados Unidos a la empresa de telecomunicaciones china Huawei, reflexionó que se trata de un caso de “competencia desleal”.

“Los consumidores tienen que optar por los productos que sean mejores de acuerdo a sus intereses económicos o con sus preferencias tecnológicas”, apostilló.

Complementó que las acciones de Estados Unidos son “simplemente una competencia desleal respecto a una empresa que ha hecho avances tecnológicos interesantes y que se ha traducido en bajos costos para los consumidores”.

“Eso va absolutamente en contra de las reglas del juego del libre comercio”, remató.

Comentarios