Los dilemas prácticos de la Fase 1 para China

Miércoles, 15/01/2020
Reuters

Los comerciantes y analistas de productos básicos están luchando para determinar cómo China alcanzará las cantidades sorprendentes que se compromete a comprar a los Estados Unidos en la Fase 1 de su acuerdo comercial.

China se ha comprometido a comprar US$50 mil millones más en suministros de energía de los EE. UU., y aumentará las compras de productos agrícolas de ese mismo país en unos US$ 32 mil millones en dos años por encima de la línea de base de US$ 24 mil millones de 2017, según una fuente informada sobre el acuerdo que se firmará este miércoles en Washington.

El acuerdo también estipula compras de US$ 80 mil millones adicionales en productos manufacturados.

Esos totales ciertamente reducirían la brecha comercial anual de aproximadamente US$ 300 mil millones entre los países.

Sin embargo, los analistas que estudian los flujos de productos chinos siguen siendo escépticos de que Beijing pueda absorber tales cantidades de bienes estadounidenses sin amenazar los lazos comerciales con otros proveedores, perjudicar a sus propios productores nacionales y realizar cambios sustanciales en los estándares y las cuotas de importación.

"O bien China aumenta enormemente las importaciones y reduce el superávit en cuenta corriente del actual 1.5% del PIB, o se involucra en el desvío del comercio de los proveedores actuales de bienes que compiten con los Estados Unidos", dijo Alicia García Herrero, Economista Jefe de Asia Pacífico en Natixis en Hong Kong "Veo este segundo escenario como mucho más probable".

China tendrá que incluir los envíos de crudo estadounidense, gas natural licuado (GNL) e importaciones de materias primas petroquímicas como etano y gas licuado de petróleo (GLP) para cumplir el objetivo, dijeron fuentes comerciales y analistas chinos.

Pero seguiría teniendo dificultades a menos que se firmen nuevos acuerdos de suministro que desplacen a otros exportadores, dijeron.

El objetivo de US$ 50 mil millones es "demasiado agresivo y poco probable de alcanzar", dijo Seng Yick Tee, analista de SIA Energy en Beijing, y agregó que las exportaciones de productos energéticos de los Estados Unidos a China fueron de aproximadamente uS$ 8 mil millones en 2017 y 2018.

"Para lograr US$ 25 mil millones al año, todas las importaciones deben triplicarse".

Gavin Thompson, vicepresidente de Asia Pacífico en Wood Mackenzie, se sorprendió por la cifra de energía, ya que significaría que los aranceles sobre el crudo estadounidense y las importaciones de GNL tendrían que eliminarse, particularmente para que el GNL sea competitivo.

La calidad, más que la cantidad, puede ser otro obstáculo.

"La mayoría de las refinerías chinas fueron diseñadas para procesar crudo medio ácido, pero el petróleo de Estados Unidos es principalmente ligero y dulce", dijo Tee de SIA, refiriéndose a la densidad y las cantidades de azufre en el crudo, que determinan los tipos de combustibles que se pueden refinar.

La promesa de aumentar las importaciones agrícolas de los EE. UU. en más de US$ 30 mil millones en dos años es "impactante", ya que ese incremento es más que el valor de los productos agrícolas que ha comprado a los EE. UU. en un solo año, dijo un comerciante de granos con sede en China.

"Tendría (más) sentido si los US$ 32 mil millones es el número total, no el número aumentado".

Una cifra tan grande en dólares fijos de un productor también correría el riesgo de interrupciones en el suministro y distorsionaría los precios internacionales de los cultivos, dijo Iris Pang, economista de la Gran China en ING en Hong Kong.

“Los precios de los productos agrícolas del resto del mundo podrían ser más baratos, especialmente después de que China redujo los aranceles de importación (en enero). Entonces, incluso después de que se eliminen los aranceles de represalia, Estados Unidos no tendrá una ventaja competitiva sobre otras economías ", dijo.

Los comerciantes también cuestionaron qué productos podría comprar China a los Estados Unidos ya que la peste porcina africana ha reducido la demanda de soja para la alimentación animal y las cuotas para proteger a los agricultores nacionales limitan las importaciones de granos.

"China seguramente comprará más soja, digamos, de 30 a 40 millones de toneladas. (Para) el trigo, tal vez podamos aumentar las compras dentro de la cuota de importación ”, dijo un comerciante con un importador chino de granos.

Un comerciante de grano dijo: "Si dicho volumen (de productos) llega a China, será un desastre para nosotros (en el mercado interno)".

Comentarios