Malasia apuesta por un banquero para mejorar su economía

Lunes, 09/03/2020
Reuters

El nuevo primer ministro de Malasia, Muhyiddin Yassin, nombró a un banquero de alto rango como ministro de finanzas en su nueva administración el lunes, buscando calmar los nervios vinculados a la agitación política interna y los temores de recesión global sobre el coronavirus.

Juramentado hace una semana, Muhyiddin emergió al frente de una nueva coalición después de días de caos político tras la abrupta renuncia del veterano líder Mahathir Mohamad el mes pasado.

Si bien Mahathir había liderado una coalición multiétnica, el nuevo pacto de Muhyiddin está dominado por partidos conservadores y malayos étnicos, en particular la antigua Organización Nacional Malasia Unida (UMNO), que fue derrocada en las elecciones de 2018, y el islamista Parti Islam Se-Malaysia ( PAS).

El nombramiento del director ejecutivo del Grupo CIMB, Tengku Zafrul Tengku Abdul Aziz, es histórico: se trata de la primera vez que un no-político es nombrado ministro de finanzas.

Muhyiddin dijo que la decisión de nombrar a Zafrul, quien ha liderado el CIMB desde 2015 y es un ávido ciclista y competidor de Ironman, fue parte del objetivo de crear "un gabinete que cumpla".

CIMB anunció la renuncia de Zafrul de todos los puestos en el banco con efecto inmediato.

"Tal vez el gobierno quiera aprovechar su relación con los gestores de fondos extranjeros y los banqueros: son partes interesadas importantes para atraer inversiones al país", dijo Adib Zalkapli, director de Malasia del Bower Group Asia.

Se espera que la nueva coalición Perikatan Nasional o de la Alianza Nacional de Muhyiddin dirija políticas a favor de la mayoría malaya étnica del país, pero la tarea inmediata del gobierno será proteger a la economía centrada en las exportaciones del impacto del coronavirus.

Malasia ha reportado hasta el momento 99 infecciones.

El gobierno ha reducido su pronóstico de crecimiento para este año y anunció un paquete de estímulo de 20 mil millones de ringgit ($ 4,76 mil millones). La economía creció a su ritmo más lento en una década en el cuarto trimestre.

La fuerte caída de los precios mundiales del petróleo, que se intensificó el lunes, también será un lastre para el país, el tercer mayor exportador mundial de gas natural licuado. Otra preocupación es su disputa diplomática con India, el mayor comprador de aceite de palma de Malasia.

Muhyiddin también anunció cuatro nuevas carteras de altos ministros para supervisar la economía, la seguridad, el desarrollo de infraestructura y la educación. Se dividieron entre su partido, UMNO y los que apoyaban su nueva coalición.

"Con estos ministros de alto rango, no hay necesidad de nombrar un viceprimer ministro", dijo Muhyiddin en una conferencia de prensa.

Los cuatro ministros principales incluyen a Azmin Ali, quien fue visto como una figura importante detrás del cambio de gobierno. Supervisará el comercio internacional y la cartera de la industria.

Más temprano el lunes, la oficina del primer ministro anunció el nombramiento de Azam Baki como el nuevo comisionado en jefe de la Comisión Anticorrupción de Malasia, luego de la renuncia de Latheefa Koya la semana pasada tras la renuncia de Mahathir.

El fiscal general Tommy Thomas, quien presentó cargos de corrupción contra Najib y otros miembros de la antigua administración del ex primer ministro, renunció la semana anterior. Desde entonces ha sido reemplazado por el ex juez de la corte federal Idrus Harun.

En su primera semana como primer ministro, Muhyiddin ya había enfrentado críticas después de posponer el inicio de los procedimientos parlamentarios por dos meses en medio de los esfuerzos de Mahathir y la oposición para desafiar a su gobierno con un voto de confianza.

Comentarios