Mauricio Benítez, Country Desk Chile China: "Cuando los países Latam actuamos como bloque, todos ganamos"

Viernes, 03/05/2019
America Economia

¿Cómo se llegó a establecer el Chile Desk en China?

Tuve la fortuna de vivir en China desde 2015 a 2018, cuando con DBO abrimos oficina en Shanghai. Actualmente tenemos operando 20 profesionales en China y en los últimos años hemos estado colaborando en todas las iniciativas de promoción comercial, tipo Chile Week, y trabajando con chilenos y latinoamericanos que están operando con China. A fines de abril, se hizo un nuevo ProChile Innovation Summit, en Beijing, con una comitiva de primer nivel encabezada por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, y que consideró a diversas empresas aglutinadas por SOFOFA.

¿Por qué son necesarios estos country desks?

Fue una apuesta certera hace 4 años ya con la apertura de la primera auditora en Shanghai. Fuimos la primera auditora en realizar esta posibilidad de trabajar in situ en China, prestando servicios a chilenos y latinoamericanos en China y conociendo los chinos cara a cara, conociendo su cultura. Eso permite entender qué necesitan a la hora de hacer negocios, entender sus modismos, si uno no está allá es muy difícil de detectar, uno desde Chile no puede hacerlo. Entonces, tanto lo cultural como lo coyuntural es relevante. Y ciertamente el tema de la inmediatez, hace más efectiva la comunicación con ellos, dado que la diferencia horaria de 12 horas promedio es demasiado. Malamente podría coordinarse algún hecho o problema cuando uno está durmiendo y el otro despertando.

¿Qué casos de éxito se podría destacar?

Hay varios: tenemos operando en China a más de 30 empresas chilenas. Son varias las empresas que operan, tanto chilenas con oficinas de representación o bien compañías con subsidiarias operando en China y les ha facilitado el tener a profesionales con conocimiento en China, chilenos, entregando servicios legales, financieros, tributarios... La necesidad de servicios para empresas de ambos países ha sido intenso y de crecimiento exponencial los últimos 4 años. Yo constato que vivimos un momento histórico de nuestras relaciones, que solo se consolida con transparencia fiscal y la cooperación internacional entre jurisdicciones tributarias, donde las empresas multinacionales e instituciones financieras que operan de forma transfronteriza requieren de ello.

¿Cuál es el valor agregado de un country desk en una instancia donde Chile tiene una organización como ProChile o donde se habla de que el e-commerce te permite saltar intermediarios y hacer todas las gestiones vía remota?

Existen una serie de cosas que son intrínsecas a los negocios. Una empresa chilena que va a China se va a encontrar con un ProChile con atribuciones hasta ciertos aspectos, pero faltan herramientas. Por ejemplo, en China no hay una asociación gremial o una cámara de comercio – salvo la que recién se está incorporando que aglutina a las empresas – y ProChile ve el tema marca país. InvestChile está pensando en colocar una oficina en China continental, aún no lo hace, pero también falta ese tema. Direcon también, pero el country desk, al estar in situ en China, permite que las preguntas que van a tener chilenos, latinoamericanos, en China, van a ir radicadas exclusivamente a un tema profesional, de asesoría y consultoría que va más allá de lo que puede entregar un organismo gubernamental. Es tener consultores, auditores, allá, que hablen la misma cultura, idioma, y en ese sentido el agradecido es el empresario chileno allá, porque los organismos gubernamentales llegan hasta ciertas etapas y el resto ya es iniciativa privada, y la iniciativa privada necesita de apoyo privado, y en ese caso, en ese sentido, nosotros estamos ahí para ayudarles.

¿Podrías dar ejemplos?

La contabilidad china es muy distinta a la chilena y pasa lo mismo en temas legales… por ejemplo, en el convenio para evitar la doble tributación, tal vez (el gobierno) está en las reuniones de negociación, pero después tienen que dar un paso al costado para dejar a los privados desarrollar el comercio, que el privado entienda a cabalidad los beneficios del convenio y ahí necesitan asistencia y asesoría técnica. Entonces, yo diría que son complementarios los roles del Estado y de un desk. En lo más práctico, prestamos asistencia en la instalación y operaciones de compañías chilenas en China, procesos de Due Diligence, asesoría en procesos u operaciones de M&A; Precios de Transferencia y Joint Ventures; asistencia legal, planificación y cumplimiento tributario; asuntos de expatriados, auditoría externa, control interno, Fintech y transformación digital.

¿Cómo se están organizando las empresas chilenas en China para formar una Cámara de Comercio?

Sí, son cerca de 10 a 15 empresas que hicieron una solicitud al ministerio de asuntos civiles de China, al gobierno central, a efectos de ser autorizados para operar como Cámara de Comercio, de Chile en China, y sería la primera cámara de su tipo en China continental. Las ONG y asociaciones gremiales son mirados con lupa por el gobierno, ya que ellos cuidan el tema de la información, del conocer qué están haciendo organizaciones foráneas en China, entonces ha sido un largo proceso. Están ya esperando las últimas autorizaciones por parte del gobierno central chino, pero ya se están organizando, porque se necesita la unión. Otros países (allá) ya lo hacen. Hay que comprender que estando allá en China, Chile compite (con otras naciones), es uno más, tiene buenas ventajas comparativas con respecto a los vecinos que operan allá, sin embargo, hay que marcar la diferencia y una de esas cosas es protegerse uno mismo como país, como economía.

¿Existe mucha rivalidad entre naciones latinoamericanas allá?

En un inicio yo vi mucha rivalidad, (ya que) siempre Chile ha ido a la vanguardia. Nos miraban con recelo y nosotros teníamos que estar un poco a la defensiva. Pero hace un corto tiempo (los países latinoamericanos) estamos tratando todos de actuar como bloque. Tenemos que pensar que somos países muy pequeños, Chile tiene 18 millones y eso es una ciudad ni siquiera mediana en China. Lo que he visto recientemente es que nos estamos asociando en bloque. Al asociarnos con países de la región Latam hemos visto que todos ganamos. Al actuar como bloque nos miran como los 500 millones que somos como región, y no como los 18 o 30 millones que tiene cada país (por separado) Nos van a mirar como una gran economía y yo creo que (eso) lo han entendido todos los países y por eso se han alineado para efectos tanto de negociar como bloque y tener una contraparte válida para sentarse a negociar a la mesa con un gigante asiático de 1,3 billones de habitantes, y se ha notado este cambio. 

Es casi imposible no preguntarse si la guerra comercial China-EE.UU. afectará los intereses comerciales de Chile y otras naciones Latam...

En el tema de guerra comercial, yo diría que para Chile no ha afectado mayor medida las relaciones comerciales ni de inversión extranjera directa, ya que afortunadamente la relación con China en el caso de los chilenos es bastante robusta. Hay que pensar que como país nosotros reconocimos a China como Estado democrático, el ingreso en la OMC, fuimos los primeros en firmar un TLC con China, también fuimos el primer país que lo modernizó, este año desde 1 de marzo es el TLC más moderno del mundo, y hay que agregar también que tenemos un convenio para evitar la doble tributación que existe, que es de fácil aplicación, el que permite que las inversiones bilaterales no se sobrecarguen tributariamente y sea más eficiente la inversión recíproca. Entonces, yo creo que no llega a ribetes económicos, comerciales y de inversión, sin embargo hay un tema político, ahí podrán haber temas de guerra comercial, pero raya para la suma yo diría que ha sido beneficioso esta relación Chile-China y, por sobre todo, tener una oficina ahí donde están las inversiones, donde está el comercio ha sido para las empresas, en el día a día.

La relación entre ambos países goza de muy buena salud. Y sin duda, 2019 va a ser un año de consolidación de la inversión China, tanto en Chile como en la región, sobre todo en lo que respecta al desarrollo de inversiones de infraestructura de trenes y caminos para efectos de conectar a ese país con Latinoamérica. Asimismo, otro tipo de conexión entre las regiones irá de la mano de los desarrollos tecnológicos, que ofrecen por ejemplo el Fintech y Blockchain de China.

Comentarios