Max Carvalho, Orange Business Services: “El dominio de los puertos chinos no es ninguna sorpresa”

Sábado, 13/11/2021
Gwendolyn Ledger

Max Carvalho, el director de Soluciones para América Latina de Orange Business Services, abordó con AsiaLink el tema de los puertos, especialmente de Asia y su ordenamiento, en relación con los atascos que se producen y las demoras que generan en el comercio con América Latina, región donde tienen presencia directa en Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Perú y México. Además, de un Centro de Soluciones y Soporte, en Río de Janeiro.

Su firma ofrece soluciones que aceleran la transformación digital y la capacidad de TI para respaldar los negocios el caso específico del sector logístico y marítimo.

“Las herramientas digitales como la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) pueden ayudar a transformar a las empresas, mejorando la previsibilidad y la agilidad, y de esa manera hacerlas más resilientes”, asegura.

De acuerdo con el ejecutivo, la inteligencia en tiempo real ayuda a adaptar flotas, puertos, depósitos, centros de transporte y operaciones de logística de entrada y salida a las cambiantes expectativas de los clientes y las condiciones del mercado.

Así, servicios como IoT, conectividad y movilidad, soluciones de análisis de datos e inteligencia artificial y plataformas de colaboración son globales y transversales, y permiten aumentar la agilidad y la resistencia de las cadenas de suministro en todo el mundo, afirma.

“La economía posterior al COVID-19 dependerá más que nunca de la gestión automatizada de la cadena de suministro para garantizar que las operaciones comerciales puedan responder rápidamente cuando se vean interrumpidas por eventos similares. El seguimiento inteligente de activos permite realizar un seguimiento de la ubicación, el movimiento y la interacción de las flotas de camiones logísticos, contenedores de envío, embalajes y productos reutilizables para aumentar la eficiencia, reducir el desperdicio y generar ahorros en gastos de capital (CAPEX)”, explica Carvalho.

El director de Soluciones lo ejemplifica con el sistema Unified Endpoint Management, que garantiza la continuidad funcional de dispositivos como lectores de códigos de barras y teléfonos inteligentes, “ya que permite a los empleados acceder de forma segura a datos y aplicaciones corporativas desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar. Esto asegura la productividad empresarial mientras se mantiene la privacidad del usuario”.

En el caso de las soluciones de IoT, estas pueden ser utilizadas para el monitoreo de las condiciones de las flotas para garantizar la integridad y seguridad de productos como alimentos frescos, flores y productos farmacéuticos que requieren transporte de "cadena fresca" o "cadena de frío". 

“La inteligencia artificial por su parte permite analizar los tiempos de entrega prometidos, el número y la ubicación de los sitios de entrega y la congestión en tiempo real, lo que optimiza las rutas de entrega y reduce los costos de entrega de última milla. Así, se puede mantener informados al cliente, al centro de control, y enviar notificaciones de confirmación de entrega a través de mensajería móvil” describe Carvalho.

Otro punto que destaca el ejecutivo es la seguridad y el bienestar de los empleados portuarios.

La firma asegura que, con equipos de seguridad portátil, monitoreo de video, e-salud y aplicaciones de entretenimiento, se puede mantener a los conductores y tripulaciones de barcos seguros y más cómodos mientras están en la carretera y en el mar.

Las soluciones de conteo de personas permiten que se respete la distancia física en los almacenes y centros de distribución y otras como auriculares de Realidad Aumentada hacen posible el mantenimiento remoto de vehículos y enrutamiento habilitado para IA para minimizar la distancia recorrida durante las entregas diarias.

“Trabajamos con clientes globales de la industria logística y del comercio internacional. Nuestro cliente Maersk, tuvo que pasar de 4.000 a 44.000 empleados trabajando de forma remota en un corto período de tiempo en los comienzos de la pandemia. Necesitaba mantener la seguridad de sus empleados, seguir las restricciones y ampliar sus capacidades de teletrabajo en un plazo breve para permitir que sus colaboradores trabajaran desde sus casas. Actualmente, el 90 % de la fuerza laboral de esta firma puede realizar sus tareas de forma online, y su Centro de Comando y Control global es completamente accesible de forma remota, usando nuestras soluciones”, ejemplifica Carvalho.

EL ROL DE ASIA

La firma sostiene que el supply chain o cadena de suministros del futuro estará impulsado por datos, lo que permitirá una visibilidad en tiempo real combinada con pronósticos altamente precisos del desempeño futuro.

“Las cadenas de suministro conectan los centros de producción con el consumo mediante la distribución. En este proceso intervienen muchas empresas diferentes, como fabricantes, ensambladores, almacenes, transportistas, terminales de puertos y aeropuertos, compañías navieras, reguladores gubernamentales, brigadas de lucha contra el tráfico ilegal, centros de distribución, proveedores de servicios logísticos y distribuidores”, explica el ejecutivo.

En eso, el rol de las ciudades puertos es fundamental, porque son uno de los pilares del comercio mundial. “En realidad, lo que tenemos en el puerto es una serie de capacidades: la capacidad de la terminal, la capacidad de los remolcadores, la capacidad de las grúas, la capacidad de almacenaje, la capacidad vial”, dice.

Estos desafíos portuarios son algo que ciudades puerto, como Hong Kong, necesitarán desarrollar si quiere mantener su posición como centro logístico líder en el mundo, opina Carvalho.

“China no es sólo el hogar del mayor puerto del mundo, sino que también acoge a la mitad del ranking de los 20 puertos más importantes a nivel global. El dominio de los puertos chinos no es ninguna sorpresa, teniendo en cuenta la potencia económica del gigante asiático. La aplicación de tecnologías de monitoreo y automatización aplicadas al supply chain, pueden evitar en gran medida las interrupciones y atascos que se experimentaron por las demandas originadas por la pandemia”, afirma.

Lo que sucede hoy, según Carvalho, es que las políticas industriales de China se alejan de la producción con mucha mano de obra, mientras que los países fronterizos del continente asiático van ganando cuota de mercado.

“En las últimas dos décadas, Asia se convirtió en un socio comercial, y también en una fuente de financiamiento para América Latina. Seguramente, en los próximos años las relaciones económicas y comerciales entre ambas regiones se afianzarán aún más”, señala Carvalho.

Lo cierto es que Asia es la economía regional más grande del mundo y, a medida que sus economías se integran aún más, tiene el potencial de impulsar y dar forma a la próxima fase de la globalización.

Y aquí hay otro cambio que también afecta a las cadenas de suministro.

 Según McKinsey, en 2025 los mercados emergentes comprarán casi dos tercios de los productos mundiales, y muchos de estos serán automóviles, productos de construcción y maquinaria.  El comercio intrarregional está creciendo para satisfacer esta demanda.

EL CAMBIO QUE SE NECESITA

Con todos esos problemas, las empresas deberán tomar decisiones difíciles sobre dónde obtener o producir bienes.

Muchas lo logran gracias a la geodiversidad, considera la firma.

“Relocalizar y acercar la producción les permite responder rápidamente a las necesidades cambiantes de los clientes, mientras que las fábricas deslocalizadas les ayudan a elaborar productos para mercados emergentes con un crecimiento elevado. La tecnología facilita este proceso. Las grandes empresas exportadoras están acelerando sus programas de digitalización y apuestan por las fábricas inteligentes para elaborar una mayor variedad de productos muy cambiantes sin mermar la rentabilidad”, comenta Carvalho.

Por otro lado, el seguimiento inteligente de activos ayuda a las empresas a afrontar las dificultades que plantea obtener bienes de un mayor número de centros descentralizados.

El Índice de Desempeño Logístico (LPI) del Banco Mundial (BM), que mide la capacidad logística de los principales países del mundo, incluye ‘el seguimiento y el rastreo’ como uno de los seis indicadores de capacidad que hacen que un lugar sea atractivo para adquirir productos.

Y al parecer muchas firmas lo están considerando: una encuesta de Harvard Business Review Analytics identificó que la digitalización de los datos de los proveedores es una prioridad máxima para los líderes empresariales en 2021.

Sin embargo, el informe ‘Inteligencia en Tiempo Real y el futuro del Supply Chain’, de Orange Business Services, descubrió que sólo el 45% de las organizaciones están utilizando información de datos en tiempo real para permitir una mejor toma de decisiones en sus cadenas de suministro. 

En ese estudio – que sondeó a 320 altos ejecutivos de multinacionales, centradas en los sectores de fabricación, transporte y logística en 18 países, entre agosto y octubre de 2020 - se determinó también que ocho de cada diez encuestados han acelerado sus estrategias de cadena de suministro digital.

“Además, casi el 50% de las empresas relevadas dijeron que ahora están considerando revisar las estrategias de gestión y adquisiciones de riesgos en los próximos dos años. La automatización también aumentará en importancia para manejar los niveles de demanda que cambian rápidamente. Actualmente, el 42% de las empresas analizadas están utilizando la automatización para gestionar los riesgos, y esto se duplicará en los próximos dos años”, destaca Carvalho.

Quizás lo más relevante del estudio es que dos de cada cinco encuestados dijeron que su cadena de suministro no podía hacer frente a las crisis.

“Todas estas dificultades ponen de manifiesto la necesidad de replantearse radicalmente la función de los datos para impulsar ecosistemas más eficientes en el ámbito de las cadenas de suministro”, advierte el ejecutivo.

Por ello, la firma considera importante que los gobiernos y el sector empresarial conformen un acuerdo de colaboración y trabajo conjunto para acelerar la transformación digital en la logística.

“Sin una visibilidad en tiempo real de toda la cadena de suministro, cuesta hacer una previsión acertada de la demanda y tampoco dar una respuesta rápida a pandemias futuras”, concluye Carvalho.

Comentarios