Producción industrial china baja por primera vez desde abril 2020

Miércoles, 01/09/2021

La actividad fabril de China se contrajo en agosto por primera vez en casi un año y medio, ya que las medidas de contención de COVID-19, los cuellos de botella en el suministro y los altos precios de las materias primas afectaron la producción en un golpe a la economía.

La desaceleración en el sector manufacturero subraya la fragilidad de la recuperación económica en curso y el impacto de las estrictas restricciones al coronavirus en el país, respaldando las expectativas de que Beijing implementará más medidas de apoyo para revitalizar el crecimiento.

Dos encuestas oficiales separadas publicadas el martes mostraron que la actividad fabril de China creció a un ritmo más lento, mientras que el sector de servicios se contrajo. 

El índice de gerentes de compras de manufactura (PMI) de Caixin / Markit cayó a 49.2 el mes pasado, desde 50.3 en julio, rompiendo la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

El resultado estuvo muy por debajo de las expectativas de varios analistas encuestados, que habían pronosticado el índice en 50,2. Los nuevos pedidos de exportación se contrajeron por primera vez desde febrero, mientras que las fábricas despidieron a más trabajadores de los que contrataron.

Las estrictas medidas de bloqueo del enfoque de "casos cero" de China para los controles de COVID-19 aplastaron con éxito un brote de la variante Delta más infecciosa en varias provincias en agosto, pero también afectaron la actividad económica.

"El último resurgimiento de COVID-19 ha planteado un desafío severo a la normalización económica que comenzó en el segundo trimestre del año pasado", dijo Wang Zhe, economista senior de Caixin Insight Group, en comentarios publicados junto con los datos.

Muchos analistas esperan que el banco central reduzca aún más la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reservas a finales de este año para impulsar el crecimiento, además del recorte de julio que liberó alrededor de US$ 6.470 millones en liquidez a largo plazo en el país. 

Un subíndice de producción cayó a 47,7, el ritmo de expansión más lento desde febrero del año pasado en el punto álgido de la pandemia, mientras que otro subíndice de nuevos pedidos cayó a 48,0.

Las empresas informaron que las restricciones de COVID-19 habían frenado la demanda y provocado dificultades de abastecimiento.

La escasez de chips también ha obstaculizado la fabricación.

"Debido a la falta de chips este año, la demanda de autopartes ha disminuido", dijo un exportador de autopartes en Suzhou, en el este de China, de apellido Huang.

"Nuestra fábrica ha estado reduciendo continuamente la producción, y en julio y agosto, escuché que algunas fábricas detuvieron la producción. Por el momento, parece que los chips seguirán escaseando", dijo.

El índice de confianza en el próximo año se mantuvo estable. Los precios de los insumos y productos continuaron aumentando ya un ritmo más rápido.

"Las autoridades deben adoptar una visión holística y un equilibrio que contenga COVID-19, estabilizando el mercado laboral y manteniendo la estabilidad en la oferta y los precios", dijo Wang de Caixin.

PANDEMIA SIGUE PESANDO

De acuerdo con el análisis del banco suio Juius Baer, las lecturas del PMI de agosto de China, más débiles de lo esperado, afirmaron la desaceleración generalizada del crecimiento económico indicada en datos económicos anteriores.

"Es probable que la tendencia persista en los próximos meses, ya que la búsqueda de objetivos comunes de prosperidad tiene prioridad sobre el crecimiento a corto plazo. Por lo tanto, los cambios regulatorios continuarán y es poco probable que la propiedad se utilice como estímulo esta vez", opina Magdalene Teo, analista de renta fija en Asia de Julius Baer.

Así las cosa, el enfoque durante los próximos cinco años estará en un mayor empleo con un cambio en el conjunto de habilidades a la fabricación avanzada en línea con su estrategia de circulación dual hacia el interior, teoriza.

Los datos oficiales del PMI de China muestran que la fabricación se tambaleó en agosto, en medio de estrictas restricciones implementadas para contener el brote del virus delta, que provocó interrupciones en la cadena de suministro. El sector de servicios sufrió un impacto aún mayor, con el PMI no manufacturero cayendo en contracción por primera vez desde marzo pasado.

Además del impacto de las operaciones portuarias suspendidas y las restricciones de Covid-19, las restricciones regulatorias en sectores como la tecnología y la educación también han frenado la actividad no manufacturera.

Esto superó la mejora en el subíndice de construcción, que repuntó debido a la demanda reprimida tras los desastres naturales del mes anterior. El impacto de los bloqueos localizados probablemente se desvanecerá, dado que China ha controlado rápidamente el brote. "Sin embargo, es probable que el impacto de las restricciones políticas en varios sectores sobre el empleo y el consumo continúe pesando sobre los PMI en los próximos meses", aventura la analista.

Mientras tanto, la Administración Estatal de Cambio de Divisas (SAFE) ha encuestado a bancos y empresas sobre su capacidad para manejar la volatilidad en el CNY y su manejo de la cobertura de exposiciones cambiarias. Habiéndose fortalecido en un 6% frente al USD desde hace un año, los economistas advirtieron sobre el debilitamiento esperado del CNY a medida que la continua represión regulatoria perjudica a los mercados bursátiles, y a medida que los legisladores chinos aceleran la flexibilización de la política en medio de la desaceleración del crecimiento, divergiendo del discurso de reducción gradual que ha tenido la Reserva Federal de EE. UU.

Sin embargo, "el aumento del gasto fiscal y la flexibilización de las políticas pueden ser insuficientes para compensar por completo el lastre sobre el crecimiento de las medidas enérgicas regulatorias, la desaceleración del sector inmobiliario y su campaña de reducción de emisiones de carbono. Los diferenciales de los bonos corporativos en tierra se ampliaron el lunes, debido a que los rendimientos de los bonos del gobierno bajaron y la incertidumbre sobre la situación del Grupo Evergrande de China ha continuado acechando el sentimiento de inestabilidad que perciben los inversores", concluye Teo.

Comentarios